DESDE EL ARCO - JOSÉ MASTANDREA

Nada hará olvidar el Maracanazo ni el 7 a 1

Lloró Neymar, y con él 200 millones de brasileños. El oro en fútbol llegó después de varias olimpíadas y muchas frustraciones.

Y se hizo realidad en el mítico Maracaná, todo vestido de ‘verdeamarelho’, con una euforia y una tensión que se extendieron hasta la tanda de penales. Esas lágrimas del ‘10’, y de todo Brasil, brotaron con fuerza por toda esa angustia acumulada durante años y años. Claro, muchos dijeron que se había vengado el Maracanazo, y que como se le ganó a los alemanes, también se había logrado una revancha de aquel humillante 7 a 1 del Mundial 2014. Nada que ver. Lo que pasó en el 1950 quedó como la hazaña más importante en la historia del fútbol, y nada ni nadie podrá minimizar la conquista. Lo mismo que la goleada de Alemania en Belo Horizonte. Lloró Neymar y todo Brasil, pero una cosa es el Oro, y otra distinta, lo que pasó en los mundiales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)