CAMPEONATO URUGUAYO

El heroico Rentistas jugó con el corazón en la mano y se metió en la final del Uruguayo

El Bicho Colorado tuvo todo en contra, pero no claudicó: sufrió una injusta expulsión, levantó el marcador adverso y ganó en los penales con un Jonathan Rossi magnífico en el arco.

Jonathan Rossi
Jonathan Rossi, el héroe de Rentistas al atajar tres penales. Foto: Estefanía Leal

Mire que ha sido raro esta temporada 2020 del fútbol uruguayo. Entre la detención por la pandemia, que los grandes no ganaran Apertura ni Clausura y que bajaran Cerro, Danubio y Defensor Sporting parecía que ya no había lugar a más sorpresas. Quizás lo único lógico fue que Nacional ganara el Intermedio y la Anual, pero la cosa viene de batacazos.

Y como si fuera poco todo lo anterior, este heroico Rentistas le gana 3-2 por penales a Liverpool (1-1 en los 90') se mete en la historia grande. Dentro de muchos años se seguirá hablando de este equipo del Bicho Colorado y no solo porque ganó el Apertura luego de vencer en la final al mismísimo Nacional, sino porque se metió en la final del Campeonato Uruguayo luego de dar otra gran sorpresa y desbancar a Liverpool, ese equipo que dirigido por Marcelo Méndez a partir de la segunda parte de la temporada se comía los niños crudos.

El club de Belvedere llegaba con sobrados pergaminos de favorito a conseguir un lugar en la final, porque había sido el más goleador del Uruguayo y se había coronado como el mejor del Clausura en el Gran Parque Central, luego de endosarle un 4-0 a Nacional.

Sin embargo, Liverpool decepcionó. Es cierto que fue el que llevó la iniciativa, el que generó una gran cantidad de situaciones de gol, el que metió dos tiros en los caños y el que mereció haberse ido ganando el primer tiempo por dos goles de diferencia al menos. ¿Pero sabe qué? No lo hizo y en gran parte porque fue víctima del planteamiento de este técnico tan inteligente que es Alejandro Cappuccio.

Y eso que el Bicho Colorado tuvo que jugar 82 minutos con un futbolista menos por la injusta e inentendible expulsión sufrida por Guillermo Fratta.

Liverpool
Romero recibe los saludos luego de haber generado el 1-0. Foto: Estefanía Leal

Con viento y marea en contra, Rentistas no claudicó y las circunstancias del partido terminaron haciendo mucho más heroico todavía su victoria. Porque además de remar contra corriente todo el tiempo (en base también porque su planteo fue conservador en virtud de que Cappuccio sabía que si daba una pelea de igual a igual salía perdiendo), se apegó a su libreto, ese de presionar la salida, de poner nervioso al rival, de demorar el juego, de sacar de foco a los futbolistas desequilibrantes de Liverpool. Entonces Hernán Figueredo no encontró a quién pasarle el balón, se ofuscó, se entreveró y terminó sustituido.

Mientras, Cappuccio abonaba el campo para cosechar. Casi no le sale bien, porque a los 78’ se vio 1-0 abajo por un desafortunado rebote del balón en Cristóbal que descolocó a Rossi. Como si la cosa no viniera difícil, todavía el Bicho se hacía un gol en contra. Pero parecía que nada había pasado. Mientras todos quienes miraban el partido decía(mos) que se había terminado ahí, Cappuccio pensaba en los cambios. Mandó a Franco Pérez y a Salomon Rodríguez al campo y ahí cambió el viento y la marea. Los remos empezaron a moverse más fácil y llegó el empate, anotado por Pérez, justo uno de los recambios. A esa altura ya quedaba claro algo: mentalmente Rentistas estaba más fuerte y futbolísticamente, más cómodo en la cancha.

Rentistas
La celebración de Franco Pérez luego de empatar. Foto: Estefanía Leal

Que el gol de Liverpool fuera en contra también era una muestra de que algo no funcionaba en el negriazul, porque el equipo más anotador del año, ese que le había hecho cuatro a Nacional en el GPC, no era capaz de convertir por su propia cuenta.

Con el corazón en la mano Rentistas jugó los últimos minutos de los 90’, el alargue y fue a los penales. Ya era un triunfo, pero la noche aún tenía más regalías para el Bicho.

Rossi, que ataja hace un par de partidos porque Irrazabal está lesionado, tuvo su noche heroica al tapar tres penales y darle a Rentistas el pase a la final del Uruguayo.

Mire que ha sido raro este 2020 y vaya a saber si todavía no lo es más y termina viendo a Rentistas campeón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error