NACIONAL

Un gol que vale mucho

El centrodelantero anotó su primer tanto oficial desde que está en Nacional.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Éxtasis. Todos los compañeros del delantero Hugo Silveira corrieron a abrazarlo tras anotar el gol del triunfo en la hora ante Villa Española. Foto: Gerardo Pérez

Hugo Silveira ingresó a los 63 minutos por Sebastián Fernández, en el mismo minuto en el que entró Sebastián Rodríguez. Antes, para el segundo tiempo, ya había ingresado Martín Ligüera. Con la técnica del volante central y del "10" y con la tendencia que traía el juego en el complemento, donde los laterales buscaban permanentemente levantar centros en la búsqueda de los delanteros, se veía que podía ser el día de Hugo Silvera, porque es un centrodelantero corpulento, que se metió bien en el juego y estaba participativo; más allá de que los zagueros de Villa Española (Gastón Pagano y Enzo Ruíz) cumplieron un buen partido y, en general, fueron muy bien por arriba.

Ya a los 71, el exjugador de Cerro tuvo su primera intervención clara de gol, cuando aprovechó un centro del colombiano Sergio Otalvaro (de muy buen partido, ver recuadro aparte), que cabeceó apenas afuera sobre el arco que defendió Ignacio Barrios.

En el minuto 80 esta vez fue Ligüera el que le cedió la pelota por elevación a Silveira, que logró cabecear entre los zagueros y desencadenó una notable intervención del meta que supo jugar anteriormente en Plaza Colonia, Huracán del Paso de la Arena y Juventud de Las Piedras.

Apenas tres minutos antes del gol del triunfo, el propio Silveira comenzó una contra en tres cuartos de cancha, sobre la tribuna América, se sacó un marcador de encima y mandó el pase abierto para Brian Lozano, pero apareció Sergio Felipe para desactivar la jugada de riesgo.

Cuando el empate estaba a punto de consumarse y, pese a ello la Colombes alentaba con mucho fervor empujando a su equipo al triunfo, apareció el tanto decisivo y el primer gol oficial de Silveira con la camiseta de Nacional: centro preciso desde la derecha de Otalvaro y frentazo inatajable, luego de lograr llegar a la pelota pese a los agarrones de los rivales (ver foto) para gritarlo con algarabía y liberar esas ganas de anotar tras 239 minutos (incluyendo la titularidad con Danubio y Fénix) sin lograr marcar en el Uruguayo Especial.

Así, Nacional triunfó con un gol suyo a los 89 minutos y dejó por el camino a un rival que lo incomodó de principio a fin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)