ARGENTINA

Es un grito argentino: ¡U-ru-gua-yo!

El fútbol de la vecina orilla se nutre de jugadores celestes: la temporada anterior, fueron 47, y en esta que se avecina pueden llegar más. Ya hay cuatro técnicos en Primera.

Si no podés ver el interactivo, hacé click aquí.

El grito de “¡u-ru-gua-yo... u-ru-gua-yo!”, nacido en las tribunas del fútbol argentino, volverá a escucharse en casi todas las canchas. El torneo argentino de la pasada temporada (2016-17) estuvo cerca de batir un récord con 47 futbolistas celestes en los clubes y dos entrenadores. Fueron 30 fechas apasionantes, con final feliz para Boca Juniors, que tuvo como figura consular de su equipo a un uruguayo: Rodrigo Bentancur.

En este campeonato 2017-2018 que se avecina, la corriente migratoria continúa, y puede tener más protagonistas uruguayos.

De hecho, dirigirán más entrenadores celestes que en la temporada anterior: Paolo Montero, en Rosario Central, Diego Aguirre en San Lorenzo de Almagro, Gustavo Matosas, en Estudiantes de la Plata, y Mauricio Larriera, en Godoy Cruz de Mendoza.

El período de pases le abrió las puertas a varios futbolistas uruguayos, y en lista de espera a varios más, que podrían firmar con clubes argentinos.

Egidio Arévalo Ríos se sumó a Racing en medio de una compulsa con Peñarol, más allá de la aclaración del volante: “no me contactaron más de Peñarol y no podía seguir esperando, por eso firmé con Racing”.

Hace una semana, se concretó el pase (en préstamo) del “Colo” Santiago Romero a Rosario Central. El volante tricolor era una materia pendiente para Paolo Montero, que ya lo había pedido cuando asumió la dirección técnica en Colón de Santa Fe.

Pero esos no han sido los únicos pases. Junior Arias dejó Peñarol para sumarse por dos temporadas a Talleres de Córdoba, donde ya arribó Lucas Olaza. El club, pagó un millón de dólares por el 33% de su ficha, y los aurinegros recuperaron su inversión que habían hecho por el delantero negriazul.

Gonzalo Freitas, volante central de Liverpool, se sumó a Atlético Tucumán y aumentó la nómina de uruguayos en el fútbol de la vecina orilla.

Antes, ya había llegado Santiago Martínez, de Wanderers, a Belgrano de Córdoba, y días atrás, se incorporó Jonathan Ramis, el exaurinegro que estaba jugando en Pumas de México,

En medio de las incorporaciones, hubo movidas internas, donde Mauro Guevgeozian pasó de Temperley a Newell’s Old Boys y Diego Vera está a punto de sumarse a Talleres de Córdoba después de su pasaje por Colón de Santa Fe.

Hubo salidas, claro. Como las de Matías Aguirregaray a Xolos de Tijuana tras destacada temporada en Estudiantes de la Plata, y Mathías Corujo dejó San Lorenzo (no iba a ser tenido en cuenta por Diego Aguirre) y puede llegar a Peñarol en las próximas horas. Lo de Iván Alonso en River, mostró el buen relacionamiento del goleador con el club, porque rescindió de común acuerdo y le abrió la puerta a otro uruguayo: Nicolás De la Cruz, el pase que podría sacudir el mercado argentino.

Su llegada a River es más que factible y si se concreta, será a pedido del propio “Muñeco” Gallardo que esperará hasta el final del receso para hacerle un lugar al actual jugador de Liverpool.

Falta mucho para que cierre el período de pases, pero el grito argentino de “¡u-ru-gua-yo”! volverá estar en todas las canchas.

Son varios los jugadores uruguayos que llegaron al fútbol argentino. Fotos: Archivo 
Son varios los jugadores uruguayos que llegaron al fútbol argentino. Fotos: Archivo 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados