¿QUÉ ES DE TU VIDA?

“Estoy en un grande, un club que respeta a los extranjeros”

Gustavo Machaín. Nació en Montevideo hace 52 años. Danubio fue su cuna. Salió Campeón Uruguayo con Progreso en 1989. Su carrera en el fútbol local fue extensa, pero desde hace seis años, es parte de la historia del Municipal de Guatemala, con quien obtuvo el Clausura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gustavo Machín.

- ¿Por qué Guatemala?

- Todo surgió tras una visita de la selección Sub 17 de Guatemala a Uruguay. Se hizo un amistoso en el Complejo Celeste, y como yo estaba en las formativas de Danubio, crucé a ver el partido y ahí me encontré con empresarios vinculados al fútbol guatemalteco. Esos fueron los primeros contactos, y en 2009 se dio la posibilidad de poder llegar a Guatemala, pero ni siquiera se sabía el club. Se dio en 2010. Llegué como ayudante de campo de Jorge Habegger a Municipal, pero estuve un semestre, nada más. Volví a Uruguay y estuve en Peñarol, acompañando a Manolo Keosseian. Pero ya había quedado ese contacto con la gente del Municipal y pegué la vuelta. Ya hace seis años que estoy.

- ¿Qué diferencias hay con el fútbol uruguayo?

- No muchas. La fisonomía y el físico de los jugadores es muy parecida. Se intenta el buen trato de pelota, tener dinámica, y ser más directos que el fútbol mexicano, que es a donde más se mira. Pero no hay muchas diferencias respecto nuestro fútbol.

- Municipal es un grande en el fútbol guatemalteco.

- Sí, junto con Comunicaciones, una especie de Peñarol y Nacional. Son los clubes más importantes, los de mayor convocatoria y mayor poderío. Por suerte, esta temporada pudimos ganar el Clausura con Municipal, veníamos de perder una final en el Apertura, y caer en dos finales, pesa en todos lados. Hacía mucho que no se ganaba un campeonato, y lo logramos. Cortamos una racha adversa.

- ¿Desde cuándo al frente del plantel principal.

- Asumí en noviembre de 2015 con Jorge Martín Plachot, un preparador físico uruguayo que está radicado en Guatemala desde hace muchos años. Trabajó conmigo en las divisiones formativas del club.

- Esos fueron tus comienzos como entrenador...

- Sí, en Central Español. Estuve tres años y después 10 en Danubio. Ahí hice de todo: dirigí, fui coordinador de las juveniles, gerente deportivo, y después llegó la oportunidad de trabajar en Guatemala. Llegué a Municipal con la intención de poder plantear un modelo de trabajo, lograr un cambio de mentalidad en la formación y nos fue bien.

- ¿Cuál fue ese modelo de trabajo?

- Acelerar los plazos y que los futbolistas lleguen al fútbol profesional antes. Jugar en Primera División antes de los 20 o 22 años, era impensado tiempo atrás, hoy se ven jugadores de 18 o 20 años y es más común. Hubo que cambiar la mentalidad de dirigentes y de entrenadores en ese sentido. De hecho, hoy en Municipal tengo muchos jóvenes que ya tenía visualizados en las divisiones formativas. Y les ha ido bien. Renovamos, rejuvenecimos el plantel y se están fogueando en Primera, que es muy importante.

- ¿Hasta cuándo en Guatemala o en el Municipal?

- Renovamos contrato por un año, así que seguimos de largo...

- ¿Se sufre el castigo de FIFA? ¿Cómo es competir solo en el fútbol local?

- Es duro. Pero creo que en septiembre se puede levantar la sanción y ya va a ser otra historia. Hoy no hay una selección, ni siquiera actividad internacional, y eso lo sufre todo el fútbol. La competencia internacional te potencia y te hace crecer, sin dudas.

- ¿Estás con tu familia?

- No, están allá en Uruguay. Mi hija estuvo un año y medio aquí, pero después regreso a Montevideo. Vamos y venimos. Mi señora viaja para acá, y cuando puedo, voy para Uruguay. Achicamos la distancia cada tanto...

- ¿Se extraña?

- Sí, claro. Pero hay que aprovechar estas oportunidades. Municipal es un club grande, que atiende muy bien al extranjero, lo cuida, lo protege. Es un club serio, estable, con una dirigencia que siempre está cerca de todo. Obviamente, el uruguayo extraña, hay muchas cosas que se añoran, pero estar en un lugar cómodo y a gusto, alivia esa nostalgia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados