ESPAÑA

El Getafe de los uruguayos ganó un partido clave para meterse en la Champions League

Con ayuda del VAR, el equipo azulón derrotó al Sevilla por 3 a 0.

Leandro Cabrera en el partido entre el Getafe y el Sevilla. Foto: Efe.
Leandro Cabrera en el partido entre el Getafe y el Sevilla. Foto: Efe.

Con ayuda del VAR, el Getafe, equipo que cuenta con cinco futbolistas uruguayos en su plantel, derrotó al Sevilla por 3 a 0 en un partido clave para meterse en la UEFA Champions League.

La aparición del VAR con dos penales casi consecutivos y calcados por mano de dos jugadores del equipo andaluz, impulsó al azulón, que logró superar a su rival en la clasificación gracias a esta victoria.

Ambos equipos se jugaban en 90 minutos buena parte de sus aspiraciones de participar la próxima temporada en la Liga de Campeones. El Sevilla, impulsado por el efecto Caparrós, llegó al Coliseum Alfonso Pérez con un punto de ventaja sobre el Getafe, que necesitaba ganar para mantener su candidatura al máximo viaje continental.

El equipo azulón tenía en cancha a Leandro Cabrera y Mauro Arambarri y en el banco de suplentes a Sebastián Cristóforo. Damián Suárez y Mathías Olivera, titulares habituales, estaban suspendidos.

El fútbol, que a veces se decide por detalles, en esta ocasión cambió de tendencia por el VAR, claramente decisivo a favor del Getafe cuando estaba atascado en su idea de asestar un golpe al Sevilla con el que arrebatarle la preciada cuarta posición.

En un par de jugadas casi clavadas, separadas por apenas diez minutos (entre el 35 y el 45), varió el rumbo de un duelo que hasta el último tramo del primer tiempo era trabado, con más ocasiones para el equipo de Joaquín Caparrós y con el cuadro azulón sostenido por su espíritu guerrero y por la buena actuación del central togolés Djené Dakonam.

El africano volvió a sobresalir por encima de sus compañeros, aliviados por el primer penal que pitó el árbitro Antonio Mateu Lahoz después de revisar el VAR. Djené, con una defensa mermada por las ausencias de los Suárez y Olivera y del francés Dimitri Foulquier, se erigió como la muralla de contención ante los ataques del cuadro andaluz.

Y es que hasta la mano del argentino Franco Vázquez, el Sevilla, en dos casos aislados, consiguió inquietar el arco defendido por David Soria. El arquero del Getafe tuvo que emplearse a fondo para detener un disparo del francés Wissam Ben Yedder e hizo la estatua en otra ocasión de "El Mudo" Vázquez que se marchó fuera rozando el palo derecho de la meta del Getafe.

Mientras, el cuadro azulón, fiel a su estilo, aguantó las tímidas intentonas sevillistas y, a la vez, como una aplanadora, dedicó sus esfuerzos a comer terreno a su rival a base de empuje y colocación, fiel al estilo del técnico de moda en La Liga, José Bordalás.

Mauro Arambarri en el Sevilla vs. Getafe. Foto: AFP.
Mauro Arambarri en el Sevilla vs. Getafe. Foto: AFP.

En medio de ese pequeño estirón del Getafe, llegó el penal por mano de "El Mudo" Vázquez que transformó Jaime Mata. Hasta ese instante, salvo un disparo de Jorge Molina que se fue a las nubes, los hombres de Bordalás, con un espíritu de pelea inagotable, apenas aportaron mucho más sobre el césped.

Y para desesperación de Caparrós, cuando el partido parecía marcharse al descanso, en otro remate aislado del Getafe la pelota tocó la mano de Sergio Escudero. De nuevo, previo paso por el VAR, Mateu Lahoz decretó otro penal que transformó Jorge Molina con expulsión incluida para Escudero tras ver su segunda amarilla.

La suerte estaba echada para el Sevilla. Con 2-0, con un hombre menos y con 45 minutos por delante frente a uno de los equipos más impenetrables del campeonato, necesitaba un milagro que no llegó para conseguir puntuar. Todo lo contrario, porque al inicio de la segunda parte, una jugada de Jaime Mata acabó en un remate de Jorge Molina que sentenció el choque.

La pareja de delanteros, con 27 goles entre ambos en La Liga, finiquitó el partido y sostuvo el sueño europeo del Getafe. Sólo otra expulsión, la de Djené, tras pasar de nuevo el escrutinio del VAR después de una dura entrada sobre Jesús Navas, sobresaltó a un equipo que a falta de cinco partidos es dueño de una plaza de Liga de Campeones, algo inimaginable a principios de la temporada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)