TORNEO DE VERANO

En Guerra: la lucha de poderes paró el fútbol

Árbitros y futbolistas de un lado y Tenfield del otro: las razones de la cancelación del torneo de verano.

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País.

César Vallejo, de Perú, viajó hasta Colonia y solo pudo hacer un movimiento en el estadio Alberto Suppici. Barcelona, de Ecuador, tuvo que reprogramar todo y cumplir una sesión de entrenamiento en Montevideo. Dos instituciones extranjeras que vinieron a Uruguay a hacer su pretemporada y se van con la peor imagen: la definición de un torneo de verano trunca por causa de la guerra de clanes que impera en el fútbol uruguayo.

Peñarol se quedó sin recibir a Barcelona en el Campeón del Siglo y Nacional ni siquiera viajó a Colonia para enfrentar a César Vallejo porque la gremial de árbitros, Audaf, decidió no permitir que sus asociados Óscar Rojas, Antonio Fedorczuk y Santiago Fernández cumplieran funciones en el partido final que iban a disputar carboneros y guayaquileños. ¿La razón? Que la empresa Tenfield había designado árbitros de Colonia, no pertenecientes a la gremial, para el juego entre tricolores y peruanos. Se basaron en el incumplimiento del protocolo vigente que expresa que todo partido en el que participe un club afiliado a la AUF debe ser dirigido por árbitros de Audaf. Por ello, tanto la gremial de árbitros como la Mutual de jugadores (que se solidarizó en el marco de la Intergremial) responsabilizaron a Tenfield de la cancelación de los juegos.

A simple vista la razón está del lado de los árbitros. Del mismo modo empiezan a surgir algunas preguntas.

1. ¿No tuvo tiempo Audaf durante el día para reclamar?
La gremial adujo que la comunicación a la AUF del cambio de árbitros se hizo el martes a la noche y que apenas se enteró ayer tomó cartas en el asunto. Federico Arman, Eduardo Aguirre, Marcelo Alonso y Federico Modernell habían sido los designados, pero fueron reemplazados por los colonienses Marcelo Larrama, Sebastián Aldecur y Sebastián Martiní.

2. ¿Cuál fue la razón del cambio de árbitros?
Tenfield, en un comunicado que hizo público anoche, deslinda responsabilidad por dos razones: asegura que no fue suya la decisión de cambiar los árbitros sino de la Intendencia de Colonia, la cual “se encargó de la operativa que refiere al personal de recaudación, jueces y seguridad”; la otra es que el reglamento del torneo, presentado ante la AUF y aprobado por ella, establece en su punto 1.2 que “si alguno de los partidos a disputarse el 23.01.19 se realice en el interior del país, el club locatario podrá solicitar árbitros y asistentes diferentes al Colegio de Árbitros de AUF.”.

Por otra parte, fuentes de Tenfield explicaron a Ovación que el partido entre Nacional y César Vallejo se iba a disputar en Colonia a expreso pedido de Nacional, porque el club quería llevar al equipo a esa ciudad.

Asimismo, desde los clubes se reveló a Ovación que llevar a la cuaterna arbitral desde Montevideo costaba más de $ 100.000 y que utilizar jueces locales superaba apenas los $ 20.000, razón por la cual la Intendencia de Colonia (que se hacía cargo de estos gastos) optó por lo segundo.

3. ¿Por qué Nacional-Colón de Santa Fe se jugó entonces con árbitros sanduceros?
Desde Tenfield se explicó que, tal como iba a acontecer ayer, el espectáculo en Paysandú fue organizado por la intendencia local, que por las mismas razones de costos decidió pedir jueces locales. Audaf entonces no dijo nada y la razón fue que no se quiso poner el palito en la rueda a un partido de verano en el interior, aunque desde Tenfield sostienen que en realidad se les pasó.

Hasta ahí las preguntas lógicas y las respuestas de las partes, pero todo esto, en definitiva, no deja de ser una batalla más de la guerra de los clanes que se ha declarado en el fútbol uruguayo.

Fernando Goldie

Goldie y Sanguinetti
Dejó  su cargo“Renuncié a la AUF. No quiero estar en esta pelea”.

La Guerra

Todo empezó el 23 de agosto de 2016, cuando la asamblea de clubes aceptó la oferta de la empresa Nike para vestir a las selecciones uruguayas. La misma fue acercada por los futbolistas del combinado, lo que llevó a Tenfield a igualar la oferta, 4,7 veces superior a lo que pagaba hasta ese momento. Allí se declaró la guerra entre los dos bandos.

A su vez, la lucha por los derechos de imagen que libraron los futbolistas celestes se prolongó a los del fútbol local, que finalmente consiguieron su cometido a través de la Mutual, con cambio de mando gremial incluido, ya que llegaron los autodenominados “Más Unidos Que Nunca”.

Los árbitros también empezaron a pelear por su derecho de imagen, batalla que siguen dando. Y esto es lo que parece haber sido el detonante de la cancelación de los partidos. Al menos eso es lo que sostienen desde Tenfield.

La guerra de clanes por el poder toma de vez en cuando al fútbol uruguayo de rehén. Esta es una de ellas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)