HISTORIAS

Un goleador en espera: Romario está sin club

Héctor Acuña aguarda una llamada pues quiere seguir jugando; mientras trabaja como pintor con su padre y hace el curso de técnico junto a su hermano Matías.

romario
Romario. Héctor Acuña cree que aún tiene mucho para dar. "Se fijan en la edad y no en lo que puede rendir uno en la cancha", dijo. Foto: Marcelo Bonjour.

Héctor "Romario" Acuña debutó como profesional en el 2000 vistiendo la camiseta de Rampla Juniors. Tenía 18 años. Hoy 20 años después, al goleador no le llegó el momento de colgar los botines. Aunque está sin equipo desde que terminó su contrato con Rentistas, el club del que es el goleador histórico y con el que consiguió dos ascensos, espera el llamado de un equipo, sea de la B, de la C o del interior.

Mientras tanto, trabaja con su padre como pintor y hace el curso de entrenador junto a su hermano Matías, hoy futbolista de Montevideo Wanderers. Ambos retomaron los estudios para terminar el Ciclo Básico y poder hacer el curso de técnico. Como nunca pudieron jugar juntos, se ilusionan con formar una dupla técnica.

“Tuve algunos llamados de la B y de la C pero no se concretó nada. Estoy sin equipo. Esperando. Está difícil la cosa”, reconoció el delantero que se había preparado haciendo una muy buena pretemporada con la Mutual antes de que la pandemia del coronavirus paralizara la actividad futbolistica.

“Estaban por comenzar los campeonatos de la B y la C, porque de la A ya no me habían llamado, pero se vino la pandemia y se complicó todo”, añadió.

El año pasado consiguió el ascenso con Rentistas, lo que ya había hecho en 2003. Quizás por eso le sorprendió un poco que no se le renovara el contrato. “El año pasado jugué la mayoría de los partidos, salvo algunos en los que estuve afuera por lesión. Un poco me asombró sí, pero ahora los equipos se caracterizan por apostar a los jugadores jóvenes. Para poder sacar alguno y venderlo. Se ve en todos los clubes. Creo que pasó un poquito por ese lado, dicen que es para que el club se pueda mantener. Y no quieren que le tapemos la posibilidad a los que pueden explotar. Pero es difícil, creí que iba a renovar un año más, pero se dio así. Mi nombre no estaba en la lista que pasó Capuccio”, explicó.

rentistas

Tres etapas y dos ascensos con los "bichos colorados"

La camiseta de Rentistas fue la última que defendió hasta diciembre del año pasado. Jugó en tres etapas diferentes en los “bichos colorados”: la primera vez fue en la temporada 2003-2004. Repitió en 2006-2007 tras una experiencia en Santiago Morning de Chile. Y regresó en 2019. Consiguió dos ascensos con Rentistas. El primero en 2003, cuando el equipo dirigido por Julio Balerio venció por penales a El Tanque; y repitió el año pasado con Alejandro Capuccio como entrenador.

Rentistas
Rentistas. Jugó en tres diferentes momentos y logró ascender en dos oportunidades.

No quiere ni plantearse la posibilidad de que no le salga nada, pero por las dudas está trabajando con su padre. “Hacemos pintura de edificios. Pero por ahora no pienso dejar. Me iré a jugar afuera. Tomar la decisión de dejar es difícil, además me siento bien. Había hecho una pretemporada divina en la Mutual para arrancar. Estoy esperando a ver si se cierra algo con los que me llamaron. Sigo esperando. De todos modos, si llega a pasar que ningún club se interese en mí, no me va a quedar otra que hacer el cambio de chip”.

Cree haber respondido en todos los clubes donde jugó. Y atribuye el hecho de estar sin equipo a su edad: cumplirá los 39 en octubre. “Se fijan la edad y no lo que puede rendir uno en la cancha”, se lamentó.

carrera

El "Hormiga" Valdez fue el que mejor lo marcó

Romario defendió 15 diferentes camisetas en su carrera. Cuatro de ellas en el exterior: Santiago Morning de Chile, Dorados de Sinaloa de México, Marathon de Honduras, Gimnasia y Esgrima de Argentina y Deportes Tolima de Colombia. Asegura que el que lo marcó mejor fue el “Hormiga” Carlos Valdez. “Era muy buen tiempista y se me complicaba para pasarlo. Sobre todo cuando ya estaba en Peñarol. Tenia que ingeniármela para ver como zafaba de su marca”, reconoció.

ESTUDIOS. “Terminamos al mismo tiempo el Ciclo Básico con Matías. Él lo hizo en la Mutual y yo en Audef. No lo hicimos juntos, pero lo terminamos al mismo tiempo. Y ahora estamos haciendo el curso de entrenador juntos, en la misma clase”, contó Romario sobre la licenciatura C que están realizando. Luego deberán hacer la B y la A para quedar habilitados a dirigir Primera División.

“Capaz que podemos trabajar juntos un día de estos. Estaría lindo ya que nunca pudimos jugar juntos. Estuvimos a punto de hacerlo en El Tanque pero cuando él ascendió yo justo me fui para Argentina, a Gimnasia y Esgrima La Plata”, contó sobre su hermano once años menor.

albiceste
Albiceleste. Romario se lleva la pelota rumbo al arco con la camiseta de Cerro en el pecho.
en cerro

Fue el máximo goleador del Uruguayo en 2013-2014

En la temporada 2013-2014, defendiendo a Cerro, Acuña fue el máximo goleador del Campeonato Uruguayo con 20 conquistas. “Como es grandote Hugo Silveira hacía todo el trabajo sucio y me quedaba la pelota justa ahí para mi”, contó sobre quien fuera su mayor asistidor en filas albicelestes. En la temporada anterior, jugando en El Tanque-Sisley, también se perfilaba para goleador. Llevaba 11 tantos en 15 partidos cuando cruzó el charco y se fue a jugar a Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Y se tomó un minuto para imaginarse técnico. “Hoy en día hay que ser muy sincero con el jugador. Explicarle desde el principio como lo voy a utilizar. Intentar ser lo más franco posible. No dar tantas explicaciones, pero ir siempre con la verdad”, manifestó.

“Por ahora sé como jugar yo, aún no tengo tan claro como jugaría un equipo mío. Pero seguro que sería ofensivo, proponiendo y atacando siempre. No me gusta esperar, me gusta tener la iniciativa, pero reconozco que en algunos partido hay que optar por lo estratégico”, culminó el goleador quien mientras se gana la vida pintando paredes, espera la llamada de un club pues esta convencido que aún tiene mucho para dar.

la justicia

Un asunto cerrado del que no se habla

Acuña es padre de tres hijos: Benjamín, de 14 años, Renata de 10 y Catalina que está a punto de cumplir 4. “Las niñas son compradoras, pero con Benja también nos llevamos muy bien. Aunque no vive conmigo. Con los tres me llevo muy bien”, dijo.
Cuando militaba en Defensor Sporting (2015-2017) fue acusado por su expareja por un tema de violencia de género. Consultado sobre el asunto, respondió que su abogado le recomienda no referirse a ello. “La Justicia ya se expidió y el caso está cerrado. No puedo explicarle a todo el mundo lo que pasó", afirmó y agregó que:  "el tema puede haberme cerrado alguna puerta”.

Violeta
Violeta. Jugó dos temporadas en Defensor Sporting, club con el que ganó el torneo Apertura. 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados