El análisis

Goles que se hacen y se sacan

En las últimas horas, Iván Alonso y Pablo Migliore hicieron declaraciones que, más allá de cuestionar —con total derecho— comentarios del mismo tono formulados a nivel público en torno a sus actuaciones, giraron sobre el leiv-motiv del fútbol: los goles; los que le meten a uno y los que, hasta el domingo pasado, hacía tiempo no metía el otro.

JORGE SAVIA

En ese sentido, quizá, cabe un reconocimiento y una precisión: el primero es que, en el ida y vuelta de sus palabras, ninguno reniega de que, en el acierto o el error, se les juzgue como jugadores; y la segunda es que, por más que siempre se diga que "todos los goles valen igual", los que se hacen y los que no, no es así: no es igual meterle uno a Defensor o Wanderers, por ejemplo, que uno al modesto Rampla, aunque se festeje como en la final de una Copa del Mundo; de la misma manera que no es igual sacar una pelota de esas que están casi adentro cuando el partido va 0 a 0, que otra de ese tipo cuando Danubio ya gana 3-2, faltan uno o dos minutos y, si la atajada no se consuma, con el 4-2 "qué le hace una mancha más al tigre", como suele decirse de costumbre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)