HACIENDO HISTORIA

Los grandes formaron su “liga” propia en 1908

Disgustados con la Liga, se retiraron de la Copa Uruguaya y se fueron a disputar un torneo entre ellos: cualquier semejanza con la Superliga es pura coincidencia...

Viejas estrellas.  La revista La Semana publicó estas hermosas caricaturas de figuras del   fútbol en 1909, un año después de los hechos aquí narrados: Aníbal Falco de Nacional, Fernando Lourtet de River Plate, Juan Pena del CURCC y Cayetano Saporiti de W
Caricatura de Aníbal Falco de Nacional, Fernando Lourtet de River Plate, Juan Pena del CURCC y Cayetano Saporiti de Wanderers.

Nacional y Peñarol, disgustados con la organización del torneo oficial, impulsan la creación de una Superliga. La posibilidad que se maneja en este 2018 ya se concretó hace 110 años: los grandes abandonaron la Copa Uruguaya de 1908, molestos con fallos adversos, y crearon un torneo propio, apoyándose en la popularidad que ya gozaban: la Copa Cat, que no fue otra cosa que una serie de clásicos. Y el campeonato oficial siguió sin ellos.

El CURCC atravesaba problemas deportivos como consecuencia de la gran huelga ferroviaria de ese año. Varios jugadores se fueron a clubes locales o de Argentina y el equipo se desarmó. Claro que buscando reemplazantes sus dirigentes dieron con un muchacho de Pocitos, José Piendibene, que con el tiempo se convertiría en el mayor ídolo del club en el período amateur.

Pero las divergencias con la Liga Uruguaya de Football (la actual AUF) se sucedieron. Por ejemplo, cuando se fijó un partido ante River Plate FC en un feriado nacional pero laborable para los funcionarios ferroviarios. Después, se desechó su protesta cuando el Montevideo lo enfrentó incluyendo a dos futbolistas del Bristol. Y cuando la Liga anuló su triunfo sobre Dublín por la invasión de algunos hinchas, CURCC decidió dejar el torneo el 19 de septiembre.

Al otro día, El Día informaba: “Se reunió la Liga y después de aceptar la eliminación del CURCC (Peñarol) en virtud de no haber admitido concesiones de ningún género para el mejor éxito de las gestiones de arreglo iniciadas, se pasó a formar el programa de partidos para hoy”. El periódico no aclaró más sobre el asunto.

Mientras tanto, Nacional enfrentaba a Wanderers por la semifinal de la Copa de Honor. Se impusieron los bohemios 2-1 y Nacional protestó el partido debido a que consideró ilícito el primer gol rival. También hubo incidentes. Por entonces los fallos de los árbitros eran apelables ante la Liga, que podía cambiar los resultados. Pero en este caso se rechazó el reclamo y los albos también decidieron dejar la Copa Uruguaya a comienzos de octubre.

Según el diario El Siglo del 17 de octubre, Nacional “resolvió retirar sus equipos y cesar su afiliación a aquella corporación”. Sin embargo, días más tarde La Tribuna Popular publicó: “A las muchas cartas que hemos recibido sobre este asunto manifestamos que lo único que hay de cierto es que ‘Nacional’ ha retirado sus teams de la Liga sin dejar de quedar afiliado a la Liga Uruguaya de Football”.

Es imaginable que la decisión de ambos clubes “voluntariamente proscriptos”, según los definió El Siglo, provocó revuelo entre los aficionados, pero la prensa fue escueta en sus informaciones sobre el tema. A diferencia de lo que sucedería hoy, no hubo entrevistas con dirigentes o jugadores para que justificaran sus posturas.

La Copa Uruguaya continuó sin los grandes, que perdieron los puntos que les restaban por disputar, aunque alguna versión histórica asegura que incluso les quitaron los que habían ganado hasta entonces. Ambos estaban peleando el título y sólo habían sido derrotados por River.

El de 1908 fue un certamen bastante accidentado, pues Intrépido resultó eliminado de oficio al no presentarse a cuatro partidos y no abonar la cuota reglamentaria a la Liga. El campeón fue justamente el viejo River de la Aduana, con siete puntos de ventaja sobre Wanderers. No hubo descensos y tanto CURCC como Nacional se reintegraron para la temporada siguiente.

Pero ambos no permanecieron inactivos lo que quedaba del año: decidieron jugar una serie de clásicos por la Copa Cat, en homenaje al gerente de la Sociedad Comercial de tranvías, Juan Cat, habitual colaborador del fútbol. Se disputaría al mejor de tres partidos, pero al final fueron cuatro, todos en el Parque Central. Nacional ganó el primero 1-0 el 18 de octubre con gol de Urrestarazú.

El Siglo escribió al otro día: “Flameando gallardamente, acariciadas por el vientecillo primaveral, las banderas de los dos irreconciliables adversarios de todas las épocas, de todos los años, irreconciliables siempre y siempre en pugna (aparecieron) como cambiándose un saludo amistoso después de tanto tiempo de divorciadas pasiones”.

Los clásicos resultaron, como se esperaba, un éxito de público y ratificaron la popularidad de ambas divisas. CURCC se impuso 3-1 el 1° de noviembre con dos goles de Piendibene y otro de Canavessi, descontando Zerbino.

El tercero quedó en amistoso porque se registraron incidentes en el preliminar (Nacional se impuso con gol de Zerbino el 8 de noviembre). Nacional obtuvo el título al imponerse 3-2 el 22 de noviembre, luego de dos alargues. Convirtieron Canturi, Urrestarazú y Demarchi para los albos, Canavessi y Manito para los aurinegros.

Además, en octubre, CURCC concertó dos amistosos ante otro club ferroviario, Ferro Carril Oeste de Buenos Aires. Ganó ambos, 4-0 de visitante y 1-0 en pueblo Peñarol. Más importante que eso, descubrió en su rival a un centre half escocés de notables condiciones, John Harley. Pronto lo tuvo en sus filas. Y Harley enseñó a los uruguayos el passing game escocés, el juego de pases que transformaría la forma de concebir el fútbol en este país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º