ESTADOS UNIDOS

Ginella llegó a la MLS y ahora lo disfruta: "Trabajé mucho para estar acá"

El volante central, con presencia en las selecciones juveniles de Uruguay, es nuevo jugador de Los Ángeles FC y vive un gran momento.

Francisco Ginella en el juego entre Los Ángeles e Inter Miami. Foto: AFP.
Francisco Ginella en el juego entre Los Ángeles e Inter Miami. Foto: AFP.

A Francisco Ginella le alcanzaron 35 partidos en Primera División para dar un paso en su carrera luego de dejar una grata impresión en Wanderers, donde se transformó en titular indiscutido en la temporada 2019 bajo la conducción de Román Cuello y posteriormente de Alfredo Arias. Hoy es jugador de Los Ángeles FC, uno de los equipos más importante de la MLS de Estados Unidos, donde también juegan los futbolistas uruguayos Diego Rossi y Brian Rodríguez.

“Desde que llegué los dos me aconsejaron mucho, me ayudaron a la adaptación a la ciudad, el club, a lo que pide el técnico; me hablaron de antemano sobre cuál era la idea del club, sobre la forma de jugar, entonces cuando fui a la cancha ya era distinto porque tenía un conocimiento previo”, explicó “Pancho” desde Los Ángeles.

“Acá me están utilizando de lo que llaman número 6; usamos un 4-3-3 y me ponen de pivote, como volante central más retrasado. Hay mucha rotación, de hecho en alguna jugada llego al área y me cubren, no es tan posicional. Buscamos hacer una presión alta y que tenga sentido la posesión”, agregó el futbolista uruguayo que al cierre de esta edición enfrentaba a Philadelphia Union. En la primera fecha fue titular en el triunfo 1-0 ante Inter Miami de Diego Alonso.

Francisco Ginella en el estreno de Los Ángeles frente a Inter Miami.
Francisco Ginella en el estreno de Los Ángeles frente a Inter Miami.

Sobre lo rápido que se han dado las cosas en su carrera, Ginella expresó que “se dio rápido el tema de la adaptación. El año pasado me asenté en Primera División y agarré más continuidad, antes me había costado. Trabajé mucho para lograr esto, para estar acá. Todo se va dando como alguna vez lo soñé”.

Ginella nunca descuidó los estudios, y en base a ellos hizo malabares para no perder el tren. “En el liceo pedía autorización y me permitían salir unos minutos antes y siempre algún familiar hacía el esfuerzo de ir a buscarme y llevarme a practicar, hasta los abuelos se involucraban en este tema”.

El volante, que representó a la selección Sub 23 en el Preolímpico, agregó que “no considero que haya hecho un sacrificio, sí me esforcé mucho para llegar hasta acá. Por ahí sí hacen sacrificio los que se vienen con 13, 14 años del interior a vivir en una casita con gente que antes no conocían y de un día al otro tienen que pasar a compartir momentos y dormir con ellos, esos jugadores maduran a la fuerza y antes. Eso sí es sacrificio. Por lo menos lo mío sí fue un esfuerzo muy grande, acompañado por la ayuda de mis padres para que pudiera seguir haciendo las dos cosas, estudiando y jugando al fútbol”.

Francisco Ginella junto a su familia en el estadio.
Francisco Ginella junto a su familia en el estadio.

El exfutbolista bohemio tiene una forma de expresarse cauta, buscando las mejores palabras para dar a entender sus ideas. Es un futbolista que demuestra afuera de la cancha la misma inteligencia que tiene para jugar y distribuir la pelota. Ese hecho lo hace un jugador mucho más completo.

Luego de terminar el liceo, Ginella estudió dos años de administración de empresas. “Me quiero centrar 100% en el fútbol en estos meses, después veré cómo sigo los estudios; hoy no lo tengo claro”, dijo.

Sobre la MLS, el mediocampista señaló que “es un fútbol muy dinámico, con un ida y vuelta constante. Los jugadores tienen una capacidad técnica grande; se nota que en juveniles han estado trabajando mucho. En los entrenamientos se trabaja siempre con pelota, el tema de la infraestructura ayuda mucho al desarrollo del jugador y que se vea un buen fútbol, eso creo que es lo que lo diferencia del Uruguay. Se busca potenciar al jugador en todo momento”.

Ginella pasa muchas horas en el club, donde tienen absolutamente todo. “Llego temprano para desayunar, después entrenamos y me quedo a almorzar y recién ahí me voy a casa. Incluso me mandan la cena”, puntualizó.

Francisco Ginella con la camiseta de Wanderers en un duelo ante Nacional. Foto: Archivo El País.
Francisco Ginella con la camiseta de Wanderers en un duelo ante Nacional. Foto: Archivo El País.

Vive en un apartamento que queda a 15 minutos del centro de entrenamiento y a la misma distancia del estadio, por lo que tiene las instalaciones cerca. “El club me prestó un auto y me muevo de esa forma. Tanto Brian como Diego viven para el otro lado, por eso no me voy con ellos”.

Ante la pregunta sobre qué aspecto del juego considera que debe mejorar, la respuesta fue contundente: “todo”. Y agregó que “acá en Los Ángeles me hacen mucho hincapié en los perfiles, ir a buscar la segunda pelota más rápido cuando me sobrepasa y me insisten en no correr de más”.

Ginella no tiene ídolos, pero sí jugadores a los que mira, como algunos de los que juegan en la selección de Tabárez. “Me gusta mucho Rodrigo Bentancur. Trato de hacer algunas cosas parecidas como las que hace él”, contó.

Con 21 años, Ginella escribe su historia en el fútbol. Recién empieza, tiene mucho para dar.

Francisco Ginella celebra su gol frente a Perú en el Sub 23. Foto: EFE.
Francisco Ginella celebra su gol frente a Perú en el Sub 23. Foto: EFE.
SELECCIÓN SUB 23

"Fallamos porque no clasificamos"

Sobre su experiencia en la Sub 23 de Uruguay, Ginella dijo que “nos costó la primera fase, nos encontramos con equipos que jugaban muy bien. El primer objetivo era pasar de fase y lo cumplimos. La manera no fue la mejor, esperábamos ser más vistosos o elaborar más jugadas de gol, que era algo que estábamos en el debe. En la segunda fase, cuando las papas queman, hicimos un buen papel, aunque queríamos clasificar. Los que mandan son los números y fallamos porque no clasificamos. Pasando raya no sé si fue tan malo nuestro torneo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados