FUTBOL

Un "Grillo" DT: Biscayzacú hace sus primeras armas como entrenador

Dejó de jugar tres años atrás. No fue porque se lo hubiera planteado, pero en el club donde estaba no quisieron que continuara. Le costó asumir el retiro, pero de a poco lo logró. Se preparó para ser técnico y hoy en Villa Teresa vive con pasión su nueva profesión.

Grillo
Grillo. Descubrió la vocación alrededor de los 30 años y hoy la vive con pasión. Foto: archivo El País. 

Los futbolistas de Villa Teresa dormían la siesta en la Chacra de Juventud de Las Piedras, donde entrenarán toda la semana en doble horario aprovechando que no hay actividad el fin de semana.

Gustavo Biscayzacú, el técnico, no duerme. Aprovechó para reunirse con el presidente del club, Martín Sierra, y dialogó con Ovación sobre su nueva función, la que lleva a cabo desde marzo en el club fundado en Nuevo París hace casi ochenta años.

“Es nuestra primera experiencia y estamos locos de la vida. Empezamos a entrenar el 5 de marzo y encontramos un grupo de jugadores espectacular. Soy un técnico exigente, pasional, detallista. Esas son mis principales características. Me gusta que mis equipos vayan a proponer continuamente. No tanto a esperar. Y tratar de tener el control del partido”, comenzó el “Grillo” autodefiniéndose.

“Me gusta ir a buscar los partidos, salir con claridad del fondo y con una transición rápida y buen manejo en el medio. Y arriba tratar de generar ocasiones de gol con un ataque organizado que trate de aprovechar los espacios y de llegar con profundidad. Con buena finalización en el último metro. Ese es un poco el estilo nuestro”, agregó y contó qué entrenadores lo marcaron cuando era el “Grillo” goleador.

MAESTROS. “Tuve entrenadores de diferentes características en mi carrera: los que proponen continuamente, los más defensivos o los más tácticos. Me dejó mucho el “Tato” Ricardo Ortiz en mis inicios. Fue el que me hizo debutar y me encantaba su forma de trabajar. Y cómo era detallista en todos los aspectos. El “Bichi” Claudio Borghi era de una escuela diferente, pero también me dejó muchísimas cosas, sobre todo en la forma de jugar y en el manejo del grupo. Y también Gerardo Pelusso, de otra escuela, me dejó su forma de ver el fútbol, cómo manejarse con las contrataciones y de ver cómo se pueden dar los partidos. Creo que un entrenador tiene que tener todos esos ingredientes. Se debe trabajar bien en la semana, ser detallista y saber leer el partido por los cambios. Porque podés trabajar bien en la semana, pero le errás en un cambio y eso se puede ver reflejado en el resultado. O al revés, podés ser un entrenador que no trabaja tanto en la semana, pero tenés buena visión de los partidos, de los jugadores que traés que también es muy importante. El entrenador que tenga más cosas de todas las que estoy nombrando será mucho más completo y tendrá más chances de hacer una buena carrera”, explicó quien llegó a Villa Teresa a través de Sebastián Taborda y a Martín Sierra, el presidente del club, le gustó su nombre.

Biscayzacú trabaja junto a Cristian Martínez -un compañero suyo de las juveniles de Defensor Sporting a quien define como un amigo de la vida- como ayudante; Jimmy Smith como entrenador de arqueros y el profesor Gabriel Moreira, un preparador físico de vasta experiencia. “Es un placer tenerlo con nosotros. Tiene una dilatada trayectoria, una experiencia muy importante. Nosotros lo jodemos porque hace un año o dos estaba tomando el té en tazas de oro en Arabia. Tenerlo con nosotros en Villa Teresa es un privilegio. Eso habla de la grandeza suya y de la humildad que tiene”, afirmó sobre Moreira.

Generalmente en los cuerpos técnicos el más cercano a los futbolistas es el ayudante, mientras que el entrenador guarda cierta distancia. No es el caso de Biscayzacú. “Soy muy cercano. Me gusta estar constantemente hablando con ellos; saber cómo se sienten y no sólo en lo futbolístico, o en cómo llevan las cargas de los entrenamientos. A veces les pregunto cómo están en sus familias, cómo van en la vida, porque el jugador es un ser humano y es bueno conocer el contexto en el que se maneja”.

Villa Teresa

EL RETIRO. Dejó de jugar hace tres años, a fines de 2016. Y al principio no fue fácil. “No fue una decisión mía, no fui yo que me quise retirar. Me sacaron de Boston River. Ni el entrenador ni la gerencia de aquel momento quisieron que continuara. Ya tenía cierta edad y como no me salió nada enseguida, con el correr de los meses tomé la decisión de retirarme”, relató.

“Uno nunca está preparado para ese cambio tan grande. Fui jugador desde los 17 años y cuesta mucho. Al principio me costó, pero a medida que fueron pasando los días, los meses y los años lo fui llevando. Y ahora estoy muy bien con esta otra pasión que tengo: la de entrenador”, añadió.

Sin embargo, no siempre tuvo claro que quería ser técnico. Se dio cuenta alrededor de los 30 años. “Cuando era joven no tenía ni idea que quería ser entrenador. Fue a medida que fueron pasando los años, después de los 30, que le fui agarrando el gustito a esta nueva profesión. Hice los cursos de técnico y de gerencia deportiva. Traté de prepararme de la mejor manera y estoy continuamente actualizándome. Quería estar pronto para cuando me tocar arrancar y le estoy muy agradecido a la gente Villa Teresa, que me dio la primera oportunidad de trabajar y me han tratado de maravillas hasta el día de hoy”, contó quien mucho valora el esfuerzo del club que les permite entrenar estos días en Las Piedras.

Hoy Villa Teresa está en la quinta ubicación de la tabla de posiciones de la segunda División Profesional. “Los resultados han sido buenos y no tan buenos. Siempre digo que en el fútbol tanto el jugador como el entrenador es más lo que pierde que lo que gana. Es así nuestra carrera. Y hasta los fenómenos a nivel mundial, si te ponés a fijar, pierden más de lo que ganan”, aseguró.

“El último partido frente a Rentistas estuvimos cerca de ganarlo y si lo hubiésemos hecho quedábamos segundos junto con ellos, pero no se pudo y como un partido te cambia mucho, quedamos quintos. Pero queda toda una rueda todavía y tenemos plantel. Creo que el equipo ha jugado muy bien en muchos partidos en los que merecimos ganar, pero no se pudo. Hay que seguir por esa senda del buen juego, del buen trato de balón y de ser protagonistas. Obvio que todo esto también depende de que el arquero ataje y que el 9 la meta”.

EN LA RED. Biscayzacú jugó el torneo de Fútbol Senior con Defensor Sporting, el club donde hizo todas las divisiones formativas y donde debutó en Primera División. Y demostró que sus condiciones de goleador estaban intactas. El “Turbo” Gonzalo Vargas y él fueron los máximos artilleros del campeonato. “Fue espectacular reencontrarme con compañeros que hacía 15 o 20 años que no veía, porque el fútbol y la vida te van llevando por diferentes lugares. Reencontrarme con amigos y compañeros de toda una vida fue muy lindo. Nos divertimos mucho: muchas anécdotas y comidas y también volver a sentirnos por un ratito jugadores de fútbol. No pudimos llegar a la final, pero el objetivo estuvo más que cumplido”, finalizó el papá de Xavier, de 14 años, quien juega en la séptima violeta pero no es delantero, sino enganche o media punta; y de Arantxa, de nueve, que eligió la gimnasia artística.

“Están contentos con mi nueva función de técnico, al menos por ahora que estoy en Uruguay. No hay muchos cambios. El tema se va a complicar si llegan a surgir oportunidades afuera”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)