NACIONAL

Puede ser la gran semana para Sergio Rochet

La lumbalgia de Luis Mejía tiene en vilo a los tricolores de cara al duelo con Inter de Porto Alegre. 

Sergio Rochet
Rochet. Debutó contra Danubio en Jardines del Hipódromo y cumplió; le anotó Santiago Paiva tirando bien el penal. FOTO: Gerardo Pérez. 

El cambio que se dio en el entre tiempo del partido entre Danubio y Nacional por el Torneo Intermedio, también se podría dar mañana, pero desde el inicio del encuentro. Es que la situación de Luis Mejía no está fácil para que pueda atajar en el juego de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores contra Inter de Porto Alegre.


El guardameta de la selección panameña sufre de una lumbalgia, es decir, un fuerte dolor en la parte baja de la espalda, que no le deja realizar los movimientos con naturalidad. El dolor surgió a partir de una de las últimas incidencias del primer tiempo contra Danubio, en la que no cayó bien.


Mejía es titular indiscutido en este Nacional. Desde que tomó la titularidad -y relegó a Esteban Conde al banco de suplentes; después el “Coco” se fue a Banfield- ha aprovechado su oportunidad. Mismo en la clasificación a los octavos de final de la Copa fue clave, cuando tuvo un partido memorable en el Mineirão, la noche que los tricolores vencieron 1-0 a Atlético Mineiro y dejaron atrás la fase de grupos.


Al arquero se lo esperará hasta último momento, pero hoy es difícil que juegue. La evolución del dolor será determinante.


En caso de que no llegue a tiempo para enfrentar a Inter, su lugar lo ocupará Sergio Rochet, que llegó en este período de pases a Nacional (compró el 50% de la ficha) y que debutó en Jardines, precisamente por la lesión del panameño.


El nacido en Nueva Palmira es un arquero corpulento, de muy buena técnica, pero que viene con mucha inactividad en los últimos tiempos.


Después de tres temporadas en el AZ de Holanda con muchísima regularidad en cuanto a minutos jugados y rendimientos (jugó 71 partidos, 15 por Europa League) pasó al Sivasspor de Turquía, donde jugó en la primera temporada pero luego le costó, al punto que jugó tan solo un partido en un año y medio entre 2018 y 2019.

El arquero de 26 años no tuvo demasiada participación en el segundo tiempo contra Danubio, pero realizó una buena atajada sobre el final para aguantar el resultado.


En el juego aéreo ganó Danubio varias veces en el campo tricolor (por Sergio Felipe) y dio la sensación que hubo dos centros que fueron al límite del área chica y que pudo haber salido, pero siendo muy riguroso en el análisis. El juego por elevación es uno de los aspectos que más le cuesta a los guardametas luego de mucho tiempo de inactividad oficial. Es lógico que con el paso de los partidos -en el caso de que siga jugando- vaya creciendo en confianza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)