PEÑAROL

Mucho gusto, Guruceaga: arquero de cuadro grande

El debut oficial del juvenil no pareció ajeno al resultado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vuelo. Guruceaga le sacó una difícil a Gonzalo Ramos. Foto: Ariel Colmegna

Por esas vueltas de la vida, o del fútbol en este caso, hace años que Peñarol —justo el de Roque Máspoli, Luis Maidana, Ladislao Mazurkiewicz y Fernando Álvez— tiene problemas para contar con un arquero que, a través de una vigencia como la que tuvieron los antes citados, lograra que su arco fuese como debe ser —y considerarse— el de un cuadro grande.

Es decir, un arquero que, además de agarrar las pocas pelotas difíciles que le llegan, también saque algunas de esas otras que van adentro, pero son casi inatajables, y le tiran de tanto en tanto. Es más, Peñarol ha tenido buenos arqueros en los últimos años, pero ninguno que le pusiera esa grifa a su arco; y, tal vez por eso, como también porque el Sudamericano Sub 20 jugado en nuestro país demostró que la fábrica de juveniles estaba elaborando productos como el que llevaba el nombre de Gastón Guruceaga, esta vez los aurinegros —con Pablo Bengoechea de entrenador del equipo principal y Juan Ahuntchain ahora como Gerente de Fútbol— se largaron al agua: promovieron al artiguense que llegó desde su lar natal a los 12 años.

Ayer, entonces, Guruceaga debutó en forma oficial, y lo hizo con una buena actuación; nada del otro mundo, pero con intervenciones puntuales que gravitaron en el score final, y hasta quizá —por los momentos en que fueron algunas de ellas— en el propio resultado: a los 33 (iban 0 a 0) le tapó una a Silveira; a los 70 (estaban 2 a 0) le atajó otra a Boghossian; y a los 84 (seguían 2 a 0) voló y le sacó la más difícil al "Nano" Ramos.

En suma, Guruceaga ayer se presentó en forma oficial como lo que precisa Peñarol: un arquero de cuadro grande.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)