HACIENDO HISTORIA

La goleada 5-0 sobre Argentina que valió un título sudamericano

Se cumplen mañana seis décadas del triunfo en Guayaquil de un plantel celeste que se fue entre oscuros presagios y ganó hasta con lujos.

Selección uruguaya de fútbol de 1959. Foto: Archivo El País.
Selección uruguaya de fútbol de 1959. Foto: Archivo El País.

Fue un 5 a 0 rotundo, inusual, que no se había registrado ni siquiera en las épocas doradas del fútbol celeste. Por supuesto, quedó en la historia: con aquel triunfo sobre Argentina, del cual se cumplirán mañana 60 años, Uruguay se consagró campeón sudamericano en el torneo realizado en Guayaquil en diciembre de 1959.

La conquista fue largamente celebrada, pues se produjo en un contexto de derrotas, críticas y polémicas en el fútbol uruguayo.

Dos años antes, se había producido la eliminación del Mundial de Suecia 1958, con un 5-0 pero adverso, ante Paraguay. A comienzos de ese mismo año 59 se había jugado otro Sudamericano en Buenos Aires. El seleccionado uruguayo tuvo una pobre actuación, pero además manchó su imagen con una descomunal gresca con los jugadores brasileños. Y a la vuelta, el preparador físico Humberto Mendívil, militar de carrera, redactó un informe sobre la actuación y el comportamiento del plantel, que se suponía secreto pero que todo el mundo conoció, en el cual utilizaba duros conceptos contra algunos futbolistas.

En plena desorientación general en la AUF llegó desde Ecuador una invitación para un Sudamericano Extra, a jugarse en diciembre para celebrar la inauguración del Estadio Modelo, por entonces el más grande del país.

En esas condiciones, la preparación del equipo atravesó los problemas habituales. El primero fue que Peñarol no aceptó que Mendívil siguiera en el cuerpo técnico debido a cosas que escribió en su informe. Y por ello, no hubo jugadores aurinegros en el plantel.

Alcides Silveira
Alcides Silveira, autor de dos de los cinco goles ante Argentina. Foto: Archivo El País

Para las convocatorias se recurrió al “seleccionador”, que no era el director técnico Juan Carlos Corazo, sino Ricardo Lombardo, periodista de El Día y allegado a Defensor.

El plantel que designó Lombardo fue el siguiente: Roberto Sosa (Nacional), Horacio Troche (Nacional), Alcides Silveira (Sud América), Mario Méndez (Sud América), Ruben González (Nacional), Juan Carlos Mesías (Nacional), Domingo Pérez (Rampla Juniors), Mario Bergara (Racing), José Sasía (Defensor), Vladas Douksas (Rampla Juniors), Guillermo Escalada (Nacional), Luis Dogliotti (Liverpool), Julio Dalmao (Cerro), Jorge Gómez (Liverpool), Walter Davoine (Rampla Juniors), Washington Manghini (Danubio), Willy Píriz (Defensor), Javier Espalter (Sud América), Víctor Guaglianone (Wanderers), Eladio Benítez (Racing) y Carlos Chávez (Liverpool).

Las expectativas eran tan menguadas que ningún periodista uruguayo acompañó a la delegación. Pese a los sombríos antecedentes, en Guayaquil todo rodó a las mil maravillas. El equipo funcionó muy bien, ganó, goleó y recogió la simpatía del público ecuatoriano.

Se derrotó a Ecuador por 4-0 (goles de Silveira, Escalada, Bergara y Pérez), a Brasil por 3-0 (Escalada, Bergara, Sasía), a Argentina por 5-0 (Silveira dos veces, Bergara, Sasía, Douksas) y se empató con Paraguay 1-1 (Sasía). El saldo fue de tres triunfos y una igualdad, 13 goles a favor y uno en contra.

José Sasía
José Sasía le convirtió a Brasil, Argentina y Paraguay. Foto: Archivo El País

Si bien Brasil fue representado por jugadores exclusivamente del estado de Pernambuco, Argentina concurrió con un equipo de primera línea. Jugaron aquella noche por la albiceleste: Negri, Griguol, Murúa, Arredondo, Guidi, Bettinoti (luego Rattin), Boggio, Pizzuti, Ruben Sosa (Ruiz), Sanfilippo (luego Rodríguez) y Belén. El técnico era José Manuel Moreno, el famoso “Charro” de la Máquina de River. Pizzuti fue expulsado a los 57 minutos, cuando ya estaban 4 a 0.

Los celestes en ese encuentro fueron Sosa, Troche, Silveira, Méndez, Ruben González, Mesías, Domingo Pérez, Bergara, Sacía, Douksas y Escalada.

Aunque el certamen no había finalizado con ese 5 a 0, los celestes tuvieron que dar la vuelta olímpica a pedido del público ecuatoriano. Una caravana de vehículos acompañó al ómnibus de la delegación cuando recorrieron el bulevar 9 de Octubre”de regreso al hotel Majestic (al mismo tiempo, los argentinos, fueron constantemente reprobados debido a los comentarios de un medio de ese país sobre las supuestamente precarias condiciones en que se alojaba su equipo).

El técnico brasileño Gentil Cardoso comentó por esos días: “Si el Mundial se jugara ahora, Uruguay volvería a ser campeón”. Suena exagerado, pero debe recordarse que al iniciarse la década se había producido el Maracanazo, por lo cual la caída de 1957 resultó un golpe terrible para el fútbol uruguayo.

El Sudamericano Extra se cerró el 22 de diciembre. El regreso de la delegación estaba previsto para la tarde de la Nochebuena. Hubo demoras y el avión apareció en Carrasco a las tres y media de la madrugada de Navidad. Y para sorpresa de los jugadores, los hinchas estaban allí para recibirlos.

mañana

Homenaje de la AUF y la AHIFU

La AUF, con el apoyo de la Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo, organizará mañana un acto conmemorativo. Fueron invitados cinco integrantes de aquel equipo campeón sudamericano: Guillermo Escalada, Domingo Pérez, Mario Méndez, Victor H. Guaglianone y Julio Dalmao. Se recordará también al técnico Juan Carlos Corazo. El acto se realizará en el Auditorio del Museo del Fútbol en el Estadio Centenario a las 19.00 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados