SELECCIÓN

El futuro de la Sub 20 anda a la deriva

Luego de ser Campeones Sudamericanos y cuartos en el Mundial de Corea 2017, los Celestes no juegan ni tienen equipo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fotos: Archivo

La selección Sub 20 de Uruguay fue gran protagonista en el último Mundial de Corea. Llegó a justa mundialista después de haber logrado el Campeonato Sudamericano, tras 36 años, sin poder alcanzar el título.

El equipo de Fabián Coito tuvo varias figuras en el tapete. Rendimientos notables y muchos juveniles, con un futuro promisorio. Pero no todos lograron el despegue personal y profesional.

Santiago Bueno se incorporó al Barcelona (sigue en el equipo B catalán), Federico Valverde es jugador del Real Madrid y fue cedido a préstamo al Deportivo La Coruña, y Rodrigo Bentancur, dejó Boca Juniors para sumarse a la Juventus, en una de las operaciones más importantes del fútbol argentino.

¿Y los demás? Nicolás Schiappacasse continúa en el Atlético de Madrid, pero es incierto su futuro, hasta de habló de la posibilidad de que viniese a Nacional (a préstamo) hasta el final de temporada.

De aquel equipo que cayó ante Venezuela -por penales- en semifinales, pocos han logrado un traspaso, y de lo mucho que se habló en aquel momento, poco que se ha concretado.

Santiago Mele, el arquero que fuera figura en ambos torneos, sigue a la espera de un pase.

Es suplente de Darío Denis en Fénix, y si bien hubo sondeos desde el fútbol turco, su transferencia no se concretó.

El “Pumita” José Luis Rodríguez, continúa en Danubio, y está latente la posibilidad de salida, pero habrá que esperar hasta el final del período de pases.

La situación Agustín Rogel, es diferente. Asimilado al plantel principal de Nacional, su familia rechazó una oferta del Atlético de Madrid cercana a los 350.000 dólares. El zaguero renovó vínculo con el tricolor y es tenido en cuenta por Martín Lasarte.

El caso Mathías Olivera es diferente. Viajó a Turquía con un contrato resuelto, pero cuando llegó eran otras las condiciones que había puesto el Galatasaray. Iba a jugar en la Sub 21 y por menos dinero del acordado al principio. De hecho, rompió su vínculo con el empresario Daniel Fonseca y regresó a nuestro país. Puede regresar a Nacional.

El futuro de Nicolás De la Cruz está por definirse. Hoy no va a ser parte de Liverpool en el Clausura. “No tengo la mente puesta en club”, dijo, y aguarda su transferencia a un club europeo y ser cedido a River Plate. Marcelo Gallardo lo llamó para decirle que lo quería.

Con Joaquín Ardaiz se vive una situación diferente a todas. Fue negociado por Danubio a un grupo inglés, y fue cedido a préstamo a El Tanque Sisley, que aparece como el dueño de su ficha. Hoy está entrenando en Inglaterra con posibilidades de quedarse en Europa, pero no está resuelto su destino. Tiene 18 años, y es de los delanteros más punzantes de esta generación.

Los empresarios ingleses adquirieron el 70% de su ficha, pero están negociando con clubes españoles su futuro.

Quizás -y sin quizás- el caso más notorio es el de Rodrigo Amaral. Ya antes de viajar a la Copa del Mundo de Corea 2017, el jugador estuvo en conflicto con Nacional.

Su empresario -Daniel Fonseca- negoció con José Luis Rodríguez que el futbolista trabajase bajo las órdenes del profesor Andrés Barrios en Maldonado, y ese acuerdo, provocó un entredicho con el cuerpo técnico que encabeza Lasarte.

El jugador dijo que no volvería a trabajar con Nacional después del Sudamericano, y así fue. Tras el Mundial, volvió a hablarse de su ficha y de su transferencia. Finalmente, fue negociado a Fonseca. El empresario quiso sumar a dos juveniles más en la operación y pagar 3 millones de dólares, pero la directiva tricolor no aceptó y solo transfirió a Amaral que se abonará en dos años y medio.

Hoy el futbolista sigue sin club, y entrena en Maldonado, no se sabe a dónde puede ir a jugar, aunque se especula con su llegada a Italia.

Agustín Canobbio fue de los recambios más importantes que tuvo en el plantel Fabián Coito. Tiene 18 años y ya fue negociado por Fénix al grupo Casal.

Puede tener destino europeo, pero la intención es que juegue seis meses más en el fútbol uruguayo. Si se concreta su transferencia al exterior, puede quedarse en el albivioleta hasta el final del Clausura, o quizás ir en préstamo a Nacional, donde lograría mayor fogueo y adquiriría más experiencia.

¿El capital de la Celeste se desvaloriza? Cuando termine agosto, se sabrá...

SABER MÁS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados