NACIONAL

Gustavo Munúa banca a Brian Ocampo y lo respalda

“Lo puse por izquierda porque le queda el arco de frente, tiene gol y genera situaciones”, dijo el técnico de Nacional

Brian Ocampo jugó por la izquierda en la final de la Supercopa, como en la pretemporada. FOTO: Leo Mainé.
Brian Ocampo jugó por la izquierda en la final de la Supercopa, como en la pretemporada. FOTO: Leo Mainé.

Brian Ocampo rompió los ojos en Nacional en la Copa Libertadores Sub 20 que los tricolores ganaron en enero del 2018, la que se disputó en el Estadio Centenario.

Hasta ese momento, pocos tenían en su retina al floridense. En ese certamen impresionó por su velocidad y por su habilidad para ganar en los mano a mano, siendo una de las gratas revelaciones.

En el 2018 jugó poco con el “Cacique” Alexander Medina; fueron en total 11 partidos, tres de ellos como titular.

Ya en el 2019 alternó en el equipo -primero de Eduardo Domínguez, después de Álvaro Gutiérrez- y tuvo un mayor protagonismo, aunque quizás no explotó como todos en Nacional esperaban.

El mediapunta jugó 21 encuentros, 11 de ellos como titular, y marcó tres goles en el Uruguayo: a Racing (1-1), Wanderers (1-0) y Cerro (2-0).

Esta temporada la empezó como titular. Gustavo Munúa tiene plena confianza en el floridense de 20 años, y en Nacional piensan que puede ser el año del despegue definitivo.

Ocampo hizo una estupenda preparación, con buen juego y goles. Por ejemplo, contra River Plate jugó un partidazo. Aunque a diferencia de su posición del 2019, empezó el año jugando a pierna cambiada por el sector izquierdo, generalmente en un 4-2-3-1.

“Es un jugador que te da variantes y que puede jugar por las dos bandas. En los partidos de preparación lo puse por izquierda e hizo cuatro goles. Lo veo que en izquierda genera buenas situaciones, crea espacios para las subidas del lateral, se desdobla, tiene gol, le queda el arco de frente con pierna hábil y es un jugador peligroso”, explicó Munúa desde Japón al medio partidario Pasión Tricolor.

Ocampo no tuvo su mejor actuación en la final de la Supercopa contra Liverpool. Estuvo entreverado y llamativamente impreciso a la hora de culminar las jugadas, como para levantar los centros. Quedó de manifiesto lo incómodo que se le presentó el juego para finalizar las jugadas con su pierna menos hábil.

Igualmente, el DT explicó porque lo dejó en la cancha y decidió sacar a Pablo García: “íbamos por debajo en el marcador, teníamos que crear juego, pero también tener futbolistas con gol y él demostró que en ese lado se le presentan más ocasiones de gol que por la derecha”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados