TORNEO CLAUSURA

Gol de campeonato

Viatri logró el tanto que Nacional falló para liquidar el clásico.

Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Cuando un equipo que viene bien saca un resultado por el que hizo menos que el rival, se habla de la suerte del campeón. Y luego de lo ocurrido ayer en el clásico, aplica para Peñarol.

El empate 1-1 con Nacional lo mantuvo líder del Clausura y con los mismos cuatro puntos de diferencia sobre el tricolor a falta de seis por disputarse, por lo que si gana en la fecha próxima ante Progreso en el CDS se asegurará el Clausura, el que tenía chance de obtener ayer mismo en caso de triunfo.

También sigue un punto abajo en la Anual, aunque para el aurinegro parece más accesible seguir en la pelea por esta tabla que para el tricolor acceder al Clausura y evitar las finales, ya que ganó antes el Apertura. De cualquier manera, para Peñarol el empate fue un gran resultado por donde se lo mire.

Fueron dos los grandes méritos de los de Diego López: haber llegado al gol prácticamente en la única llegada peligrosa del segundo tiempo (tuvo un par en el primero, una de Canobbio y otra de Núñez, y no las definió correctamente) y haberse repuesto del golpe -que en algún momento pareció definitivo- que significó el tanto rival en el inicio de mismo del complemento.

Nacional, por su lado, tiene más por lamentarse que por celebrar. El tricolor pudo haber definido el clásico a los 47’, cuando ya en ventaja Gonzalo Bergessio falló por dos veces seguidas (Kevin Dawson y el travesaño) el segundo tanto. Y ni que hablar que antes de que llegara el empate dispuso de dos contraataques (uno de Jorge Fucile y otro de Matías Zunino) que culminó mal. Por eso, y por supuesto que por los puntos cedidos, pra el tricolor fue un empate con dejo de derrota.

Los planteos. El “Cacique” Medina finalmente se decidió por el juvenil Brian Ocampo en el extremo derecho desde el inicio y por Sebastián Fernández para acompañar a Bergessio en ataque. Fue una formación netamente ofensiva, completada por Gonzalo Castro por la punta izquierda. Sin embargo, el planteo táctico no consistió en llegar por las bandas, sino en lanzar pelotas profundas a espaldas de los zagueros mirasoles, ya sea desde atrás saltándose la línea media o desde tres cuartos de cancha. Así complicó, pero no desniveló. El gol, de hecho, llegó de una pelota robada en la salida rival.

“Memo” López finalmente puso a Ezequiel Busquets en el lateral derecho, pero también a Giovanni González por ese sector y más adelantado. Y fue un acierto. El ex-River Plate jugó un gran primer tiempo y su mejor partido de aurinegro. Sí le faltó compañía, porque hubo rendimientos llamativamente bajos como los de Lucas Hernández y “Cebolla” Rodríguez que el equipo sintió.

Al final lo salvó el ingreso de Lucas Viatri, de excelentes 21 minutos. La dupla Gabriel Fernández-Viatri volvió a juntarse, el “Toro” puso el centro, el “Atracador” la cabeza y Peñarol salvó un punto de campeonato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)