ARGENTINA

Gallardo y una era llena de trofeos

El entrenador llegó en 2014 y a partir de allí arrasó con la gran mayoría de los trofeos internacionales que disputó el “Millonario”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

Corría el año 2010 y el “Muñeco” abandonaba la institución que lo vio nacer para recalar en Uruguay, más precisamente en Nacional, donde iba a terminar su carrera como futbolistas. En el elenco tricolor debido a varias lesiones que lo aquejaron, no pudo alcanzar una gran regularidad, a pesar de haber salido campeón uruguayo. Una regularidad que sí encontró cuando tomó la dirección técnica en 2011.

Luego de su exitoso paso por Nacional, el entrenador en 2014 se ponía otro objetivo importante, otro grande de América, con lo que eso significa, pero que venía alicaído aún con el resabio de un descenso muy duro dos años antes, el objetivo de Gallardo era River Plate.

Ese que tantas alegrías les había brindado a los hinchas “gallinas” como jugador se lo iba a comenzar a brindar ahora desde el otro lado de la línea, y a pesar de que no logró ningun título local, levantó nada menos que cinco trofeos internacionales en dos años.

El primero en llegar fue la Copa Sudamericana 2014. Una copa especial, donde en semifinales dejaba de lado a su rival de todas las horas, Boca Juniors, con un golazo de Pisculichi, una carta importante de Gallardo que realizó una interesante apuesta por el atacante, y una final ante Atlético Nacional que se cerraba con victoria para quedarse con el primer trofeo en esta era.

En 2015 vendría una seguidilla increíble, primero la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo. Los dos partidos de la serie se definieron por mínima diferencia a favor del “Millonario” y ambos tantos fueron marcados por el “Pato” Sánchez. Unos meses más tarde llegó la hora de la Suruga Bank ante el Gamba Osaka, que también fue victoria para el equipo de Gallardo, con comodidad por 3 a 0.

Pero para cerrar un año mágico, llegó la tan ansiada Copa Libertadores. Una competencia donde nuevamente dejaba afuera a Boca Juniors, tras aquel dilema del gas pimienta, pero a pesar de todo, llegó a la final ante Tigres. El equipo mexicano era el rival del equipo “Millonario”, pero no estuvo a la altura de un equipo compacto, unido y que prácticamente se recitaba de memoria. Este triunfo lo llevó a volver a Japón nueve años después, para jugar el Mundial de Clubes, pero lo enfrentó al mejor equipo del mundo al que no pudo hacerle frente.

Luego de ese Mundial de Clubes, el equipo perdió algunas piezas, pero con la llegada de jugadores del exterior y de algunos juveniles el equipo se repuso para llegar a la noche de la pasada jornada donde luego del empate sin goles en Colombia, lograba una victoria por 2 a 1 que lo convertía en bicampeón de la Recopa Sudamericana.

La era de Gallardo, no terminará acá, es más recién comienza, pero en su haber ya tiene cinco de los diez trofeos internacionales que gano River en sus 115 años de vida. De esta manera, y acompañando a varios entrenadores como Ramón Díaz o Ángel Labruna, el “Muñeco” se convirtió en un entrenador de esos que se metieron en la historia del equipo "Millonario".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)