COPA AMÉRICA

Hay que espantar a los fantasmas...

La selección argentina tuvo ayer una buena señal, tan o más positiva —y alentadora— que la del triunfo logrado en la Copa América Centenario, donde venció a Chile por 2 a 1.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Messi y Mascherano en la práctica de Argentina. Foto: AFP.

Es que en la práctica de fútbol formal que los albicelestes realizaron en San José frente al Dragons F.C. local, se registró una novedad: aunque no tomó parte de ese partido de entrenamiento, en la víspera Lionel Messi se calzó los zapatos de fútbol y, no sólo trotó, sino que también le pegó a la pelota, y remató con fuerza en varias ocasiones, sin sentir ninguna molestia, lo que llevó a que muchos piensen que puede estar para el cotejo que Argentina disputará en el marco del desarrollo del grupo "C" el próximo viernes frente a Panamá en Chicago.

La estrella del Barcelona estuvo en el banco ante Chile a raíz de un fuerte golpe en la zona lumbar que sufrió en el último amistoso que jugó Argentina en San Juan previo a su partida hacia Estados Unidos para participar en la Copa América Centenario, y en el que la selección que dirige Gerardo Martino le ganó por 1 a 0 a Honduras.

Respecto a Messi, justamente, Javier Mascherano —capitán de la selección y compañero en Barcelona— enfatizó previo al partido con Chile que "para que no juegue tiene que estar muy mal y con mucho dolor; si no, es muy difícil sacarlo de un partido: está acostumbrado a soportar los dolores".

Sobre los dichos de Mascherano, cabe resaltar uno sobre el significado que tiene la Copa América Centenario para los albicelestes, que perdieron las finales de la anterior y del Mundial 2014: "A este equipoya ni siquiera le alcanza con llegar a la final, llegar a la final y perderla no sirve, hay que dar un paso más, eso está claro. Además, no sólo tenemos que ganar por nosotros, sino por las generaciones que vienen o los chicos que están empezando, para que puedan convivir con esto y estar más tranquilos si ganamos ahora".

Vale, pues, tomar nota: a México, que parece "el caballo del comisario", se suma Argentina, que quiere ganar la Copa América Centenario sí o sí, por algo más que una cuestión histórica: para alejar un fantasma de sus futuras generaciones de jugadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)