MUNDIAL

García Carmona: el empresario que cree en la Copa de 2030

El argentino está convencido que la FIFA no pondrá en la balanza la realidad de la AUF.

Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores

L o primero que impresiona en Alberto García Carmona es su altura. No en vano jugó al básquetbol y al voleibol en su San Juan natal. El exitoso empresario argentino es una de las caras visibles de “Iniciativa 2030”, un grupo de hombres de negocios que se han unido para apoyar la candidatura de Uruguay, Argentina y Paraguay al Mundial 2030. Es que para que el sueño mundialista siga vivo en este lado de América del Sur, deben unirse las iniciativas privadas a las públicas.

En una de sus tantos viajes a Montevideo, porque García Carmona es el representante de la marca alemana Borgward para Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, habló con Ovación y aseguró que la posibilidades para Uruguay, Argentina y Paraguay siguen intacta más allá de las aguas tumultuosas donde navega hoy la AUF como ya hizo antes la AFA.

“Iniciativa 2030” es una asociación civil sin fines de lucro cuyo principal objetivo es colaborar con la postulación de Argentina, Uruguay y Paraguay al Mundial que se llevará a cabo dentro de 12 años. La mencionada asociación civil está integrada por empresas, instituciones y personas y cuenta con el apoyo de los tres gobiernos involucrados. La Comisión Directiva de “Iniciativa 2030” está integrada por 12 miembros, cuatro uruguayos, cuatro argentinos y cuatro paraguayos. Y en proceso de incorporar muchos más miembros.

“Todos los empresarios deberían ver en el fútbol lo que estamos viendo nosotros, más en el Mundial 2030. Vemos un evento que trasciende a la conyuntura de nuestros negocios, a la diaria nuestra. Es muy atractivo para nosotros pensar en un proyecto a 12 años . Porque en estos países estamos acostumbrados a pensar en planes de negocios a corto plazo. Tres, cuatro años, a veces dos y a veces meses. Pensar en este proyecto a 12 años es muy desafiante para nosotros. Y muy interesante más en este momento y en este mundo donde las cosas cambian vertiginosamente. Dentro de 12 años todo va a ser diferente y así tendremos que aprender a pensar distinto”, explicó García Carmona sobre la razón por la cual un empresario reconocido como él quiere involucrarse en el fútbol.

“Además, el Mundial nos va a permitir dejar un legado en nuestros tres países. Y ese legado tiene que ver no sólo con lo deportivo sino con lo social. Y con la pasión de nuestros pueblos detrás de la pelota y lo que eso significa. Es un fenómeno impresionante desde el punto de vista sociológico. Nosotros lo vemos como cualquier aficionado al fútbol, pero visto desde otro lado la organización de un evento de este tipo nos plantea otro tipo de desafíos”, insistió.

“Esto comenzó casi como una conversación de café con estos argumentos que acabo de dar y después fue tomando cada vez más forma y decidimos hacer una asociación civil sin fines de lucro, de empresarios a nivel internacional. La idea es impulsar el evento y tener, además, la posibilidad de tener una agenda de trabajo internacional. Se van a involucrar fenómenos de infraestructura, de servicios y de cooperación entre países, que nunca se ha dado”, afirmó.

Con respecto a si nuestros países están en condiciones de organizar un evento tan importante como un Mundial, en el que además participarán 48 países, García Carmona fiel a su personalidad, es optimista.

“Nuestros países desde que nacieron han sido muy turbulentos y hemos tenido siempre cosas para mejorar. Estoy convencido que un evento de estas características es una muy buena excusa para plantear las cosas desde otro punto de vista y hacerlas bien. Obvio, que vamos a necesitar una fuerte inversión en infraestructura y en adaptación de la que ya existen; y en servicios, como para poder llevar un buen master plan a la postulación. Sé que nos hacen falta muchas cosas para organizar un Mundial, pero creo que podemos hacerlo. Porque lo más importante que tienen nuestros pueblos es la pasión. Y hay que aprovecharla”.

Con la mano en el corazón el empresario aseguró que es posible organizar el Mundial 2030, más allá de los problemas que vive hoy el fútbol uruguayo. “No estamos tan mal, a pesar del momento que está viviendo hoy la AUF. Hay que saber diferencias la coyuntura de cada uno de los países. Sé que es difícil, pero justamente, en los momentos en que estamos mal, no tenemos que renunciar, todo lo contrario. Cuando arrancamos con esto, en Argentina no teníamos AFA. Lo que está viviendo el fútbol uruguayo es coyuntural y no creo que la FIFA lo ponga en la balanza para darnos el Mundial o no. Sobre todo si le sumamos el hilo conductor que son los 100 años del primer Mundial. Y es una gran oportunidad de demostrar que podemos hacer bien las cosas”.

Un espejo donde mirarse en 2026.

García Carmona ve como muy favorable que el Mundial 2026 sea organizado también por tres países: Estados Unidos México y Canadá. Aunque por un lado podría parecer difícil que la FIFA vuelva a concedérselo a otras tres naciones.

“Para mí es muy positivo, en primer lugar porque es la primera vez que tres países van a organizar un evento de estas características y con 48 países jugando. La experiencia de ellos, desde ahora, desde cómo se organiza, desde la logística y la infraestructura que van a utilizar. Todo eso va a ser bueno para nosotros. Es un ejemplo para poder mirar y aprovechar los pasos que ellos ya están dando y vayan a dar. Y sobre todo lo que puede pasar en 2026. Allí vamos a tener la posibilidad de ver qué es lo que está bien hecho y lo que no. Porque de estos procesos tan importantes siempre surgen aciertos y errores. Reitero, la experiencia de Estados Unidos, México y Canadá va a ser muy buena para nosotros”, señaló.

¿FANÁTICO?

No, pero va a ver a San Martín

Es abogado y se especializó en Economía y Asuntos Públicos en Estados Unidos y en otros países. Fue director de General Motors en Argentina durante casi diez años. Y desde el 2017 es representante la automotriz alemana Borgward para el cono sur.

García Carmona no se considera un hincha fanático del fútbol. Es hincha de San Martín en su San Juan natal y simpatizante de Boca. “Si hubiera un pasionómetro yo estaría en el medio. No soy una persona fanática del fútbol. Pero San Martín es más fuerte que Boca y cuando voy a ver a mi madre, aprovecho, si justo hay un partido, y voy”.

Dice que está acostumbrado a que le tiren pelotas porque jugaba como bloqueador tanto en el básquetbol de Estudiantil como al voleibol en Obras Sanitarias de San Juan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)