ALEMANIA

Hansi Flick llegó y enderezó el rumbo de los Panzers para arrasar en la Bundesliga

El cambio de técnico llegó justo a tiempo para que Bayern Munich quedara a un paso de ganar la liga alemana por octava vez en forma consecutiva.

Hansi Flick
Hansi Flick, técnico del Bayern Munich. Foto: Reuters

Todo de maravillas para el Bayern Munich, que se encaminó hacia su octavo título consecutivo en la Bundesliga. Fue a Dortmund, aprovechó la falta del jugador 12 (el público del Borussia), ganó 1-0 con un golazo de Joshua Kimmich y le sacó siete puntos de ventaja a su clásico rival y escolta.

Todo mal para Borussia Dortmund, que perdió la (¿última?) oportunidad de pelearle el campeonato al equipo bávaro, no fue capaz de anotar y para colmo vio como su gran figura, el joven noruego Erling Haaland, salió con una dolencia muscular que genera incertidumbre para lo que resta.

Faltan seis fechas, pero parece improbable que el equipo amarillo y negro pueda descontar los siete puntos de diferencia en 18 que restan por jugarse.

“¿Si voy a ganar mi primer título como entrenador? No soy un hombre que pueda ver el futuro, pero es una victoria importante. Hemos dado un gran paso adelante”, admitió Hansi Flick, técnico del Bayern Munich. Él es gran responsable de este momento bávaro; tanto como el poder goleador del polaco Robert Lewandowski, autor de 27 tantos en la temporada.

Desde la llegada de Flick, Bayern Munich está invicto y ganó 52 de los 54 puntos que disputó entre Bundesliga, Copa de Alemania y Champions League.

la era flick

Hizo más del doble de puntos que Kovac

Hansi Flick dirigió al Bayern en 14 partidos por Bundesliga, los mismos de Niko Kovac. Con Flick, Bayern logró 40 puntos y con Kovac, 24. Aunque Borussia le pudo seguir el paso al Bayern, no fue tan consistente. En el mismo tiempo que dirigió Flick, el Dortmund sumó 31 puntos.

El 7 de diciembre del año pasado, Bayern caía 2-1 en su visita a Borussia Moenchengladbach, en tanto el Dortmund goleaba 5-0 al Fortuna Dusseldorf para quedar líder: 26 puntos contra 24. La dirigencia bávara tomó la decisión de cesar como DT a Niko Kovac y poner a Flick en forma interina, aunque rápidamente lo confirmó como definitivo en el cargo. Fue un golpe de timón justo a tiempo.

Desde entonces los de Múnich no perdieron más. De los 18 partidos que dirigió Flick, el Bayern ganó 17 y empató el restante, ante Leipzig, que fue además el único en el que no anotó (0-0). Su paso arrollador —ese que lo tiene desde hace cinco meses, dos semanas y seis días sin derrotas— lo confirman los 74 goles convertidos por solo 16 recibidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados