ESPAÑA

Un golpe para crecer

José María Giménez tardará mucho en olvidar la noche de ayer, en la que cometió su primer gran error desde que llegó a la elite del fútbol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
José María Giménez. Foto: EFE

Todo sucedió en el estadio de Riazor, la casa del Deportivo de la Coruña, donde el Atlético de Madrid buscaba dormir como líder de la liga española, a la espera de los partidos del Barcelona y el Real Madrid, y para ello tenía que ganar al equipo gallego.

El duelo comenzó bien para los colchoneros, ya que se encontraron con un rival muy cerrado atrás, pareciendo respetar o incluso temer demasiado a su visita. Es por esto que Diego Godín y "Josema" apenas tuvieron trabajo duro, más allá de apoyarse el uno sobre el otro cuando los atacantes locales trataban de superarlos. Pasada la media hora se puso en ventaja el Atlético, gracias a un fenomenal remate de volea desde fuera del área del portugués Tiago.

El Deportivo perdió el miedo en el descanso y salió a la segunda parte mucho más agresivo, comenzando un asedio que duraría todo el complemento y ante el cual el conjunto de Simeone pareció quedar algo bloqueado: dejó de atacar como lo había hecho y a cada minuto que pasaba parecía perder más la estabilidad atrás, mérito también de la mejoría del local. Ahí fue donde llegó el momento fatídico para uno de los uruguayos. La pelota llegaba a la línea de fondo y Giménez trató de protegerla de la presión de Lucas Pérez. Sin embargo, no llegó a lograrlo y el delantero deportivista terminó robándosela y encarando en solitario el arco de Oblak. Para colmo de males, el zaguero celeste tropezó con el golero tratando de enmendar su error, pero Pérez anotó y estableció el 1-1 definitivo. Tras el gol y también en el final del partido, "Josema" ocultó su decepción con sí mismo cubriéndose el rostro con la camiseta. Simeone lo protegió en la conferencia. "Esa acción individual no definió el partido. Son detalles del fútbol, que pueden suceder. Yo me quedaría con otro tipo de cosas, más que esa jugada puntual: el equipo no pudo atacar, no pudo presionar...", dijo el DT a la prensa. Un detalle que, como decíamos al comienzo, tardará en olvidar el joven zaguero celeste.

Pero bien que hará en recordarlo: sólo tiene 20 años y aprender de este tipo de despistes, que los tuvieron hasta los mejores defensas, formará parte de su madurez como jugador.

Jonathan Rodríguez

"Cabecita" no fue elegido

El delantero celeste estuvo calentando en la banda junto al lateral Juanfran, de perfil ofensivo. El Deportivo estaba perdiendo cuando Víctor Sánchez, el DT, los llamó a ambos. Invitaba a pensar en que entraría el delantero pero terminó ingresando el defensa. Era el segundo cambio y el tercero no lo utilizó el técnico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)