ENTREVISTA

Gallardo: “Nacional fue un curso acelerado de lo que me iba a pasar en el fútbol”

El "Muñeco" habló de las claves de su gestión en River para llegar a ser dos veces seguidas elegido mejor técnico de América. Recordó a Nacional, respaldo jugadores, continuidad y exigencia. 

Marcelo Gallardo en los premios El País distinguido como mejor entrenador de América.
VEA EL VIDEO.

El “Muñeco” fue premiado por segundo año consecutivo como mejor entrenador del continente al ganar con el 58% de los votos en la encuesta “América le responde a El País”, por la elección de 216 periodistas. Marcelo Gallardo recibió el pasado domingo su trofeo, cuando reveló algunos de los secretos de su éxito y, por lo tanto, el de River Plate. Por un lado la continuidad en su cargo desde 2014 que hace ser destacado en el fútbol mundial y, por otro, cómo compensa las constantes bajas de futbolistas por la necesidad del fútbol sudamericano de tener ingresos por transferencias. Además, la confianza que han necesitado algunos de los jugadores que estuvieron a su cargo, como Gonzalo “Pity” Martínez y Nicolás De la Cruz.

-¿Te esperabas ganar por segundo año seguido el premio a mejor de América?

-Esto pertenece a un proceso de trabajo que empezamos hace mucho tiempo. Después de repetir un buen trabajo en 2019 es lo que marca la diferencia con respecto a otros equipos que van cambiando, que pueden tener un buen semestre o un buen año y después no lo repiten. Si me decís qué es lo que esperábamos, era nuevamente repetir un año lleno de desafíos. Lo pudimos lograr dentro de lo que nos propusimos, salvo esos minutos finales que nos llevaron a perder la copa (Libertadores) que prácticamente teníamos en nuestras manos. Es producto del trabajo que hemos hecho durante el año. Ahí está el reconocimiento, y no es a mí como entrenador, sino a la continuidad de un trabajo serio que se hace en conjunto con todo mi equipo y los jugadores. Ha representado, para los hinchas del fútbol, una muy buena imagen con respecto a la continuidad del trabajo y seguir estando en posiciones de pelear torneos, más allá de no haber ganado.

Marcelo Gallardo con el premio a mejor entrenador de América. Foto: Leonardo Mainé.
Marcelo Gallardo con el premio a mejor entrenador de América. Foto: Leonardo Mainé.

-¿Qué pasó por tu cabeza cuando hizo el gol Flamengo?

-El fútbol tiene estas cosas. A veces uno imagina que, después de haber hecho lo que hicimos durante el partido, de haber logrado una cierta superioridad contra un muy buen equipo de Flamengo, de estar ahí de los minutos finales, de volver a consagrarte... Estar a tan poco y quedarnos sin nada, claramente es un dolor que va a pesar. Pero nada para reprochar, porque hicimos un gran partido y nos lleva a estar en consideración del mundo futbolístico, que destaca este equipo más allá de perder esa final. Que sigue manteniéndose en la competencia y que representa una gran satisfacción para el hincha de River.

“La continuidad nos lleva a estar en consideración del mundo futbolístico, que destaca este equipo más allá de perder esa final, que se mantiene en competencia y es satisfacción para el hincha”.

Marcelo Gallardo, mejor entrenador de América en 2018 y en 2019.
Marcelo GallardoMejor DT de América

-Mantener el mismo nivel en Sudamérica es diferente a Europa por la baja de jugadores. ¿Cómo se hace para igual tener esa continuidad?

-Es lo lindo y lo que uno se propone. Hemos sufrido bajas igual que todos los equipos del fútbol sudamericano, no estamos exentos a eso. Se nos han ido jugadores muy importantes desde el 2015 y lo hemos suplido con funcionamiento, manteniendo una buena estructura, consolidando bases que para nosotros son importantes; las formas del comportamiento, el compromiso por esta camiseta, una idea clara de asimilar conceptos para jugar. Todo eso tiene que ver con la estructura que desde 2014 a hoy seguimos consolidando.

“Las bajas las suplimos con funcionamiento, manteniendo una estructura, consolidando bases importantes; las formas el comportamiento, el compromiso por la camiseta, una idea clara de asimilar conceptos”.

Ernesto Dehl, Matías Viña, Marcelo Gallardo y Danielo Núñez. Foto: Leonardo Mainé
Marcelo GallardoMejor DT de América

-Dentro de esa estructura, vos le has dado confianza a jugadores criticados y terminan siendo figura, como el caso de “Pity” Martínez.

-Con una estructura consolidada es más fácil para aquellos jugadores que van llegando y por ahí por diferentes motivos tienen que vivir procesos. No todos los jugadores tienen esa facilidad de asimilar llegado a un club como River en el cual hay una exposición, un compromiso y una exigencia muy grande, algunos necesitan más tiempo que otros. En eso está el entrenador de seguir confiando en los futbolistas que uno cree son de valía, que pueden ser importantes para un funcionamiento más allá que las cosas no salgan de entrada. Después la otra parte, la gran parte, la hace el futbolista. Es muy fácil dejarse caer cuando las cosas no salen en un club tan grande como este o jugar con la reprobación. Para nadie es fácil. Hay que valorar la personalidad de los futbolistas para dar vuelta situaciones. El Pity Martínez fue uno de esos casos que al principio tuvo problemas para consolidarse dentro de la estructura del equipo, pero después se fue soltando, no bajó los brazos y pudo reponerse en cuanto al potencial que nosotros creíamos que tenía como jugador. Y también le pasa a otros.

-¿Nicolás De la Cruz?

-Exactamente. Y hoy Nico está pasando por un momento increíble. Con 21 años es un jugador que ha madurado muchísimo. Le costó asimilar esa exigencia del club pero hoy está consolidado. Esperemos que siga así porque tiene un muy buen rendimiento.

Nicolás De la Cruz anotó el primer gol de River frente a Colón.
Nicolás De la Cruz anotó el primer gol de River frente a Colón.

-¿Cuál fue el momento más difícil del año?

-Este año que pasó fue un buen año. ¿Por qué te lo digo...? Porque no era fácil volver a incentivarse después de lo que habíamos vivido en 2018, volver a plantearse nuevos desafíos, estar en la exigencia permanente. Porque reconozco que soy un entrenador que exige y no se conforma, que trata de no relajarse y eso lo tenés que transmitir. Cuando los jugadores sienten eso, todo funciona como funcionó este último año. También tiene que ver con la parte dirigencial, esas tres patas que son fundamentales. Era muy fácil relajarnos después de lo que se vivió y tener un año más o menos; sin embargo, más allá del arranque, retomamos el camino y volvimos a ser un equipo en la búsqueda y respetando las formas de juego. Me seguían representando a mí y a los hinchas. Cuando eso pasa se forma una comunión que claramente tiene un alto nivel positivo.

“Reconozco que soy un entrenador que exige y no se conforma, que trata de no relajarse y eso lo tenés que transmitir; cuando los jugadores sienten eso todo funciona como este último año”.

Marcelo Gallardo con el premio a mejor entrenador de América. Foto: Leonardo Mainé.
Marcelo GallardoMejor DT de América

-El año pasado se hablaba de Gallardo a la selección argentina. Ahora se habló de Gallardo al Barcelona...

-Y siempre estoy en el mismo lugar (se ríe).

-¿Qué pasa por tu cabeza?

-Estoy en el mismo lugar porque así lo deseo, así lo siento. Mientras tenga el deseo voy a seguir estando. Cuando sienta que necesito un cambio de aire, cuando sienta que ya no puedo o que cumplí mi ciclo, será así y ahí veré cuál será mi futuro.

-¿Ahora no sentís que hayas cumplido un ciclo?

-No, porque cumplir un ciclo para un entrenador es cuando ya no encuentra respuestas, ni de los futbolistas, ni de los directivos. Pero todavía tengo desafíos. Ahora no me pasó; no digo que no me pasó nunca. Tuve un momento en el cual tuve esa sensación de haber cumplido un ciclo, pero por suerte no terminé tomándo la decisión.

-¿Cuándo fue?

-A fines de 2016. Después de la Copa Argentina que le ganamos a Rosario Central en Córdoba. Puede ser que me lo haya replanteado.

-¿Por qué?

-No me había sentido bien durante el año. Pero mientras me sienta bien no tengo por qué tener deseos de cambiar. Por suerte no tomé esa decisión.

-Esos desafíos de los que hablabas, ¿cómo son? ¿Ganar la Superliga?

-Replantearse desafíos para mí es seguir conformando buenos equipos que me representen y que representen a la institución. Esos son los que tengo. Después podés ganar o perder. Pero mientras tenga ese estímulo de seguir conformando buenos equipos para que me siga representado con lo que pasa adentro del campo y para que la gente se sienta representada como se siente hoy en día, para mí es un montón.

-Entonces te sentís representado por este plantel de River Plate.

-Totalmente. Me siento representado por este River, me siento bien conmigo mismo, siento que estoy en un buen momento en mi carrera profesional, de mi persona también. Después hay una comunión muy fuerte que es muy raro que se dé. Hay una comunión muy fuerte del hincha con el equipo, para conmigo. Eso es muy difícil de encontrarlo en otro lugar. Es el lugar donde me formé, casi donde me crié, entonces tiene un sentimiento muy especial.

“Nacional fue un curso intensivo”

El “Muñeco” llegó a Uruguay en 2010 para estar en su último año como jugador en Nacional. Fue campeón y en 2011 asumió como el técnico, también llegando al título en 2012. “Mi primera experiencia, acá en Uruguay y en Nacional, fue un curso acelerado de lo que me iba a esperar en el fútbol. Lo tomé así, lo sentí así. Era con jugadores que habían sido compañeros míos, en un club que la exigencia de ganar existe todo el tiempo. Eso te va forjando la personalidad en una faceta técnica. Después vino un momento que decidí parar, reflexionar hacia dónde quería ir, cuáles eran los pasos a seguir; y para eso muchas veces tenés que salir, consideré que en ese momento tenía que salir. Empecé a disfrutar de ese tiempo y espacio para irme preparando. Porque por más que podés ir a ver un montón de cosas, podés relacionarte con un montón de entrenadores, ver entrenamientos en cualquier parte del mundo, cuando te toca estar ahí, tomar decisiones, gestionar equipos, es totalmente diferente. Haber hecho primero la experiencia me sirvió”, expresó.

—Tuviste de rival al "Cacique" Medina, ¿cómo lo viste?

—Tuvo un momento muy bueno con su equipo. Es más, nos ganaron a nosotros jugando muy buen partido en cancha nuestra. Tuve la posibilidad de hablar con él. El 'Cacique' es una persona muy intensa que intenta tener un concepto de sus formas para el equipo, trata de transmitir eso y creo lo ha hecho muy bien esta experiencia en el fútbol argentino.

Marcelo Gallardo y Alexander Medina durante el pasaje de ambos por Nacional. Foto: Archivo El País.
Marcelo Gallardo y Alexander Medina durante el pasaje de ambos por Nacional. Foto: Archivo El País.

—¿En Nacional hablaban de un futuro como entrenador?

—Siempre fue curioso. Yo estaba haciendo mi primera experiencia cuando él estaba en los últimos momentos de su carrera, entonces teníamos esa empatía de hablarnos, con respeto pero con confianza. Él ya me decía cómo iban a jugar sus equipos, cuál era su referencia dentro del fútbol uruguayo, quiénes eran los técnicos que le habían marcado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados