MERCADO

Hernán Novick sigue con los mismos dos colores

Hernán Novick está en Asunción, donde ayer a mediodía firmó contrato por un año con Guaraní, el campeón paraguayo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Recordado. El gol que Hernán Novick le hizo a Nacional de tiro libre en el Centenario.

Fanático de Peñarol como su hermano Marcel y toda su familia, una de las cosas que influyeron en su decisión de aceptar la propuesta del club paraguayo es que su camiseta también es amarilla y negra. Y por si fuera poco, la marca que viste a Guaraní es la misma que proporciona la indumentaria a Peñarol y la camiseta es idéntica. Como para que Hernán no extrañe.

Es la primera vez que Hernán sale al exterior y lo toma como un paso adelante en su carrera. "Guaraní es el campeón de Paraguay, juega Copa Libertadores y va a pelear por el bi campeonato. Es un equipo competitivo. Estoy muy contento", contó Hernán desde la capital paraguaya, donde almorzaba con su representante Gerardo Rabajda y directivos de su nuevo club.

"Fue todo muy rápido. Gerardo (Rabajda) me dijo que estaba esta oportunidad y me gustó mucho la idea porque se trata del campeón paraguayo. Le dije que le diera para adelante y en dos o tres días ya nos mandaron los pasajes", agregó el volante, quien ya habló con el técnico y con sus nuevos compañeros. Es más, tuvo una grata sorpresa: el capitán es el uruguayo Marcelo Palau, quien lo llamó por teléfono antes de que viajara para contarle cómo es el club. Y eso también lo ayudó para tomar la decisión de aceptar la propuesta.

A Hernán le hubiera gustado mucho quedarse en Peñarol, club con el que finalizó contrato el 31 de diciembre, pero cuando en los primeros días de enero llamaron a su hermano Marcel para que se presentara a entrenar en Los Aromos y a él no, perdió totalmente las esperanzas.

"Tenía muchas ganas de quedarme para ayudar a cambiar la imagen que dejamos el último semestre, pero bueno... Jugar en Peñarol era un sueño que tuve de niño y lo pude cumplir. Y tuve la suerte de salir campeón también. Fue lo mejor que me pasó en mi carrera. Y siempre voy a tener la ilusión de volver algún día", afirmó el menor de los Novick sobre los tres años que pasó en el club, aunque no tuvo en ese período las oportunidades que esperaba.

Hernán no sólo deja a su hermano Marcel, sino a muchos compañeros y amigos en el plantel carbonero. Y, a pesar de que el último semestre no fue nada bueno, se lleva lindos recuerdos, como el gol de tiro libre que le hizo a Nacional en un clásico impidiendo que los tricolores los alcanzaran en la tabla Anual. Pero lo que más valora es es el cariño que siempre le brindó la hinchada mirasol.

"No me voy a olvidar nunca del cariño de la gente. Jugar en Peñarol, entrar y que esa hinchada te de para adelante, es de lo más lindo que me pasó", contó. Y agregó que su hermano Marcel se alegró mucho por el llamado del campeón de Paraguay. "Me dijo que era un orgullo".

Hernán arranca la pretemporada con su nuevo equipo mañana y no tardará en llevar a su familia para Paraguay. Aseguró, a su vez, que piensa probar el tereré lo antes posible, pues ya sabe que es la única forma de soportar el calor de Paraguay.

Vestirá la quinta camiseta de su carrera

Una de las cosas que ilusiona a Hernán Novick de su nuevo equipo es que jugará la Copa Libertadores. Guaraní jugará la fase de grupos de la Libertadores, ante Zamora de Venezuela, Gremio de Brasil y Deportes Iquique de Chile.

Hernán tiene 28 años: nació en Montevideo el 13 de diciembre de 1988. La camiseta de Guaraní será la quinta que vestirá: debutó en El Tanque Sisley, luego jugó en Villa Española y Fénix hasta llegar a Peñarol en el 2014. Con los aurinegros ganó al torneo Apertura 2015-2016 y también fue Campeón Uruguayo de la mencionada temporada.

La llegada de Hernán a Guaraní fue muy valorada por la prensa paraguaya.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º