Torneo Apertura

El grito del alma

Peñarol ganó más que un partido, venció en su primera final

Si no podés ver el video, hacé click acá.

La imagen de Bengoechea gritando el gol con la intensidad de un jugador —pese a que como DT suele vivir el fútbol desde un lugar menos expresivo— y la de los futbolistas celebrando mucho más que una victoria, representaron, en los gestos y en las reacciones, el estado más puro del sentimiento que generó el triunfo de Peñarol ante Fénix. Por la urgencia, por la necesidad y por el momento futbolístico, Peñarol quedó posicionado tras la cuarta fecha en un lugar más cómodo. Incómodo aún en la tabla y lejos del ideal que perseguía, pero algo más aliviado de la presión con la que transitaba, por sus limitaciones en el campo.

Entre ese final con ribetes apoteósicos, y unos 90 minutos de recorrido que tuvieron más de calvario que de placer futbolístico hasta llegar al cierre victorioso, mostró ayer en un desolado Franzini, un Peñarol que fue mutando, desde el del juego anunciado, lento y sin profundidad, al revolucionario, veloz y agresivo, instancias que se representan incluso en los jugadores que utilizó el técnico durante el partido para llegar al triunfo. Porque tras la salida de Marcelo Zalayeta, Peñarol pareció soltar el freno de mano y empezó a recorrer el campo con otra soltura, a otra velocidad y un ritmo que le fueron dando Albarracín, Palacios y Luque, e incluso porque la resistencia de Fénix se fue apagando a medida que los aurinegros pusieron toda su artillería pesada en el final para dar vuelta el resultado.

No empezó bien Peñarol, por el ritmo de su juego y la escasa profundidad de su propuesta. Tenía la pelota, tocaba para los costados, pero no avanzaba con la intensidad que necesitaba. Por sus limitaciones y por la gran propuesta de Fénix, con ese sello que identifica a los equipos de Rosario Martínez. Mantuvo el estilo, las formas y las líneas, lo que no es un detalle menor, pero le faltaba la dinámica. Por esa razón el primer tiempo transcurrió sin grandes acciones de riesgo. Lo mejor de Peñarol pasó por esos arranques de Viega, como carrilero, llegando en profundidad. Las dos acciones más peligrosas, ante una defensa bien plantada y que rechazó todo lo que llegó por aire y tierra, fueron dos misiles desde afuera del área de Viega y Forlán.

En el segundo tiempo, por lo señalado, cambió el partido. Por las variantes y por la forma en que Peñarol llegó sobre el arco rival. Lo tuvo Valdez en un córners, cuando salvó Alvez en la línea. Palacio le dio otra dinámica a la ofensiva. Forlán intimidó con sus pases, Aguiar se enchufó y cuando Peñarol parecía decidido a llegar al triunfo, un penal de Sandoval, que no se apreció desde la tribuna —pero el árbitro pitó de frente a la jugada—, estableció el 1-0 de Fénix. De ahí en más, en ese juego sin mañana para Peñarol: dos grandes acciones (de Aguiar y Luque) terminaron en goles de Ifrán y Palacios, en el triunfo y en la imagen más pura de satisfacción en ese festejo de Bengoechea tras ganar su primera final.

Cumplió la suspensión y vuelve al Centenario.

Con el partido de ayer en el estadio Franzini, Peñarol completó las dos fechas a puertas cerradas y fuera del Estadio Centenario, que la Comisión de disciplina de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) le aplicó por los incidentes que los hinchas aurinegros protagonizaron en el clásico del 14 de junio, en el que Nacional se consagró campeón uruguayo.

Los dos partidos que jugó sin público fueron el empate 2-2 ante El Tanque Sisley, que se disputó en la segunda fecha en el Viera, y la victoria de ayer.

Los aurinegros retornarán el próximo domingo al Centenario, para jugar por la quinta fecha del Apertura ante Sud América. En esa ocasión serán visitantes. En la sexta, oficiarán de local ante Racing.

Por otra parte, la sanción que en junio la AUF le aplicó a Peñarol incluyó la quita de un punto —que le restaron en la Tabla Anual del Campeonato Uruguayo 2014-2015— y una multa de 500 UR ($ 400.000), que ya pagó.

Los incidentes que protagonizaron los aurinegros quedaron en su legajo y durante cinco años cuentan como antecedentes, por esa razón los dirigentes trabajan en busca de prevenir la violencia.

La salida de Peñarol del Estadio y el hecho de que Nacional oficia de local en el Parque Central y tres de sus cuatro primeros partidos los disputó en su casa, condujo a que en las cuatro primeras fechas del torneo solamente se jugará uno de los 32 partidos en el Centenario.

Palacios celebra con sus compañeros el gol del triunfo. Foto: F. Ponzetto
Palacios celebra con sus compañeros el gol del triunfo. Foto: F. Ponzetto
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)