el análisis - jorge savia

Hay que ponerse en guardia

No en vano fue desde Chile que estos días se le dio gran vuelo a la noticia de que para el partido del 17 de noviembre por las Eliminatorias, la selección chilena llegará el día antes a Montevideo, directo al hotel, sin ir a reconocer el Centenario, como si fuera una forma de minimizar los efectos de un supuesto clima de guerra que se podría vivir en torno a la instancia.

Si es por esa medida, nada que ver: el 23 de junio, Uruguay fue de La Serena a Santiago, no reconoció el estadio Nacional y Jara ni había pensado, quizá, qué haría al día siguiente con Cavani.

Así que puede que sea una estrategia: llamar la atención desde ahora, para que la mayor cantidad de ojos posibles se fijen en ese partido, lo que le daría una especie de protección al visitante.

Segurísimo que en la "cocina" de "la Celeste" se aislará a la selección del clima circundante, pero en otro plano la AUF debe tomar recaudos y, con la Policía, prevenir posibles reacciones populares, sin subestimarlas; los tiempos cambiaron: en 1985, el huevazo a Caszely en el aeropuerto de Carrasco se tomaba como un hecho folklórico; hoy podría merecer una pena grave.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)