COLOSOS DEL FUTBOL DE HOY

El gran problema que dejó atrás Luis Suárez en Barcelona

El club quiere reverdecer sus laureles tras el 8 a 2 del Bayern Munich pero no tiene dinero, el plantel se achicó y los dirigentes están siendo investigados por la Justicia

Barcelona
Un niño vestido con el uniforme de Barcelona pasa ante un cartel con los cracks del equipo hasta la última temporada. Luis Suárez ya no está...

Luis Suárez se fue del Barcelona aunque su deseo era quedarse. Y Barcelona lo desvinculó pese a que le seguirá costando dinero (le pagará unos 10 millones de euros al año para compensar su salario en el Atlético de Madrid, además de las “variables” que deberá abonar a los colchoneros). Sin contar que desde ahora el goleador uruguayo refuerza a un rival directo en la Liga española.

Este es un ejemplo de los manejos que han llevado al Barcelona a una severa crisis deportiva y económica, pese a que hasta la llegada de la pandemia era el club que más dinero facturaba en el mundo.

La crisis que se estaba incubando estalló con toda la fuerza luego de la goleada sufrida ante Bayern Munich por la Champions League, aquel 8 a 2 que dejará cicatrices por mucho tiempo. Esa derrota hizo prometer al presidente del club, Josep María Bartomeu, una “revolución” para devolver a la institución al lugar que ocupó hasta hace poco. Ese que llevó a decir “juega como el Barcelona” cuando un equipo exhibía un fútbol lujoso.

Hoy el Barça debuta en la Liga frennte a Villarreal con escasas novedades. Se aseguró la continuidad de Lionel Messi, que no es poco por supuesto, pero hace un año nadie hubiera aventurado a pensar que el argentino podría anunciar públicamente que quería irse. Llegó Ronald Koeman como entrenador, aunque su situación contractual también es fuente de problemas: como su antecesor en el cargo Quique Setién denunció al club por el impago de su liquidación, todavía no está cerrado el contrato con el neerlandés. No arribó ninguna figura de cartel para fortalecer el plantel, pero en cambio se marcharon hombres destacados. Y no solo Suárez.

Por ejemplo, el croata Iván Rakitic se fue al Sevilla, el chileno Arturo Vidal al Inter de Milán y el portugués Nelson Semedo al Wolverhampton. En todos los casos, por sumas simbólicas, lejos de recuperar el dinero invertido en su momento. Está claro que la intención es ajustar el presupuesto abatiendo el gasto en salarios. Las podas de apuro rara vez tienen éxito deportivo. Por ejemplo, Semedo no es un supercrack, pero era el único lateral derecho “neto” del plantel.

Si bien Koeman fue quien informó a los futbolistas que no pensaba contar con ellos, todo indica que la orden vino de arriba.

Todavía quedan algunos días para incorporar jugadores, aunque recientes declaraciones del presidente del Lyon, Jean-Michel Aulas, confirmaron el Barça no tiene dinero para lograr la transferencia del delantero neerlandés Memphis Depay. La mayor apuesta parece ser la recuperación del brasileño Philippe Coutinho, que había sido cedido al Bayern ante el bajo rendimiento exhibido con la camiseta blaugrana luego de haberle pagado más de 81 millones de euros al Liverpool.

En forma paralela se habló con otros referentes del equipo, como Piqué, Busquets, Jordi Alba y Sergi Roberto, para que aceptaran una reducción de sus contratos.

Todas estas negociaciones las lleva adelante una directiva muy cuestionada . La situación del presidente Bartomeu en particular es muy inestable. Un grupo de socios reunió más de 20.000 firmas para forzar una moción de censura en su contra. Los impulsores de la ofensiva contra Bartomeu son ocho grupos de socios, entre los cuales figuran tres precandidatos a las elecciones que el club debería realizar el año que viene. Si bien todavía se está cumpliendo el proceso de validación de firmas, se necesitan 16.521 (el 15% de los socios) para llegar a un referéndum en octubre y en el cual se requiere el 66,6% de los votos para derrocar al presidente. Aunque las firmas no alcancen, Bartomeu no se puede presentar a las elecciones.

“Siempre dije que quería un proyecto ganador y ganar títulos con el club para seguir agrandando la leyenda del Barcelona. Y la verdad que hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas”, declaró Messi cuando anunció su intención de marcharse. La nueva temporada está en marcha en España y el proyecto ganador con el que sueña Messi todavía no aparece.

LA DIRECTIVA INVESTIGADA. El Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona está investigando la presunta corrupción de los dirigentes de Barcelona, en el marco de un escándalo conocido como Barçagate. El caso estalló en febrero, cuando se difundió que el club había contratado una empresa supuestamente dedicada a desprestigiar a los críticos con la gestión del presidente  Bartomeu través de las redes sociales. Los ataques incluían a figuras como Messi o Guardiola.

Se contrató entonces una auditoría externa a cargo de la firma PWC, cuyos resultados deslindan al club de la maniobra, aunque cuestionan sus controles internos.

Mientras tanto, los Mossos D’Esquadra (la policía catalana) realizaron a pedido de algunos socios del Barcelona una pesquisa en las oficinas del Camp Nou, buscando documentos que podrían confirmar las acusaciones. Del análisis de los documentos surgió la sospecha de irregularidades financieras, como contrataciones con sobreprecios o despidos ficticios para evitar el costo de las indemnizaciones y pagos a la seguridad social, lo que derivó en la presentación ante la Justicia.

DESFILE DE ENTRENADORES. Cuando Bartomeu asumió la presidencia del Barcelona en enero de 2014, el técnico era Luis Enrique, el último que llevó adelante grandes campañas en el club: obtuvo dos Ligas, tres Copas del Rey, una Supercopa de España, una Champions League, una Supercopa de Europa y una Mundial de Clubes. Se fue en 2017 y asumió en su lugar Ernesto Valverde, que logró dos Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa, pero tuvo amargas eliminaciones en la Champions ante Roma primero y Liverpool más tarde. Fue cesado en enero de 2020 y en su lugar asumió Quique Setién, cuyos resultados fueron todavía más pobres, además de una relación complicada con los referentes del plantel. Se marchó luego del 8-2 del Bayern. Y ahora está el neerlandés Koeman.

También hubo cambios frecuentes de director deportivo. Bartomeu inició su gestión con Andoni Zubizarreta, que había compartido su tarea con varios técnicos (Pep Guardiola, Tito Vilanova, Gerardo Martino y Luis Enrique), pero con el actual presidente duró poco. Luego desfilaron Robert Fernández, Pep Segura y Eric Abidal, hasta el reciente cese de este último. En su lugar quedó Ramón Planes, que era su asistente.

 
 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error