SUPERCOPA DE EUROPA

Godín y su primer título como capitán

En un partidazo que se disputó en el Le Coq Arena de Tallinn, en Estonia, Atlético de Madrid, con Diego Godín como capitán y José María Giménez en el banco de suplentes, le ganó en la prórroga al Real el clásico español y se quedó con la Supercopa de Europa.

Atlético de Madrid campeón de la Supercopa de Europa. Foto: AFP.
En los 90' reglamentarios, Real Madrid y Atlético de Madrid igualaron 2-2 en Estonia. 

Diego Godín debutó ayer, en Estonia, como primer capitán de Atlético de Madrid. Llevar la cinta no es nada nuevo para el zaguero, dado que porta con orgullo y profesionalismo el brazalete en la selección uruguaya, pero en su primer partido con la cinta de los rojiblancos derrotaron a Real Madrid por la Supercopa de Europa y el uruguayo ya levantó su primer trofeo.

El partido, disputado en el pequeño estadio de Lillekula (en Tallin, la capital de Estonia) no fue sencillo para los dirigidos por el “Cholo” Simeone, que ayer tuvo que verlo desde la tribuna. Como suelen ser los duelos madrileños entre Madrid y Atlético el juego fue un drama largo y extenuante que recién pudo definirse en la prórroga. La victoria se consiguió tras una remontada en el alargue.

Diego Costa había marcado el 1-0 en el primer minuto del partido. Fue un envío largo de Godín, el único uruguayo titular, (Giménez entró recién en el alargue), que Diego Costa ganó por arriba a un Sergio Ramos demasiado relajado, Varane ni fue y a Keylor Navas se le coló la pelota por su palo tras el derechazo violento de Costa. Sucedió a los 50 segundos. Era un comienzo perfecto para el Atlético.

Pero luego, Benzema y Sergio Ramos (de penal) le dieron vuelta el marcador. El Atlético se vio cuesta arriba en una noche que había comenzado de la mejor manera. Y le regaló espacios a Bale, pero también abrió nuevas perspectivas con Vitolo. Y como el Madrid también se equivoca, volvió a alcanzar el empate.

Por evitar un saque de banda, Marcelo le regaló una pelota a Juanfran que ganó en velocidad y otra vez Diego Costa la mandó al fondo de la red. El hispanobrasileño volvió a marcar y empató el partido.

Tras la igualdad, Atlético manejó mejor el partido, aunque no pudo llegar a evitar la prórroga, un martirio en la pretemporada. Lo de Saúl, en el tiempo extra, fue una obra de arte. Thomas le quitó la pelota a un Varane dormido. Y Saúl se mandó una volea impresionante que quedará en la historia. Koke, después, completó la fiesta.

“Ya era hora que pudiésemos ganar la Supercopa de Europa otra vez. ¿Si nos quitamos una espinita? No. Era importante empezar bien la temporada y así ha sido”, dijo Saúl, quitándole importancia a su golazo. “Lo importante era ponernos por delante en el marcador, hemos hecho una final muy completa”.

El Atlético sumó un nuevo título, su tercera Supercopa de Europa y además tiene un proyecto. Julen Lopetegui, en cambio, tiene mucho de qué preocuparse. Debutó perdiendo una final de Europa y su equipo extrañó demasiado a Cristiano Ronaldo.

diego godín

El octavo título

Para el uruguayo fue la octava consagración en el Atlético de Madrid. Incluso tiene una más que el técnico Diego Simeone. El capitán de la Celeste ganó una liga (2014), una Copa del Rey (2013), una Supercopa de España (2014), 3 Supercopa de Europa (2010, 2012 y 2018) y 2 Liga de Europa (2012 y 2018).

"¡Campeones!!!! Imposible explicar lo que se siente al levantar un trofeo con este equipo!!"

Foto: Atlético de Madrid
Diego GodínCapitán de Atlético de Madrid
Atlético de Madrid y Real Madrid en la Supercopa de Europa. Foto: AFP.
Atlético de Madrid logró un nuevo título internacional con el "Cholo" Simeone. Foto: AFP.

Hace cuatro años, en la final de la Champions League en Lisboa, Diego Costa aguantó ocho minutos, roto, imposibilitado, por lesión; hoy, en la Supercopa, sólo necesitó 50 segundos y un pase largo de Diego Godín para transformar ese pase en un golazo incontestable.

¿Por qué? Porque, de espaldas, fue astuto para sorprender a Sergio Ramos, fuera de foco de inmediato cuando el atacante peinó el balón, porque después fue rápido para conectar de nuevo otra vez con la cabeza en la pelota y desbordar por zancada a Varane y porque su definición fue brutal, con un derechazo que venció a Keylor Navas.

En 50 segundos. Con todo lo que supone para el goleador, el Atlético, y para el contrincante, pero no para el Real Madrid. Asumido el lapsus, controlada la presión que tanto le agobió de inicio al conjunto blanco, en cuanto encontró a Marcelo, Bale e Isco fabricó metro a metro, pase a pase, la respuesta al primer golpe.

No fue inmediata en el marcador, tampoco apabullante ni mucho menos, pero sí convincente en cuanto logró rebajar la pretensión rojiblanca de jugar en campo contrario, en cuanto conectó con verticalidad, con Marcelo profundizando por la izquierda, como el taco de Asensio que salvó un espectacular Oblak, y en cuanto Gareth Bale superó por el otro lado y por primera vez a Lucas Hernández.

La parábola perfecta de su centro sorprendió incluso al mejor portero del mundo. Oblak dudó cuando nunca duda, arrinconado en la propia línea de su arco, batido por el certero cabezazo de Karim Benzema al borde de la media hora, empatando un partido que se movió a un ritmo mucho más alto de lo esperado hasta que duró la fuerza.

Una acción tan simple como efectiva niveló un duelo que había sido del Atlético -quince minutos-, después fue del Real Madrid -hasta instantes del descanso- y luego, ya en el segundo tiempo, no fue ni para uno ni para otro, mucho más medidos los dos desde el 1-1, más pendientes de los riesgos que de los beneficios.

Ni había aparecido hasta entonces Antoine Griezmann ni apareció después, sin la frescura de piernas todavía que exige cualquier partido de competición oficial, sin el protagonismo de un futbolista de su talla y sustituido en el minuto 55 por Ángel Correa, cuando, instantes después, de repente, un penalti impulsó al Real Madrid.

Una mano prescindible de Juanfran, quizá accidental, a lo mejor provocada por la pugna con Benzema, pero penalti al fin y al cabo. Lo transformó Sergio Ramos, con un lanzamiento sutil, con toda la seguridad del mundo, inalcanzable e impredecible para Oblak para dar al Real Madrid la sensación ya de medio título, pero sólo sensación.

Porque las embestidas ofensivas del Atlético habían decaído desde mucho antes, prácticamente desde el gol que le adelantó a los 50 segundos, sometido aparentemente ya por el Real Madrid hasta el regalo de Marcelo que aceptó Juanfran, dio continuidad Correa y culminó Diego Costa con el 2-2 a los 78', para llevar el partido al alargue.

La prórroga... de Saúl, de Koke y del Atlético, que se adueñó definitivamente de la Supercopa de Europa, con una volea preciosa del primero con la izquierda, previo fallo de Varane, a los 98', con el 4-2 del segundo instantes después, a los 104', y con el séptimo título europeo, cuatro con Simeone, del equipo rojiblanco.

Fue además el primer trofeo que el uruguayo Diego Godín levantó con la cinta de capitán de un equipo colchonero que arrancó la temporada con este título y demostrando que está para pelear grandes cosas.

LOS DETALLES

Atlético de Madrid 4-2 Real Madrid 2

Estadio: Le Coq Arena (Tallinn, Estonia)
Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia).
Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Lucas; Lemar (90', Thomas), Rodri (71', Vitolo), Saúl, Koke; Griezmann (57', A. Correa) y Diego Costa (108', Giménez). D.T. Diego Simeone.
Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (76', Dani Ceballos), Kroos (102', Borja Mayoral); Isco (83', Lucas Vázquez), Marco Asensio (57', Modric), Bale; y Benzema. D.T. Julen Lopetegui.
Amarillas: Marco Asensio, Marcelo, Dani Ceballos (Real Madrid); Correa, Diego Costa (Atlético de Madrid).
Goles: 49" Diego Costa (A.M.), 27' Karim Benzema (R.M), 62' Sergio Ramos de penal (R.M.), 78' Diego Costa (A.M.), 98' Saúl (A.M.), 104' Koke (A.M.).

Atlético de Madrid y Real Madrid en la Supercopa de Europa. Foto: AFP.
Atlético de Madrid y Real Madrid en la Supercopa de Europa. Foto: AFP.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º