Vea el video

Cuando ganar es lo mínimo

El Bayern logró su tercera liga al hilo, pero el reto de Guardiola recién comienza

Sólo a un entrenador con una mística especial como Pep Guardiola se le puede plantear una misión como la que una potencia europea como el Bayern de Múnich le encomendó al técnico español: el club lo ganó todo con Heynckes hace dos temporadas (triplete de honor con Liga, Copa y Champions) y, ante la marcha del mismo, sólo cabía la posibilidad del español para seguir creciendo. Pero, cuando vienes de llenar las vitrinas ¿cómo creces? Porque hablamos de seguir progresando, no de mantener el listón a la misma altura...

Firmando con Guardiola, los antiguos cracks bávaros que hoy gobiernan el Bayern sellaban una apuesta por un embellecimiento del juego colectivo y quién mejor para ello que uno de los mayores románticos de la pelota. El proyecto generó sus dudas de inicio, las mismas que genera cualquier innovación. A los alemanes les costaba asumir que su golero debía jugar como un zaguero más y aún más les extrañaba ver a un DT que abroncaba a sus pupilos cuando estos remataban desde lejos al arco en lugar de atravesar líneas combinando. Los nuevos conceptos fueron asentándose y congeniando con los tradicionales valores del fútbol alemán. Así, en su primer año, el Bayern de Pep conquistaba la Bundesliga con muchas fechas de antelación, también la Copa y, cuando en las semifinales de Champions su camino se cruzó con el de Real Madrid, vino el desastre. Derrota ante su público por 4-0 en un duelo en el que se reveló un hecho que no había previsto: había sido tan superior hasta ese momento que cuando le tocó exigirse ya no recordaba cómo hacerlo.

Este año no quiere cometer el mismo error, como demostró con el 6-1 con el que eliminó a Porto la semana pasada. Este fin de semana lograba su 25° título de liga, pero no hubo celebraciones en la calle con los hinchas ni tampoco en la intimidad. No hay nada para festejar todavía. Mañana jugará la final de Copa ante Borussia Dortmund y buscará el doblete, pero tanto el Bayern como Guardiola saben que tanto su gloria como su futuro se pondrán en juego a partir de la próxima semana, precisamente ante el Barça por la Champions, hacia donde el club quiere extender su dominio. Así es la vida cuando se persigue la excelencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)