DEFENSOR SPORTING

Una herencia de campeones

Salomón, Santelli y Ortiz: las semejanzas entre este Defensor y el del 76.

Formación de Defensor Sporting en el año 1976
Violetas. La hinchada de Defensor en un partido frente a Danubio durante la campaña de 1976, en la que el equipo terminó torciendo la historia.
Goleadores. Alberto Santelli y el “Pichu” Rodolfo Rodríguez se retiran satisfechos al final de uno de los tantos triunfos del Defensor de 1976.
Abuelo. Ricardo Ortiz hoy con sus nietas Paulina y Clara. (izquierda). Recuerdos. Santelli y Salomón con un hincha que no los olvida (derecha).
Recuerdos. Santelli y salomón con un hincha que no los olvida (derecha)
Eduardo Acevedo

Defensor Sporting lidera la tabla Anual, al igual que en 1976, cuando el Uruguayo era a dos ruedas. En la presente temporada el equipo dirigido por Eduardo Acevedo le ganó a los dos grandes, como aquel del profesor José Ricardo De León hace 41 años atrás.

Para el ‘Profe’ la columna vertebral del equipo era clave. Se apoyaba en esa columna y se iban agregando a los jóvenes que surgían. Lo mismo sucede hoy con el Defensor que armó Acevedo. Pruebas al canto: se le han ido jugadores claves y el funcionamiento no se ha resentido.

Tres campeones uruguayos de 1976, Francisco “Quico” Salomón, Alberto Santelli y Ricardo “Tato” Ortiz, establecen un paralelismo entre ambos equipos.

“El fútbol ha cambiado mucho, y Defensor hoy está mucho más cerca de los grandes de lo que estábamos nosotros en el 76”, dijo “Tato” Ortiz.

“Este Defensor tiene el mérito de no haberse caído a pesar de que les sacaron jugadores fundamentales. Me hace acordar al del ‘76 en donde lo más importante era el grupo. Podía salir uno y entrar otro y el equipo seguía funcionando, más allá de las individualidades. Eduardo absorbió mucho todo aquello, en el ‘76 era muy jovencito, pero estaba ahí abajo. Y como es un muchacho muy inteligente captó muchas cosas del profesor De León. Todos los que tuvimos la posibilidad de trabajar con él lo hicimos.

Como la presión que hace el equipo cuando no tiene la pelota y el auxilio permanente al compañero. Se ve el trabajo de Eduardo, como antes se veía el del ‘Profe’, por más que a mí no me gusta comparar”, dijo Ortiz. “El de ayer y el de hoy no hay uno mejor que el otro. Son distintos, pero con la misma mentalidad. Hay cosas fundamentales en las que Defensor no ha cambiado”, agregó el ex volante.

“Defensor sigue trabajando con la misma seriedad, sigue la horma y se hacen las cosas muy bien desde formativas y eso repercute arriba”, afirmó por su parte, “Quico” Salomón. “Y por otro lado Eduardo (Acevedo) fue alumno nuestro y del profesor De León. En el ‘76 era juvenil del club y convivía con nosotros”, agregó el ex defensa.

“Hoy Defensor está muy bien equilibrado. En un equipo no pueden ser todos veteranos ni todos jóvenes. Y es muy importante como sean los de experiencia. En Defensor siempre los hubo. En nuestra época del ‘76, yo era de los del medio, pero estaban Jauregui, Cubilla, Beethoven Javier, Arispe, que nos transmitían muchas cosas. El grupo era formidable”, relató “Quico”, quien hoy se ve reflejado en Andrés Lamas y el ‘Coto’ Correa.

“Puede haber cosas similares al equipo del ‘76. Está muy bien equilibrado, y el técnico es de la casa y sabe como manejar las cosas”, afirmó Alberto Santelli.

“Este Defensor es un equipo que ha sorprendido porque nadie esperaba que pudiera mantener su rendimiento con todos los jugadores que se le fueron. No ha recambiando, ha utilizado los jugadores que tenía en su casa y ha podido mantener el nivel y los resultados que es lo más importante”, añadió Santelli, el ‘9’ del equipo violeta de 1976.

“Me podría identificar con ‘Maxi’ Gómez, el goleador de Defensor. Siempre hay alguna similitud, aunque con características diferentes. Pero sí por la asiduidad de los goles y la cantidad. Cuando ‘Maxi’ se fue no lo extrañaron porque aparecieron los goles por otro lado. Al igual que nos pasaba a nosotros en el ‘76. En el equipo nuestro había gol por muchos lados, no se centralizaba en un solo jugador. Tenía gol con Rudy (Rodríguez), con Cubilla, con el ‘Pichu’ (Rodríguez), o con Pedro Álvarez”, recordó Santelli a Ovación.

Los tres coincidieron en que el equipo de Acevedo puede conseguir este año el quinto título uruguayo para el club que continúan amando. “Defensor tiene muy buenas posibilidades de ser Campeón Uruguayo. Aunque Peñarol está levantando y es un equipo grande que juega solo en el CDS y en el estadio, mientras que Defensor tiene que ir a lucharla en todas las canchas, con pisos malos, ambientes raros. Pero todo eso le da más sabor al título. El sabor del triunfo es otro”, finalizó Salomón.

Acevedo: “En Defensor te sentías en el Real Madrid”

“Yo me crié entre ellos, todo se lo debo a los del 76. Al ‘profe’ De León y a todos los muchachos. Ojalá me pareciera en algo al ‘profe’, pero compararme con él sería una falta de respeto. No puedo atarle ni un cordón del zapato izquierdo al ‘profe”, dijo Eduardo Acevedo.

“Hoy el fútbol es otro, pero es cierto que Defensor Sporting tiene una identidad que se la dio el ‘profe’. Lo de la presión, la agresividad, la intensidad. La solidaridad con el compañero. Y eso es lo que yo intento trasmitirle a los jugadores hoy. El ‘profe’ era un adelantado. Dividía la semana por líneas. Y yo memé todo eso. Del ‘profe’ y de todos los jugadores. Me siento identificado con los del 76. Yo al ‘Quico’ (Salomón) lo adoro, cuando fui a España sus hermanos eran mi familia. Y Freddy (Clavijo) me llama de Miami para saber de la campaña. Y Susana, la cocinera que tenemos en el Franzini, es la viuda del ‘Pichu’ Rodríguez”, contó el entrenador. “Ellos cortaron la historia. El ‘profe’ me marcó. Él te decía que la camiseta de Defensor pesaba más que cualquiera. Y jugando en Defensor sentías que estabas en el Real Madrid. Y hoy los jugadores nuestros sienten lo mismo. Además de esa rebeldía, de tener a todo el mundo en contra ”, insistió Acevedo.

El hoy técnico de los del Parque Rodó compartió con el profesor José Ricardo De León muchas horas. Y no sólo dentro de la cancha. “Yo tenía 17, 18 años y estaba en las juveniles. El ‘profe’ no manejaba. Se iba caminando después de las prácticas y yo que no tenía auto, porque era un pibito y no tenía un peso, arrancaba con él. Llegabamos al bar Prado y nos quedábamos dos horas hablando de fútbol”, relató.

“Y a la vuelta del Franzini había un almacén ‘Del Beto’ y a veces después de entrenar nos quedábamos ahí sentados en los cajones tomando leche y comiendo refuerzos con los compañeros. Y Pedro (Grafiña) se comía una cebolla y un ajo entero. En seco nomás. ¡Si habré aprendido de todos ellos!”

Con un niño en primera y un sueño cumplido

Ricardo Ortiz, era muy joven en el 76. Era el menor de aquel plantel que cambió la historia. Tenía 19 años, los mismo que tiene hoy Carlos Benavídez, quien juega en su puesto. Y había sido criado en el club al igual Benavidez. Es más el “Tato” debutó en Primera División en el año 71 con solo 14 años en el primer año del ‘Profe’ De León dirigiendo al club.

Los campeones del 76 se reunen cada dos o tres meses. “Pocas instituciones hacen lo que hacemos nosotros de juntarnos los ex jugadores. Nos encontramos los de todos los años. Y estamos por concretar la casa del ex jugador de Defensor, que será en el Franzini mismo”, contó orgulloso Salomón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos