ESPAÑA

Girona logró un triunfo que le da aire para salir de zona de descenso

Un gol de Portu, en jugada elaborada con Cristhian Stuani, permitió al equipo catalán obtener la victoria de 1-0 sobre Sevilla.

Los hinchas del Girona festejaron la victoria ante el Sevilla
Los hinchas del Girona festejaron la victoria ante el Sevilla. Foto: @GironaFC

El Girona consiguió este domingo una victoria balsámica en Montilivi al imponerse al Sevilla por 1-0, con gol de Portu, con lo que sale de los puestos de descenso y lastra las opciones de Champions del cuadro de Joaquín Caparrós.

Tras once encuentros sin ganar como local, el equipo de Eusebio Sacristán se hizo acreedor a un triunfo imprescindible que le coloca con dos puntos de ventaja respecto al Valladolid, que marca ahora el descenso.

Para el Sevilla, que sabía que uno de sus rivales por la máxima competición europea, el Valencia, había perdido, el choque de Girona fue otra estación más en su calvario lejos del Ramón Sánchez Pizjuán y no fue capaz ni siquiera de puntuar. Además, perdió para el choque del próximo viernes ante el Leganés al argentino Ever Banega, su cerebro, por roja directa.

Conscientes de la necesidad de frenar la pésima racha que les martirizaba, los pupilos de Eusebio Sacristán, que el miércoles, un día después de que el Girona encajara la sexta derrota seguida al perder contra un rival directo como el Valladolid, fue ratificado como entrenador del conjunto de Montilivi, fueron superiores al Sevilla desde el pitido inicial.

La exhibición de determinación del Girona se acentuó en la segunda mitad. Rebelándose contra el gris presente que le atormentaba, contra la estadística que indica que ninguno de los equipos que a lo largo de la historia de LaLiga han encadenado más de diez partidos como local sin ganar han conseguido la permanencia, los rojiblancos continuaron persiguiendo el triunfo.

Y acabaron celebrándolo en el minuto 61, cuando Portu, incombustible, culminó una combinación con Cristhian Stuani y Pere Pons firmando su octavo gol de la temporada, un tanto que provocó el delirio en las gradas de Montilivi, que no disfrutaban de una victoria del Girona en la competición regular desde hacía más de seis meses, desde que el pasado 27 de octubre el conjunto de Eusebio batió al Rayo Vallecano por 2-1.

El de este domingo es, apenas, el tercer triunfo de los rojiblancos como locales, pero les sirve para tomar aire, para recuperar la confianza, la autoestima y la sonrisa. Y para alejarse del abismo, todo lo contrario que para el Sevilla, que no acaba de dar el paso para depender de sí mismo en la lucha por la Liga de Campeones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)