COPA LIBERTADORES

Otra copa para olvidar

Defensor tendrá que tomarse la Sudamericana para dejar atrás la Libertadores. Pese a la derrota contra Gremio, el violeta pasa a la Sudamericana por la derrota de Monagas en Asunción.

Cecilio Waterman en el partido entre Gremio y Defensor. Foto: AFP
VEA EL VIDEO: Gremio llegó a los 14 partidos en casa sin perder entre todo torneo

Fueron 10 minutos intensos para cada hincha de Defensor Sporting. Monagas logró empatar el partido en Asunción a los 80’ luego de estar 2-0 abajo contra Cerro Porteño y los violetas no pudieron estar tranquilos hasta que Nélson Haedo Valdez puso el 3-2 para los paraguayos.

Fue un partido especial para el “tuerto”, distinto, porque pese a depender de sí mismo para poder seguir de copas y pasar a la Sudamericana (ya perdida la chance de seguir en la Libertadores), enfrente tenía nada menos que al último campeón de América jugando de local. Ganar era una misión casi imposible, pero se mantenía esa mínima probabilidad por anteriores hazañas de equipos uruguayos, y del mismo Defensor, en Brasil.

Y los dirigidos por Eduardo Acevedo estuvieron cerca de llevarse un punto del Arena do Gremio. El violeta le cerró los caminos al campeón, que en escasas oportunidades pudo rematar al arco y en ninguna de ellas cómodo. Precisamente el gol de Luan, premiado en febrero como mejor jugador de América por El País, fue desde afuera del área y tomó mal parado al “Moneda” Gastón Rodríguez.

Desde ese momento Defensor pasó a depender del resultado que estaba obteniendo Monagas en Asunción. Y no era malo para las pretensiones violetas (perdía 2-0). Nada de lo hecho antes importaba, porque si los venezolanos ganaban se terminaba la ilusión. Tampoco nada de lo que vino después, intentado por Acevedo con los ingresos de Pablo López, Germán Rivero y Facundo Castro, tuvo éxito.

Pero el panorama se complicó para los violetas cuando Monagas descontó a los 71’ por medio de Rubén Rojas para ponerse solo un gol abajo. Y sería peor aún cuando a los 80’ Jhonder Cádiz puso el empate 2-2. Fueron 10 minutos en los que los violetas no la pasaron bien. Es que Cerro Porteño no solo había recibido dos goles, sino que no tenía para nada controlado el partido. Los delanteros venezolanos aparecían con espacios y seguían llegando al arco paraguayo. Pero fue el eterno goleador Nélson Haedo Valdez a los 90’ que puso el definitivo gol, gritado por los hinchas del “ciclón” en Paraguay y por los violetas en Uruguay.

Defensor sufrió, perdió su cuarto partido en fase de grupos, pero pasó a la Sudamericana y ahora tiene cuenta nueva para hacer su historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)