PLAZA COLONIA

Él sabe de gloria "patablanca"

Espinel siguió los consejos de Aguirre y Plaza volvió a superarse.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Festejo. Los jugadores de Plaza celebran uno de sus goles ante Nacional mientras Espinel sigue dando instrucciones. Foto: Marcelo Bonkour.

La victoria de Plaza ante Nacional no sólo permitió al equipo de Espinel situarse como único líder del Torneo Clausura, sino que le hizo revivir un momento de felicidad como hacía años que no disfrutaba. En el comienzo del milenio el conjunto "patablanca" ascendió a Primera División tras ganar a Villa Teresa por 2-1 en el último partido.

Aquel equipo estaba dirigido por Diego Aguirre y entre sus filas contaba con algunos nombres conocidos, como Yari Silvera (entonces jugador de la selección uruguaya), un joven Diego Lugano, que formaba dupla defensiva con un tal Eduardo Espinel, el artífice del feliz presente que vive hoy el equipo de Colonia. Aquel plantel no sólo ascendió sino que tuvo un debut espectacular en primera.

En aquella época de integración del fútbol del interior, el Campeonato Uruguayo de 2002 se jugó con los equipos divididos en tres grupos, dos con los equipos de Montevideo y un tercero con los del Interior. Este último lo ganó Plaza, imponiéndose en la tabla a Deportivo Maldonado, Tacuarembó, Paysandú Bella Vista y Juventud y quedando quinto en la tabla general, por detrás de Peñarol, Nacional, Fénix y Danubio.

De hecho, en Colonia tampoco olvidan que esa temporada le ganaron los dos partidos a los aurinegros, uno por 2-0 y otro por 4-3. Y la frutilla fue que consiguieron meterse en la liguilla Pre-Libertadores, que terminó ganando Fénix.

Eduardo Espinel dijo a la transmisión de VTV nada más terminar el partido del domingo que de aquella época se guardó un consejo de la "Fiera" que nunca olvidó y que el domingo le fue fundamental en su estrategia para lograr el primer triunfo en la historia ante los tricolores: "A los grandes no les gusta correr detrás de la pelota". Y es que para alcanzar la gloria hay que creer y nadie mejor para creer en ella que quien ya la saboreó con el club.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)