EL ADIÓS DE FORLÁN

El último gol de Diego

“No voy a decir que jugué, voy a decir que salí Campéon con Peñarol y eso es lo más importante”, dijo Forlán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Feliz. “El lunes, por primera vez, me sentí como en Europa, liberado, feliz”, dijo Forlán.

Se puede decir que la conferencia de ayer de Diego Forlán en la sala de prensa del Campeón del Siglo fue una crónica de una salida anunciada. Sólo quedaba que el propio Diego lo confirmara. Y así fue. Minutos después de las 11.15, comenzó la despedida. El que rompió el hielo fue el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, uno de los pilares en donde se sostuvo la llegada del ex-astro de la selección.

"Hoy es el día de mi cumpleaños, pero es un momento difícil. Diría que tengo una sensación agridulce. Las cosas son como son. Primero Diego nos honró con ser el socio 40.000 después de haber sido el mejor jugador del Mundial 2010 y luego pudo hacer realidad un sueño, y vino a jugar al club de sus amores", sostuvo Damiani emocionado.

"Peñarol hizo un gran esfuerzo para traerlo, pero el que hizo un esfuerzo aún mayor fue Diego que descartó ofertas mucho más importantes y eligió jugar en nuestro club. Hoy es tiempo de agradecerle a él todo lo que nos ha dado y ahora otro público podrá disfrutar o no esa magia y esa clase. Todos sabemos que Peñarol es una máquina de pedir y de exigir porque así lo marca la historia. En este momento le puedo decir hasta la vuelta, porque quedan las puertas abiertas del club para lo que él quiera. El otro día en el vestuario le dije: Diego dejame un tiempo para seducirte y ahí me di cuenta que ya estoy viejo para seducir. No lo pude convencer de que se quedara seis meses más", terminó diciendo el titular aurinegro.

Junto a Damiani, estaba Diego Forlán, y su padre Pablo. El silencio pareció eterno, pero en realidad fueron segundos entre las palabras del presidente y las del 10: "Le tengo que agradecer a todos, pero también a la hinchada de Peñarol que te emociona. Haberlo disfrutado es increíble. Tuve la oportunidad de hacer el primer gol en el Campeón del Siglo y también la de ser campeón. Fuimos criticados pero le dimos una alegría a Peñarol después de tres años", dijo Forlán.

"Haber conseguido el título 50 para el club fue algo muy especial e importante para todo este grupo. Fue un año duro, muy duro", explicó.

"Entiendo que la gente esperaba mucho de mí y quiero pedirle disculpas a la gente de Peñarol. Yo también esperaba más de mí. No colmé las expectativas. El fútbol uruguayo es muy difícil y no di lo que esperaba", dijo en su autocrítica.

"Tuve la oportunidad de darme un gusto y cumplir el desafío más grande de mi carrera como jugar en Peñarol y ser campeón. Lo dije cuando llegué: era el desafío más grande por todo lo que significaba, y no me equivoqué", apuntó Diego.

"Son muchas cosas positivas pero ser campeón es lo más importante. Los números quedan de lado si sos el campeón. Esto era como un examen en mi carrera y lo pude cumplir como cuando estudiaba y daba exámenes. Siempre quería sacar la mejor nota, y éste lo pasé con nota", agregó el 10, remarcando que "voy a poder decir que no sólo jugué en Peñarol, salí campeón con Peñarol, que es lo más importante".

Forlán tiró algunas de las razones que apuraron su decisión de dar un paso al costado. "Me voy porque es complicado este fútbol. Hoy las cosas están bien y mañana perdés y es otra cosa. Si ganás sos lindo, si perdés sos feo. Creo que con 37 años estando acá en Uruguay es un buen momento para irme del club. ¿Qué más lindo que irte bien no? Me quiero dar este regalo de poder irme bien del club del que soy hincha", remarcó.

"No quiero pasar mal. Acá aprendí una cosa: Peñarol es mi casa porque soy de acá. En el exterior es diferente, pero acá se vive todos los días. Si hasta mis amigos evitaban hablar de Peñarol en los asados porque estaba yo ¡eso no!, está todo mal, eso no puede pasar", dijo Forlán.

El futuro.

Mucho se habló de la posibilidad de que termine jugando en la MLS de Estados Unidos, una liga que siempre le sedujo y en la que puede recalar en cualquier momento.

Sin embargo, Diego echó por tierra esas versiones. "Hoy en día no sé a dónde voy a ir pero quiero seguir jugando, un año o dos más. Quiero seguir disfrutando de este deporte que tanto amo pero es difícil saber a dónde voy a ir, porque me siento con ganas y bien. El hecho de ser campeón te da ganas de seguir. Hasta ahora no he recibido ninguna oferta. Lo único claro que tengo es que mañana me voy de vacaciones. Si llega alguna oferta fantástico, sino, me quedaré en casa", dijo con una sonrisa.

Diego volvió a jugar flor de partido fuera de la cancha. Y anotó su último gol. Un golazo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)