los referentes que se fueron

¿Los hinchas de los grandes extrañan a sus ídolos?

En varios partidos, los hinchas de Nacional y Peñarol se acordaron de sus ídolos. Por su fútbol, su pegada, su clase e incidencia en el juego.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pacheco Recoba

Álvaro Recoba y Antonio Pacheco dejaron el fútbol hace apenas unos meses y el peso de sus figuras en el funcionamiento de ambos equipos está muy vívido entre los hinchas de los grandes que, ante las dificultades que los dos mostraron en los últimos encuentros, se acuerdan de ellos y los piden desde la tribuna.

Álvaro Recoba

Lo extraño. No sólo en la cancha, sino también en las charlas de vestuario, porque el ‘Chino’ con todo lo que es y todo lo que ganó, era uno más dentro del plantel y a veces, ni se notaba. Un fenómeno, se le extraña, claro”. Gonzalo Porras, uno de los pilares de Nacional, lo tiró encima de la mesa. En junio se terminó la magia del ‘Chino’ dentro y fuera de la cancha.

El domingo pasado, frente a Wanderers, no hubo un solo hincha que no lo recordara, que no añorara, al menos, su presencia en el tramo final del partido, un encuentro ideal para sus tiros libres o tiros de esquina, esos que obligaban al rival a refugiarse en su área y evitar cualquier sorpresa que partiera de esa zurda notable.

“Nos faltó claridad, generamos chances, mejoramos mucho en el segundo tiempo, nos faltó ese gol para poderlo empatar”, declaró Gustavo Munúa después de esa derrota ante los bohemios. Y todos imaginaron al ‘Chino’. Yendo a ejecutar las penas, y a tirar todo lo que apareciera cerca del área. Pero no estuvo. Ni estará.

“Noooo.... jugar ya no. Tengo la cabeza en otra cosa, estoy pensando en ser dirigente de Nacional, eso es lo que me mueve hoy en día. Pero jugar no. Ya di vuelta la hoja”, dijo el propio ‘Chino’ en la Sport 890 en nota con Alberto Sonsol.

Pero pese a su decisión, los hinchas (y sus compañeros) lo extrañan. Más cuando las cosas no salen y se necesita esa cuota extra de talento, como bien pudo haberse dado en el encuentro ante el Independiente Santa Fe.

“Recoba abría los partidos, nunca me voy a olvidar del clásico con gol suyo en la hora. Fue el partido que más disfruté desde que estoy en Nacional”, agregó Porras, el volante que lo tuvo también como compañero de aventura en su pasaje por Danubio.

El ‘Chino’ colgó los zapatos con la Copa de Campeón Uruguayo bajo el brazo, esa que ayudó a conseguir con pases mágicos y goles claves, como el del clásico del Apertura. Jugó 764 minutos en los 18 partidos que disputó. Fue titular en cinco y siempre salió en el segundo tiempo. En los 13 restantes ingresó desde el banco de suplentes, y muchas veces logró cambiar la pisada de su equipo.

¿Nacional lo extraña? Sí. Y no sólo afuera de la cancha. Adentro también. Dicen que el tiempo todo lo puede...


El debut

Danubio lo lanzó a la fama cuando apenas pisaba los 17 años. Debutó en Primera ante Defensor el 11 de enero de 1994. Veloz, hábil, imparable.

Maradoooo..

En Nacional estuvo desde 1996 a 1997. Pero fue suficiente para demostrar toda su clase. Un gol Maradoniano a Wanderers le valió el pase al Inter de Milán. Se fue siendo ídolo.

A Europa

De Nacional al Inter de Milán, donde fue ídolo pese a no jugar mucho. Venezia, Torino y Panionios en 2008-09 cerraron su ciclo europeo. Regresó a Danubio y después volvió al tricolor.

El adiós

“Me voy a retirar cuando tenga ganas de retirarme”, dijo después del clásico que él ganó con un tiro libre. No demoró mucho. Seis meses después, colgó los ‘botines’.

Antonio Pacheco

Hace unos días volvió a Los Aromos. A su casa. No pudo con su genio y fue a saludar a todos. Es que el ‘Tony’ Pacheco pasó más años allí que en su propio hogar. Y fue uno más, como lo había sido hasta junio pasado, momento que le comunicaron desde el Consejo Directivo que no se le iba a renovar el contrato.

“Me hubiese gustado jugar con el ‘Tony’, por supuesto”, dijo desde el primer día que llegó a Peñarol Diego Forlán, la figura que decidió pegar la vuelta para jugar en el club de sus amores.

“Pensé en irme con él”, dijo Pablo Bengoechea, el entrenador que entendió como pocos el rol del ‘Tony’, lo cobijó y lo protegió como lo hicieron con él mientras lucía el número 10 en su espalda.

Hoy Peñarol -sin Antonio Pacheco en la cancha ni en el plantel siquiera- no ha logrado levantar cabeza en el Torneo Apertura.

Y cuando las cosas no salen, desde la popular surge con el fuerza el viejo “oléee... oléeee oléee... Tonyyyy.... Tonyyy”. Un mensaje, claro, el del hincha, o al menos, de gran parte de la hinchada que lo tuvo durante los últimos años como su ídolo máximo.

“Se lo extraña, claro”, dijo otro compinche de paredes y toques como Luis Aguiar, el hombre que tiene la responsabilidad de llevar y manejar la pelota en este Peñarol sin el ‘Tony’.

Y en momentos en donde la pelota no entra en el arco rival, se lo añora. Los hinchas lo recuerdan y hasta reconocen “en este equipo juega”.

Pero Pacheco también ‘pesaba’ en el trámite, en el juego y ante los árbitros. Cuando cayó Nicolás Albarracín en el área de El Tanque Sisley (el aurinegro ganaba 2-1 y quedaba muy poco para terminar) y el árbitro no marcó penal, no faltó quién pensara en el ‘Tony’ en ese mismo momento yendo a protestarle al juez por la pena no sancionada.

Pacheco terminó la pasada temporada con 2.119 minutos en cancha. Jugó 30 partidos, en donde fue titular en 28 oportunidades y en las dos restantes, ingresó desde el banco. De esos 28 encuentros que estuvo como titular, fue suplantado en 20 ocasiones.

El ‘Tony’ anotó 9 goles a lo largo del año, entre Apertura y Clausura. Fue de los jugadores que más minutos estuvo en cancha. ¡Como para no extrañarlo!

Paso a paso

Sus inicios

Nacido en las formativas de Peñarol, debutó en Primera en 1993, en la Copa Conmebol, cuando estaba a punto de cumplir los 18 años. Mostró su clase.

A Europa

Despues casi ocho años en el aurinegro, le llegó el pase a Europa. Fue al Inter de Milán donde jugó poco y nada. Espanyol, Albacete, Alavés y Gimnasia de la Plata después.

Idas y vueltas

Estuvo en el primer semestre de 2003 en Peñarol, volvió a Europa, pero en 2007 regresó a los aurinegros hasta 2011. Un año en Wanderers y otra vez a Peñarol hasta este 2015.

No se fue

Despues del Uruguayo, y antes de la pretemporada, el Consejo Directivo le anunció que no se le iba a renovar el contrato. Fue un adiós sin quererlo. Pero adiós, al fin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)