PEÑAROL

Gabriel Rojas: "Peñarol me abrió las puertas cuando muchos me las cerraron"

El lateral izquierdo del equipo aurinegro llegó en julio desde San Lorenzo, se adueñó de su puesto, se siente muy a gusto y quiere ganar un título con el club.

Gabriel Rojas. Foto: Gerardo Pérez.
Gabriel Rojas. Foto: Gerardo Pérez.

Llegó a Peñarol en julio de 2019 casi que en voz baja y sin ruido tras la salida de Lucas Hernández al Atlético Mineiro. Gabriel Rojas (22 años) se transformó casi que de inmediato en el lateral izquierdo titular del equipo aurinegro y de cara a una nueva temporada se ilusiona con ganar su primer título. 

Por delante, el jugador nacido en Adrogué, Provincia de Buenos Aires, tiene como gran desafío el Campeonato Uruguayo en el ámbito local y la Copa Libertadores de América en lo internacional, torneo que le genera mucha ilusión.

Diego Aguirre lo hizo debutar en Primera División y es un agradecido a la “Fiera”, que fue importante para su arribo a un club en el que se siente muy contento y a gusto en Montevideo.

-¿Cómo vienen siendo los primeros días de la pretemporada?
-La verdad que los trabajos por ahora son muy intensos y sinceramente estamos sintiendo bastante la pretemporada. En el vestuario se habla todos los días con los compañeros de que viene siendo dura y que terminamos con las piernas cansadas pero este gran trabajo de ahora es el fruto para lo que viene. Tenemos que quedar a punto para afrontar el torneo local y la Copa Libertadores que nos entusiasma mucho jugar pero que sabemos que por mínimos detalles podés quedar eliminado. Ojalá que con Diego (Forlán) y todo el cuerpo técnico sigamos laburando así y poder coronar el año con algún título.

-¿Hay diferencias con respecto al cuerpo técnico anterior en la metodología de trabajo?
-Más allá de que no me tocó hacer la pretemporada con Peñarol porque vine después, es más o menos lo mismo. Se hacía mucho trabajo con pelota y tenencia del balón, algo que también nos pide Diego ahora. No es nada del otro mundo. Ahora Diego insiste siempre con los controles de la pelota, los pases fuertes y trabajamos mucho en eso. El grupo se está adaptando y creo que estamos bien a pesar de que recién va una semana. Nos está gustando mucho la idea de trabajo.

Gabriel Rojas. Foto: Gerardo Pérez.
Gabriel Rojas. Foto: Gerardo Pérez.

-Más allá de la intensidad, ¿qué les pide Diego?
-Estamos trabajando en la tenencia y control de la pelota, nos pide tenerla y ser protagonistas nosotros durante los 90 minutos. Esas son algunas de las cosas que nos está trasladando Diego en cada entrenamiento. Hoy en día las pretemporadas cambiaron mucho y ya no son como antes. Se usa mucho la pelota. El fútbol no es solo correr, porque si no a la hora de darle un pase a un compañero o buscar hacer una gambeta se te puede complicar. Entonces está bueno que haya mucho trabajo con pelota. El profe español (Manuel Ojalvo) que tenemos está insistiendo siempre con el control con las dos piernas. Trabajamos mucho eso, está buena la idea y creo que si seguimos así nos va a ir bien durante la temporada.

-¿Ya les habló Diego acerca de la idea de juego?
-No. Todavía no. Nos explicó la semana de trabajo, cómo iban a ser los días que serían muy duros como lo vienen siendo y la idea de los entrenamientos que eran con la pelota en su mayoría además de la tenencia de la pelota, pero de la forma de jugar no nos habló y creo que es muy pronto porque estamos en plena pretemporada. Seguramente antes de los amistosos ya empecemos a saber un poco más y trabajar con eso.

DESBORDE Y CENTRO

Que el "9" la espere porque va ahí

Una de las facetas más importantes de Gabriel Rojas en el cierre de su primera temporada jugando en Peñarol fue lanzarse al ataque y asistir a los delanteros. Tanto con Lucas Viatri como con Xisco Jiménez, el argentino se sintió muy cómodo y a gusto en un rol que le encanta como el de atacar y sumarse a la ofensiva del equipo. “Eso siempre lo hablábamos y lo entrenábamos en cada práctica en Los Aromos o en el Campeón del Siglo. A veces nos hacía falta llegar al fondo para mandar un centro pero el rival también juega y desde tres cuartos de cancha lo podés mandar si hay espacios. Si había espacios, yo le decía siempre a los delanteros que iba a intentar poner la pelota ahí en el área rival. En más de una ocasión salió muy bien y en otras ellos (los “9”) estuvieron muy cerca de convertir, pero era algo que se entrenó y que nos dio buen resultado en varias oportunidades”.

-¿Te pone ansioso eso o es mejor para trabajar?
-Yo soy de los jugadores que prefieren el paso a paso. Todo lleva su tiempo y no hay que apresurar nada. Pero me gustaría saber la idea. Seguramente sea en la línea de lo que venimos trabajando: tenencia de la pelota, que los laterales se larguen al ataque. Tenemos muchas ganas de empezar a jugar para ver cómo estamos de cara a todo lo que se viene.

San Lorenzo es su casa“A San Lorenzo llegué a los 7 años, Me probé y quedé. Esta es la primera vez que salí del club. Soy un agradecido a la institución que me formó como jugador”.

- ¿Cómo te definís como lateral?
-Como defensor siempre tengo que cuidar el cero en el arco y después pensar en atacar pero sinceramente me gusta muchísimo atacar, estar en contacto con la pelota y darle una salida limpia al equipo. Así lo intenté hacer desde que llegué y quiero seguir mejorando porque mi fuerte es llegar al fondo, desbordar y mandar el centro. Diego me dijo que los laterales tienen que pasar al ataque así que estoy contento con eso y ansioso por jugar algún partido y ver cómo le respondemos.

Gabriel Rojas ante la marca de Matías Zunino en el clásico entre Nacional y Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.
Rojas ante la marca de Matías Zunino en el clásico entre Nacional y Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.

-¿Sentiste algún tipo de presión al llegar a Peñarol más allá de que venías de un grande como San Lorenzo?
-Presión no. Siento una felicidad enorme por vestir la camiseta de Peñarol. Ya sabía la historia que tiene el club y disfruto de jugar acá. Estamos muy felices con mi familia. Tengo dos nenes y en Montevideo estamos muy cómodos. Ojalá podamos coronar el año con un título que en lo personal es lo que le falta a mi carrera. Estoy trabajando para eso y si es acá en Peñarol, mejor.

-¿Qué expectativas tenés de cara a una temporada en la que vas a jugar Copa Libertadores también?
-Dicen que la Libertadores es imposible. No sé si es esa la palabra porque uno siempre sueña y tiene la ilusión intacta. Después se verá en los partidos si pasamos de fase y podemos avanzar, pero estoy ansioso por jugar la Copa. Ya la jugué con San Lorenzo y la verdad que es diferente. Tiene esa mística que se juegan los partidos de noche y acá todos me contaron que el Campeón del siglo explota como dicen los uruguayos. Ojalá podamos jugar muchos partidos ahí y hagamos un buen papel.

La pegada"La pegada se entrena, para eso están los entrenamientos. Me podré equivocar a veces pero ojalá vengan goles míos o de mis compañeros para lograr triunfos”.

-¿Cuál fue el partido que más te marcó desde que llegaste al club?
-Contra Cerro Largo. Por cómo se dio el final, porque faltaban segundos para que se terminara todo y en una jugada llegó el gol de ‘Nacho’ (Ignacio Lores). Fue muy lindo lo que viví ahí porque además también estaban mis hijos con mi señora en la cancha y después ella me mostró los videos de cómo saltaba y gritaba la gente en las tribunas. Desde adentro se vivió algo único también y de una manera muy linda que nunca me había pasado.

-Tenés contrato hasta junio pero ¿te quedarías más tiempo en el club?
-Hoy estoy bien en lo futbolístico vistiendo una camiseta tan grande y eso es muy importante. También en lo familiar estoy feliz porque me vine con mi familia y ahora en pocos meses el nene más grande empieza el jardín acá. Si siegue todo como hasta ahora, ojalá me pueda quedar más tiempo.

Está donde quiere“Hoy estoy donde quiero estar y soy un agradecido a mi familia y mis amigos. Mi madre y mi padre fueron el sostén para que me pudiera transformar en jugador de fútbol profesional”.

-¿Cómo fue llegar a Peñarol y enseguida tener los minutos que no tenías en San Lorenzo?
-Cambia mucho todo. Cuando vine de San Lorenzo sinceramente fue porque no estaba jugando por una decisión técnica y me gustara o no había que respetarla. De todas maneras siempre seguí con la cabeza levantada, entrenando y trabajando para que me tuvieran en cuenta. No tenía muchas puertas abiertas y cuando no jugás es difícil encontrar una salida o que se interesen en vos desde otra institución. Yo siempre digo que soy un agradecido con la gente que se porta bien conmigo y Peñarol me abrió las puertas cuando muchos me las cerraron y me dieron la espalda. Jugué 19 partidos en Peñarol y eso me cambió la vidriera. No te miento. Hubo llamados a mi representante desde varios equipos del exterior. Eso te marca porque te cambia bastante la vidriera jugar en un equipo tan importante como este. Esa es otra de las razones por las que siempre voy a estar agradecido a este club, especialmente con Diego Aguirre, Carlos Sánchez y Diego López que fueron importantísimos para que llegara a Uruguay. Tengo bien claro que si me puedo quedar acá mucho tiempo lo haré.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)