NUEVA REGLA

Habrá cinco cambios, pero no debería afectar la continuidad del partido

Que no se perdiera más tiempo en los juegos era la preocupación de la FIFA y para ello habilitó cuatro instancias para hacer todas las variantes.

Cambio en un partido
El cuarto árbitro y su labor de indicar los cambios. Foto: AFP

Cuidar el físico de los futbolistas sin descuidar el espectáculo. Esta es un poco la filosofía en la que se basó la FIFA para habilitar la realización de cinco cambios durante los 90 minutos de un partido en forma provisoria, mientras el mundo entero intenta salir de la pandemia de coronavirus.

La mayoría de las ligas del mundo se detuvieron cuando el COVID-19 comenzó a esparcirse por el planeta. Esto congeló los torneos y sobrecargó la agenda. Mientras algunos países (los menos) decidieron dar por finalizados sus torneos (Francia, Holanda y Bélgica son los tres principales), otros se están preparando para volver a jugar y algunos, como Corea del Sur, volvió a la actividad ayer mismo.

Para todos, sin excepciones, la FIFA aprobó la realización de cinco cambios motivada porque sabe que para recuperar el tiempo perdido habrá partidos cada muy pocas horas y esto puede pasar factura desde lo físico. Eso sí, se marcaron algunas pautas para realización de las variantes que tienden a proteger el espectáculo.

Que los encuentros tengan continuidad es una preocupación y la posibilidad de realizar 10 cambios por juego conspira contra ello. Por lo tanto, en sus especificaciones sobre las sustituciones la Internacional Football Association Board, el organismo que se encarga de las reglas del fútbol, establece que habrá cuatro ventanas para hacer los cambios: el entretiempo y tres momentos durante el partido. Esto significa que en algún caso deberá haber una doble variante. Asimismo, se aclara que en caso de que los dos equipos hagan cambios en el mismo momento se les descontará una posibilidad a cada uno. En definitiva, se mantendrá un máximo de seis interrupciones para variantes, como hasta ahora.

Se aclara también que si hay alargue los equipos mantendrán el número de posibilidades de cambio que no hayan utilizado.

La nueva reglamentación ya entró en vigencia. No obstante, la FIFA dejó en libertad de acción a cada una de las asociaciones nacionales si lo quieren implementar y ya se generó la primera polémica, ya que el presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, mostró su molestia por las formas en que se manejó el asunto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados