FUERA DE SERIE

Paul Gascoigne, el ídolo que conoció el infierno del alcohol y pudo volver

Uno de los mejores futbolistas ingleses de la historia escapó de los excesos y los escándalos.

Paul Gascoigne
Paul Gascoigne en una foto reciente: la vida le sonríe junto al jacuzzi

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Mucho antes de eso, Paul Gascoigne era el mejor futbolista nacido en Inglaterra luego de Bobby Charlton, la leyenda del Mundial de 1966. Y protagonizó la mejor campaña de su seleccionado desde aquel título (el único en la historia moderna para los inventores del fútbol), que fue el cuarto puesto en Italia 90. El furor que provocó en los hinchas tuvo nombre: Gazzamanía.

Se había hecho conocido en 1985, cuando con 17 años llevó al Newclastle a conquistar la FA Cup Juvenil, con dos golazos suyos en la goleada sobre el Watford por 4 a 1. Fue tan fulgurante su aparición que pocos días después ya estaba en el primer equipo. Aquel fútbol inglés de la era previa a la Premier era más bien rústico, de corredores y chocadores. Gazza se mostró muy distinto: un hombre de talento y habilidad, además con un carisma que conquistaba a los hinchas. Su popularidad también creció con sus defectos: era capaz de recibir una tarjeta roja por burlarse del árbitro o pelearse con sus compañeros.

Su vida parecía una broma permanente. Por ejemplo, cuando le preguntan por el Mundial de 1990, en vez de hablar de sus grandes actuaciones, comenta lo bien que lo pasó en Italia. “Mi mayor recuerdo de Italia 90 es subir al avión y sentir la emoción de irme de vacaciones. Jugué al tenis, pasé tiempo junto a la piscina, estaba en los botes a pedal de un lago”, asegura.

Incluso se cuenta que estuvo jugando al tenis en el hotel hasta bien tarde, la noche previa a la semifinal contra Alemania. Eso no impidió que dejara el alma en la cancha. Y también sus lágrimas, cuando le sacaron una tarjeta amarilla que lo hubiera dejado fuera del equipo en una eventual final.

En 1988 estuvo a punto de ir al Manchester United, pero eligió al Tottenham Hotspur. Visto lo ocurrido después, fue un error, porque el United despegaría como el gran equipo inglés de la década de 1990. Lo que lo decidió fue que el Tottenham le ofreció, además de dinero, una casa para sus padres valuada en 120.000 libras y un BMW de lujo con chapa personalizada. A último momento y por reclamo de su hermana, agregó en su pedido una cama solar. Lo curioso es que cuando enchufaron la cama solar, la casa “voló”, de acuerdo con su relato.

Gascoigne
Julio de 2016: Gazza en su peor momento

Se asegura que muchos jugadores británicos se volvieron aficionados a la bebida debido a que los estadios solían tener un pub, donde iban luego de los entrenamientos y los partidos. Pero Gazza superó todos los parámetros y de a poco se convirtió en un alcohólico.

Tampoco lo suyo se originó en el hábito de visitar el pub del estadio. Él mismo reconoció en una de sus biografías, Gazza: My Story, una tendencia a desarrollar adicciones y desórdenes de conducta. Cuando era niño se rascaba incesantemente hasta lastimarse la piel. Después fueron horas dedicadas a los videojuegos. Y terminó en el consumo de alcohol, droga y comida chatarra. En todo eso buscaba un salvavidas para una personalidad frágil, con un trastorno bipolar. Tal vez todo se originó en su infancia, cuando su padre murió repentinamente por una hemorragia cerebral o cuando vio morir a un amigo en la calle.

Como en tantos otros casos de cracks problemáticos, no lo favoreció su entorno, repleto de gente que solo quiso aprovechar su fama y su dinero. Y sus andanzas fueron carne de cañón de los tabloides.

En 1992 pasó al Lazio, cuando Italia era la meca del fútbol. Nunca llegó a rendir. En 1995 se fue al Glasgow Rangers. Allí volvió a sus mejores días como jugador y se convirtió en ídolo, aunque al final reaparecieron su indisciplina y sus líos. Una vez se tomó varios whiskies semiescondido en el vestuario, durante el entretiempo. Como en el segundo tiempo hizo tres goles, llegó a creer que el alcohol podía ser la solución y no el problema.

Luego anduvo por varios clubes, donde duró poco: Middlesbrough, Everton, el Burnley de la segunda división inglesa. Estuvo a punto de anunciar su retiro, pero le salió una oferta del Gansu Tianma de China, cuando la liga china estaba en sus inicios. No terminó el contrato y se marchó al Boston United inglés como jugador y entrenador, muy lejos ya de su esplendor.
Se retiró en 2004. Ya hacía dos años que había iniciado infructuosos tratamientos para dejar la bebida. Las noticias comenzaron a ser todas patéticas: denuncias policiales, desmayos en público, escándalos. Ahora, sin embargo, parece ser diferente.

Se retiró en 2004. Ya hacía dos años que había iniciado infructuosos tratamientos para dejar la bebida. Las noticias comenzaron a ser todas patéticas: denuncias policiales, desmayos en público, escándalos. Ahora, sin embargo, parece ser diferente.

Una vida de película termina en el cine. En agosto de este año se anunció que productores ingleses quieren llevar adelante su biopic y están buscando el actor que lo represente.

 

Gascoigne
Gascoigne con la camiseta de la selección inglesa
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados