HACIENDO HISTORIA

Los futbolistas que se volvieron políticos

Varios jugadores se postularon al Parlamento, pocos fueron elegidos y uno solo (Hugo de León) llegó a integrar una fórmula presidencial.

Hugo de León y Pedro Bordaberry: fórmula del Partido Colorado en 2009. Foto: Archivo El País.
Hugo de León y Pedro Bordaberry: fórmula del Partido Colorado en 2009. Foto: Archivo El País.

Ya se largó la carrera electoral, una prueba de obstáculos que exigirá a los competidores superar las internas, la primera vuelta y el eventual balotaje. Y en esa carrera con tantos participantes, todavía no se ha anotado ningún futbolista, aunque por allí anda Juan Sartori, uno de los propietarios del Sunderland de Inglaterra, y podría estar también el expresidente de la AUF Sebastián Bauzá.

En las elecciones de 2009 se registró la gran novedad de un exjugador como candidato a la vicepresidencia: se trataba de Hugo de León, que acompañó en la fórmula del Partido Colorado a Pedro Bordaberry (hoy, casualmente, titular de la comisión normalizadora del fútbol). Nunca un futbolista se había postulado a un cargo tan alto en el país.

Es cierto que Óscar Gestido, presidente de la República elegido en 1966 y fallecido un año más tarde en ejercicio del cargo, había jugado al fútbol amateur en su juventud. Pero el famoso fue su hermano Álvaro, campeón olímpico en 1928 y mundial en 1930.

En 2009, la lista 3210, de la fórmula Bordaberry-De León, llevaba a los ex-Danubio y Nacional Marco Vanzini y Fernando Kanapkis como suplentes al Senado.

“Es la reivindicación del fútbol en el país y el mundo, porque debe ser la primera vez que alguien venido del fútbol tiene el privilegio de estar en este cargo. El deporte está integrado y está participando en un momento importante de nuestro partido y de la política del país”, declaró entonces De León.

En esos comicios, el Partido Colorado obtuvo 392.307 votos (17% del total). Para las elecciones de 2014, Bordaberry volvió a postularse pero no De León.

La relación entre el fútbol y la política en el Uruguay siempre fue cercana e intensa. Sin embargo, entre la mayoría de los jugadores la política no figura entre los intereses principales: es un mundo distante, al que solamente se aproximan cada cinco años para cumplir con la obligación constitucional del voto.

Sin embargo, hubo quienes pasaron de las canchas a los despachos o, por lo menos a integrar una lista para las elecciones. Los primeros fueron Raúl Paravís y Juan Bautista Duhagón, con destaque en la década de 1920.

Paravís fue arquero de Nacional y tras su retiro, pasó a militar en la lista 14 del Partido Colorado, por la cual se postuló varias veces a diputado. También fue presidente del Banco de Seguros del Estado y de la Caja de Jubilaciones Bancarias. Duhagón, que jugó en Defensor y luego se recibió de médico, actuó como diputado por el Partido Colorado.

El campeón del mundo Roque Gastón Máspoli se presentó varias veces como candidato a diputado por la misma lista 14 en la década del 50, como presencia testimonial, pues figuraba en puestos bajos de las nóminas. En los comicios de 1950, pocos meses después de Maracaná, fue en el puesto 58°.

En 1971, en pleno apogeo como mediocampista de Nacional y las selecciones uruguayas, Julio Montero Castillo figuró entre los primeros postulantes de una lista colorada: era el cuarto candidato a diputado por Montevideo por la lista 3340, respaldando la fórmula Juan Luis Pintos-José María Torielli. Pero ni se acercó a la banca: obtuvieron apenas unos 5.000 votos.

Entre los candidatos al Senado por la Vertiente Artiguista (Frente Amplio) de 1989 figuraban José Sasía, el viejo crack de Defensor, Peñarol y Nacional en el lugar 61 e Ildo Maneiro, otra gran figura que pasó por los dos grandes, en el 62. Cinco años antes, Sasía había sido una de las principales figuras del Comité Frenteamplista del Deporte, que reunía a deportistas retirados y en actividad.

Carlos Simaldone, puntero de Peñarol y Liverpool en los 70, tuvo una fugaz experiencia como edil en Montevideo. Ingresó al cuerpo en 1990, como primer suplente de Héctor Batlle Correa, en la lista pachequista 1123.

Oscar Leicht, puntero izquierdo de Peñarol, integrante del plantel que ganó la primera Copa Libertadores en 1960, era militante del Partido Nacional y llegó a actuar como jefe de Policía de Colonia, su departamento natal, durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle.

Fernando Álvez, arquero de Peñarol y otros clubes, además de la Selección uruguaya, militó en el Foro Batllista de Julio María Sanguinetti. Fue candidato suplente al Senado en 1999 y director de la Unidad de Deportes y Recreación de la Intendencia de Canelones.

Julio Lara pintaba muy bien en la selección juvenil de Canelones en 1968 y lo invitaron a probarse en Peñarol. Fue aprobado y lo ficharon. Pero al día siguiente, en el último minuto del último partido con su club, Unión de Toledo, se fracturó la tibia y el peroné. Después de una larga recuperación, practicó en Danubio, pasó por Defensor y Cerro, pero no volvió a ser el mismo. Jugó en ligas del interior y después pasó a la política: tuvo una notoria carrera como legislador por el Partido Nacional.

El ídolo aurinegro Fernando Morena reveló en 2009 a El País que había recibido propuestas del Frente Amplio para ser candidato, pero que no aceptó.

En 2012, el exdelantero de Defensor, Peñarol y la Selección Darío Silva anunció su intención de presentarse como candidato a la Intendencia de Rocha por el Partido Nacional, pero finalmente no se concretó. Después, su sueño pasó a ser presidir al Málaga, uno de los clubes que defendió en Europa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)