URUGUAYO

Otro Hernán

Novick jugó en cinco meses en Guaraní más minutos que en sus dos años y medio en Peñarol; hoy se prepara para enfrentar a River Plate por Copa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

Hernán Novick lleva cinco meses jugando en Guaraní de Paraguay. Y en ese lapso ha sumado 1325 minutos, más que en sus dos años y medio en Peñarol, donde había disputado 1212. El menor de los Novick se siente cómodo en el equipo, que tiene los mismos colores que Peñarol, donde juega como media punta y donde la confianza del entrenador argentino Garnero ha sido fundamental para él.

“Me adapté rápido y muy bien. Sólo me costó el primer mes, en enero o febrero, porque hacía mucho calor. Los primeros cuatro partidos me sentí bastante cansado por la temperatura tan alta, pero después agarré ritmo, me fui acostumbrando y sintiéndome mejor”, contó desde su hogar en el barrio Santísima Trinidad, de Asunción.

Es esos primeros meses el equipo comenzaba los entrenamientos casi de noche porque el calor era impresionante. Hernán probó tereré, pero no le gustó. “Yo sigo con el mate”.

“Tuve la suerte de que el técnico confiara mucho en mí. Jugué casi todos los partidos y eso es algo que extrañaba mucho. En ese sentido mi pasaje por Peñarol no fue lindo porque jugué muy poco. Me quedé con ganas de jugar más y de demostrar más en Peñarol. Ahora estoy muy contento de tener el respaldo del entrenador, algo que es muy bueno para el jugador”, explicó Hernán, quien juega de media punta, arrancando por derecha, pero luego se tira al medio.

Durante su pasaje por Peñarol se solía decir que no podía jugar los 90 minutos porque es asmático. En Paraguay demostró todo lo contrario. “Eran cosas que decían, pero yo en Fénix jugaba los 90 minutos sin problemas. Lo que pasa es que en Peñarol había muchos jugadores y no me tocó jugar mucho. Pero siempre traté de entrenar lo mejor posible y de dejar todo en cada práctica y en cada partido. Hoy estoy muy contento de haber tenido esta oportunidad acá, donde me siento muy bien”.

Guaraní peleó hasta el final el torneo Apertura y terminó a sólo un punto de Libertad, que fue campeón. “Nos fue muy bien, salimos segundos con 48 puntos y el primero hizo 49. Y el tercero 36, mientras que en el campeonato pasado el campeón se quedó con el título con 42 puntos. Estuvimos cerca, ganamos los últimos cinco partidos, pero no nos alcanzó para ser campeones”, se lamentó Novick. “Y también hicimos una muy buena Libertadores en un grupo muy difícil”.

Copa Libertadores.

Guaraní recibirá el martes próximo a River Plate por los octavos de final de la Libertadores. Hernán no se preocupa por los problemas que están atravesando los millonarios, con dos jugadores suspendidos por controles antidopaje adversos. “No creo que eso pueda repercutir en la cancha, más allá de esos jugadores que no van a poder estar.

Además, como se cambió la reglamentación ya sabemos que pueden traer seis jugadores nuevos y que se van a reforzar. Igual estamos tranquilos, hicimos una buena copa y tenemos nuestras armas para complicar a River”, afirmó convencido. “Jugar la Copa Libertadores es lo más lindo que hay. Y enfrentar a River más lindo todavía. Jugamos primero de local y si podemos dejar afuera a River en el Monumental va a ser un partido inolvidable. Es de esas cosas que uno sueña de chico y no parece real que se me esté dando. Tengo muchas ganas de disfrutar esos partidos”, admitió.

“Me tocó jugar la Copa en el CDS y es difícil de explicar lo que se siente, pero hoy estoy en otro club y también es muy lindo jugarla con Guaraní y pelearla”.

Guaraní tiene los mismos colores que Peñarol, pero no sólo eso. “La hinchada de Guaraní canta tres o cuatro canciones que son las mismas que canta la de Peñarol. Está bueno porque las conozco, las voy cantando y me siento muy a gusto”.

Tuvo dos cómplices en el plantel.

Cuando Novick llegó a Guaraní no sólo estaba Marcelo Palau, quien es uno de los referentes del equipo, sino que también estaba Rodrigo López y ambos fueron muy importantes en su adaptación. “Los dos me ayudaron mucho. Son muy buenas personas y eso facilitó que pudiera meterme enseguida en el plantel. Los compañeros ya los conocían y cuando llegué pensaron que como era uruguayo iba a ser igual que ellos y me recibieron muy bien”, contó Hernán.

“El plantel de Guaraní es muy lindo, hay muy buena gente. Creo que por eso se hizo esta temporada tan buena. Los paraguayos son muy parecidos a nosotros. El ambiente, dentro y fuera de la cancha, es muy similar. Y Asunción es una ciudad bastante parecida a Montevideo. Y además, es muy cerca”, añadió.

Un gol con mensajes aurinegros.

Hernán está siempre pendiente de lo que sucede en Peñarol. No sólo porque es hincha, sino porque allí sigue estando su hermano Marcel. “Siempre miro los partidos, el fin de semana hicieron un gran partido, con cuatro goles y jugando muy bien”, dijo sobre la victoria ante Plaza Colonia. “Están a dos partidos de poder jugar la final y ojalá que sea contra Nacional. Si se da estoy seguro que le van a ganar”, enfatizó.

Cuando Hernán le anotó a Deportes Iquique por la Copa, recibió varios mensajes de sus excompañeros de Peñarol. Y él hace lo mismo con ellos cuando anotan o andan bien. “Después del partido con River Plate tenemos cuatro o cinco días libres, voy para Montevideo y me voy a dar una vuelta a saludarlos”, contó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)