NACIONAL

Gonzalo Bergessio, el goleador argentino que no es sordo

"Lavandina" cumplió con el último pedido de los hinchas tricolores: hacerle un gol a Peñarol en un clásico oficial.

El cabezazo ganador de Gonzalo Bergessio
El cabezazo ganador de Gonzalo Bergessio. Foto: Gerardo Pérez.

Los exámenes en el fútbol no terminan nunca. Menos para el centrodelantero y para el arquero, donde su gloria deportiva dura nada más que 90 minutos. Quizás por eso, a Gonzalo Bergessio, un número 9 de un poder goleador incuestionable en Nacional, todavía se le hacía ver que le faltaban goles en los clásicos oficiales.

Lo más relevante de “Lavandina”, que en el Centenario demostró que no es un goleador sordo porque cumplió con el pedido especial de la afición, es que no necesita que sus compañeros le entreguen una decena de posibilidades para vulnerar al rival.

El argentino es implacable porque no perdona. En la húmeda tarde dominical Bergessio fue el único sol que tuvo Nacional en el partido y para lograrlo le fue suficiente que Gabriel Neves levantara un gran centro desde un tiro de esquina.

Sí, una pelota. Nada más que una pelota y el cordobés la mandó al guardar. Con un cabezazo perfecto. Digno de la categoría de delantero que ha logrado demostrar en cada una de las circunstancias que su equipo lo precisó.

Una pelota y gol clásico en encuentro oficial. Como para que se dejen de querer manchar su carrera exitosa contra la red rival defendiendo la camiseta tricolor.

Porque si hay algo que no puede cuestionarse, es que los números del futbolista argentino en Uruguay son buenísimos. Tan buenos que le posicionan entre los mejores goleadores de Nacional en la historia del Campeonato Uruguayo y con nada más que dos temporadas completas, porque recién está arrancando la tercera.

Para reafirmar este concepto, hay que establecer que a Bergessio no le falta mucho para pasarle por arriba a varios protagonistas de lujo de la historia reciente de Nacional.

Pero claro, como siempre hay reparos o juicios que se agregan para marcar las cuentas pendientes, para el argentino este clásico era especial poder terminar con la sequía.

Y lo hizo. Ya está. Ahora saben que Bergessio anota por los torneos internacionales, que le hace goles a todos los equipos, que no perdona ni en los entrenamientos o partidos de preparación y que si le dan una chance, nada más que una chance, te convierte en un clásico oficial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados