AUF

Gastón Tealdi, el estratega de Peñarol que se convirtió en lugarteniente

Su participación en la redacción y negociación de aprobación de los nuevos Estatutos elevaron su consideración internacional; hoy es pieza clave en la nueva Asociación Uruguaya.

Gastón Tealdi, vicepresidente de la AUF
Gastón Tealdi, vicepresidente de la AUF. Foto: Francisco Flores.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Decidió que tenía que seguir un camino diferente, porque le apasiona estar en la cocina del fútbol. Y eso que salir del club de sus amores no era una tarea para nada sencilla, mucho más cuando el presidente Jorge Barrera se encargó de decirle, y sin rodeos: “voy a hacer hasta lo imposible para que no seas vos”.

Pero no había forma de frenarlo y mucho menos después de medir el grado de conocimiento que Gastón Tealdi había aportado para la elaboración de los nuevos estatutos del fútbol uruguayo.

Entonces, aquél estratega que forjó una campaña de grandes éxitos en los peores momentos a los que fue sometida la delegación de Peñarol, dio el paso que esperaba y lentamente se transformó en el Lugarteniente del presidente de la AUF.

No fue necesario que presumiera de nada, ni que elaborara un currículum vitae para exhibir sus conocimientos jurídicos y, especialmente, su manera de relacionarse con los pares. Tampoco era imprescindible que Barrera, presidente de Peñarol, hiciera un canto de la capacidad del abogado que podría incorporarse a la gestión de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Para qué agregar datos a los elementos que saltaban a la vista. Como admitió el presidente de Cerro Largo, Ernesto Dehl, a Ovación, Tealdi integró “la delegación de Peñarol que se movió muy bien en los Tribunales”.

El nieto Julio María Sosa, presidente de Peñarol desde 1921 a 1928 y primer presidente honorario del club; el hijo de Julio María Tealdi, quien fuera delegado con Washington Cataldi, siguió el gran ejemplo de algunos maestros pero le aportó una impronta particular a la delegación aurinegra. Tealdi dejó de lado la frase que rechinaba en la AUF ("esto es Peñarol") y apostó a transitar por un camino de fortalecimiento de las relaciones con todos los delegados y a defender los intereses por medio de los conceptos jurídicos. Su lema fue: convencer y no imponer.

Su primer aporte se dio en la audiencia ante el Tribunal de Penas sobre el caso del botellazo al árbitro Daniel Fedorczuk en oportunidad del partido que Peñarol y Liverpool disputaron en el Campeón del Siglo en agosto de 2016. Si bien la defensa ya estaba iniciada, Tealdi expuso argumentos que terminaron colaborando para que a los aurinegros fuesen sancionados con un partido a puertas cerradas, cuando la especulación previa hablaba de pérdida de puntos.

La Tribuna Ámsterdam en Rampla Juniors-Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.
La Tribuna Ámsterdam en Rampla-Peñarol.

El gran salto hacia la consideración especial para aquel abogado que había llegado al club como integrante de Sentimiento 1891 se dio tras los incidentes en la tribuna Ámsterdam en oportunidad del partido Rampla-Peñarol. El herido de bala en octubre de 2016 le significó a Peñarol perder ese cotejo que se había suspendido cuando el picapiedra ganaba 1-0 y tener que jugar otro partido a puertas cerradas.

“Cuando terminó el Consejo me arrimé a Barrera para ofrecer mi colaboración. Su respuesta me comprometió más con el tema: ‘Gastón, contás con todo mi respaldo, dale para adelante’. Me pasé estudiando jurisprudencia internacional, fallos en Europa, y armé un escrito que se basó en el artículo 5 del código disciplinario. El concepto fue: cuando un equipo es visitante de quién es la responsabilidad”, recordó Tealdi a Ovación.

Y ganó. En aquel momento se hablaba de la quita de varios puntos, pero al final terminó titulándose “la sacó regalada”. Como también lo hizo tras la suspensión del clásico conocido como el de “la garrafa”. Peñarol perdió el partido que no se jugó, pero no le quitaron más puntos. Ni siquiera para el campeonato siguiente. Otra vez la búsqueda de antecedentes terminó convenciendo al Tribunal de Penas.

"Gastón (Tealdi) mejoró la defensa y reacomodó el posicionamiento de la delegación de Peñarol. El cambio fue sustancial en el manejo de los aspectos legales"

Fernando Sosa
Fernando SosaNeutral de la AUF y expresidente del Tribunal de Penas

Fernando Sosa, en aquellos tiempos el presidente del Tribunal y hoy compañero de Tealdi en el Ejecutivo, rememoró para Ovación los hechos. “Fue un momento muy complicado para Peñarol porque cambió la reglamentación de FIFA y el régimen de responsabilidad de los clubes. Hasta ese instante Peñarol no estaba manejando adecuadamente la solución de fondo en materia de seguridad y tampoco la estrategia con la que abordaba los temas ante el Tribunal. Gastón mejoró la defensa y reacomodó el posicionamiento de la delegación. El cambio fue sustancial en el manejo de los aspectos legales y también en la interna de Peñarol en materia de seguridad”.

Tealdi siguió incorporando triunfos a su gestión como abogado defensor del club. El mayor llegó a nivel internacional y después de los hechos de violencia registrados en abril de 2017 en el partido Peñarol-Palmeiras en el Campeón del Siglo.

El partido de Peñarol ante Palmeiras terminó a los golpes. Foto: Gerardo Pérez
El partido de Peñarol ante Palmeiras que terminó a los golpes. Foto: Gerardo Pérez

En Sudamérica se hablaba de la eliminación del carbonero de la Copa Libertadores e incluso de la siguiente edición del torneo continental. En primer lugar se hizo un escrito bien sólido con argumentación con técnica, pero la gran jugada llegó cuando se solicitó audiencia a la Unidad Disciplinaria de la Conmebol.

La asistencia con Barrera fue algo fuera de lo común en los procesos disciplinarios del organismo rector del fútbol sudamericano y terminó siendo de enorme valor. A Peñarol se lo multó con 150.000 dólares (estaba previsto hasta una multa de 400.000) y un partido a puertas cerradas. Histórico. Porque el costo pudo ser mayor.

El festejo de Michele Fini con Diego López. Foto: Fernando Ponzetto
El festejo de Michele Fini con Diego López. Foto: Fernando Ponzetto

El mojón que faltaba apareció en la defensa de los puntos que Nacional reclamaba en la definición del Campeonato Uruguayo 2018. El italiano Michele Fini, asistente de Diego López, durante unos minutos de la final –tras la expulsión del ‘Memo’- se quedó en la cancha dando indicaciones. Nacional hizo el reclamo y aunque Tealdi estaba en Estados Unidos construyó la base de la defensa con un escrito que después Gonzalo Moratorio y Juan Antonio Rodríguez terminaron de construir.

La AUF terminó confirmando a Peñarol como campeón uruguayo y en una votación dividida que pudo hacerle perder los puntos y consagrar a Nacional.

Ese hombre era el que Barrera no quería perder para no resentir el peso en la delegación. Pero al final comprendió que debía aceptar que se trataba de una persona con tiempo y disposición para involucrarse en la gestión de la AUF.

Hoy, el titular aurinegro afirma con orgullo que en la AUF trabaja un abogado “estudioso, que no emite opinión hasta no respaldarla con el fundamento reglamentario o legal que lo rige. Honesto intelectualmente, ya que no apoya soluciones que no tengan estricto apego al derecho. Es leal, no tiene doble discurso entre sus dichos en público y en privado”. Y, además, precisa: “Es uno de los referentes que siempre escucho antes de tomar una decisión”.

Si bien tenía las alforjas llenas de grandes trabajos legales realizados, Tealdi empezó a construir su camino hacia la AUF cuando fue incluido en la Comisión que tenía que elaborar los nuevos Estatutos y que funcionó mucho antes que se concretara la intervención de la FIFA.

La solidificó con su inclusión en el equipo formado por la Comisión Normalizadora que presidió Pedro Bordaberry para abrir las puertas a la integración de los árbitros, de OFI y de los futbolistas a la nueva AUF. Tealdi estuvo en la redacción del texto y en la negociación con todos los actores, vital para lograr que se equipararan los votos entre la C, la OFI y los clubes.

"Barrera me dijo que Gastón (Tealdi) se encargaría de los temas de la reforma del estatuto y así fue. Siempre colaboró aportando una visión jurídica clara y sólida"

Alvaro Palenga, Pedro Bordaberry, Sebastián Salveraglio.
Pedro BordaberryExpresidente de la Comisión Normalizadora de la AUF

Bordaberry, al referirse a Tealdi, subrayó a Ovación: “Al llegar a la AUF cité a todos los presidentes de clubes. Jorge Barrera, a quien conocía mucho y bien desde hacía tiempo, llegó con Gastón. Me dijo que Gastón se encargaría de los temas de la reforma del estatuto y así fue. Siempre colaboró aportando una visión jurídica clara y sólida”.

Claro que el ingreso al nuevo Ejecutivo de siete miembros quedó abrochado la noche misma de la elección de Ignacio Alonso como presidente.

El 21 de marzo de 2019, gracias a la relación que había entablado con Fernando Sosa armó la famosa reunión en la esquina de la AUF que torció la votación de los representantes de OFI. Tealdi convenció con sus argumentos para que el mandato entregado de votar por Óscar Curuchet se diera vuelta.

Gastón Tealdi con Gianni Infantino, presidente de la FIFA, e Ignacio Alonso
Gastón Tealdi con Gianni Infantino, presidente de la FIFA, e Ignacio Alonso.

Fue designado como vicepresidente y no detuvo su respeto por el compromiso, el esfuerzo y el trabajo. Se ha movido codo a codo con sus compañeros, especialmente con el presidente. Si hay algo que ha dejado en claro es que quiere lograr la mayor reducción posible de los costos de la AUF y fortalecer la unión con el Interior.

Por si fuera poco también se encargó especialmente para reposicionar la imagen de Uruguay en el exterior. Con Alonso hicieron contactos al más alto nivel para terminar logrando que el presidente de la AUF ingresase en la FIFA como representante de Conmebol.

Tealdi, además, redactó la propuesta al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que derivó en el Decreto 8/5/2020 que permitió que muchos jugadores, árbitros, personal de recaudación y trabajadores en general pudieran tener cobertura de Seguro de Desempleo, ya que no tenían porque no llegaban a computar el tiempo ni los jornales necesarios para tener derecho.

Ese compromiso se lo reconoce Ignacio Alonso cuando afirmó a Ovación: “Es uno de los mejores dirigentes de su generación, que tiene aplomo, visión amplia, dominio de las situaciones concretas. Tiene una gran inteligencia para abordar todo tipo de temas, incluso los económicos, y que la capacidad que tiene le permite cubrir este cargo como cualquier otro cargo de gran responsabilidad sea en el ámbito que sea. Es uno de los puntales del Ejecutivo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados