FÚTBOL

"El fútbol está tan podrido que me quedo con los números"

El economista Pablo Hernández lleva 13 años lejos de lo que más le gusta: el fútbol, pero no niega que volver a pararse al costado de la cancha lo seduce

Pablo 2
Mutual. Pablo Hernández sabe que su decisión al alejarse fue la correcta. Foto: Gerardo Pérez 

Lleva trece años lejos del fútbol. Desde que en 2006 decidió salir de la Mutual que presidía Enrique Saravia. No niega que le gustaría regresar, a dirigir, dado que es técnico recibido y tuvo algunas experiencias. O como dirigente. Hoy es uno de los suplentes de Pelusso, que representa a la Asociación de Entrenadores (Audef) en la AUF. Actualmente se dedica a su profesión de economista en forma particular. Y tiene varios negocios.

“Si puedo elegir, me encantaría volver a estar al costado del campo. No hay como la adrenalina de la competencia. En ella nos formamos los jugadores, siempre compitiendo contra el rival y con los compañeros por el puesto. Tampoco descarto lo dirigencial. Me gusta también. Siempre que pudieran darse los cambios de verdad. Estar por estar, no es para mí. A mí lo que más me gusta es el fútbol, pero está tan podrido y el ambiente es tan feo, que me quedo con los números y la economía”, dijo quien es ayudante de grado en el Insituto de Estadística. La docencia le gusta y también la desarrolla dando Planificación Estratégica en el curso de entrenadores de Audef.

MUTUAL. “Si miro mi decisión de irme, hoy con retrospectiva, estoy convencido que fue acertada. Y demoraron mucho algunos sucesos, que pensé que se iban a dar enseguida. Creí que las cosas se iban a demostrar mucho antes. Pero me queda la tranquilidad de que yo no estaba tan loco ni tiraba bombas. Las cosas que dije, terminaron pasando tarde o temprano”, explicó quien fue el tesorero de la Mutual de Saravia.

“Teníamos diferencias de varios órdenes, administrativas y económicas. Pero la génesis de todo, lo que generaba diferencias y constantes fricciones, eran políticas. Sobre los caminos que se debían tomar en la Mutual ante diferentes temas”, explicó sobre su salida que fue acompañada por Omar Otero, el “Coco” Aires y Tabaré Alonso.

No quiso comparar a la Mutual de Saravia con la del “Tajo” Fernando Silva. Es más, aseguró que este último tuvo, a pesar de todo, buenas actitudes gremiales. “Cometió varios errores. Y no lo estoy justificando. No me siento juez para juzgar a nadie. Es real que hubo faltante de dinero y sucedieron cosas que no debieron suceder, pero el “Tajo” puso muchas veces la cara solo por la gremial. Eran otros tiempos del gremio y hubo atenuantes. Se comió muchas cosas solo”, explicó. “Con Saravia no sé si hubo atenuantes, quizás los hubo luego que yo me fui”, dijo y reconoció que después que ellos se fueron, la Mutual se acercó mucho a Tenfield. “No son apreciaciones mías, hay cosas notorias, como los comunicados del gremio que aparecían antes en la página de Tenfield”, aclaró.


“Este es un momento de transición. Y se gestó por la lucha de intereses entre la empresa y los jugadores. Creo que está bueno que haya sucedido. Me reconforta que hoy los jugadores tengan esa iniciativa, aún con errores, porque no digo que todo sea acertado. Pero la mayoría de las cosas que reivindican son correctas. Me alegra que el jugador tenga por fin la participación que siempre debió tener. Fue lo que intentamos nosotros en la Mutual. Quisimos contagiarlos para que tuvieran una participación más activa”, dijo sobre lo que sucede hoy en la AUF.

"He tenido charlas con Lugano y me aseguró que no le interesa ningún cargo en la AUF"​

El excapitán de la selección uruguaya Diego Lugano participó del sorteo este jueves. Foto: AFP
Pablo HernándezSobre la lucha de poderes entre los jugadores y la empresa Tenfield.

"En la Conmebol pueden haber limpiado un poco, pero si uno va al garaje siempre va a encontrar cosas sucias"

Pablo HernándezSobre los supuestos cambios en la Confederación

“Creo que este cambio ha sido positivo para el fútbol uruguayo. Estamos todos los estratos representados en la AUF. Nosotros los entrenadores también. Aunque seamos minoría que se escuchen nuestras voces es bueno. Hoy hay miradas diferentes, con un enfoque diferente al de los dirigentes”.

EL DT. Tuvo breves pasajes como entrenador: Sud América, Villa Española en la A, Rentistas y el último Huracán del Paso, como ayudante de su compadre, Omar Otero. “Me encantaría volver a dirigir. El fútbol es lo que hice toda la vida. Cuando dirigí pequé de no haberme sacado rápido la camiseta de jugador. Y me jugó en contra. Es difícil sacarse ese buzo, pero si uno quiere tener éxito como técnico tiene que hacerlo. Y cuanto más rápido mejor”, contó. “En algunas circunstancias hay que tomar decisiones duras y yo pensaba cómo iba a afectar al jugador y un técnico no puede detenerse en esas cosas, porque el bien grupal tiene que estar por encima del individual”, agregó Pablo, quien jugó en Brasil, en México y en la selección, pero se define como un futbolista del montón.

“Como jugador fui un medio pelo. De medio pelo para abajo. Mucha voluntad, mucho entrenamiento y poca calidad. No me puedo quejar de mi carrera. Fue una linda experiencia, pero no tuve un gran suceso. Siempre bromeo diciendo que soy la demostración viva de que solamente con esfuerzo se pueden lograr cosas interesantes. Yo quería ganar siempre, tuviera puesta la camiseta que tuviera. La de Uruguay, la de Defensor, la de Tigres o la de Gremio. Yo quería ganarle al que se me pusiera enfrente. Y no por ser uruguayo. Nunca sentí un empuje extra llevando la camiseta de la selección", finalizó. 

pablo violeta
Violeta. Pablo Hernández en acción defendiendo a la celeste. Foto: archivo El País. 
selección

La celeste: lo máximo pero sin nacionalismo

“Estar en la selección es lo máximo, pero no por defender al país o a la patria. No tengo ese sentimiento nacionalista. Es lo máximo, porque ahí están los mejores de cada país, o al menos los que el entrenador de turno entiende que son los mejores”, explicó sobre sus pasajes celestes donde lo dirigieron el “Pichón” Núñez, Ahuntchain, Máspoli y Víctor Púa.

jugando

Con la violeta en la Liga Senior

"Estoy jugando con Defensor Sporting. Está lindo y nos divertimos mucho. Tenemos un par que animan el grupo, sobre todo el “Grillo” Biscayzacú. Por ahora hemos hecho algunos amistosos. El torneo empieza en abril. Y creo que va estar bueno”, explicó sobre la Liga Senior, donde sigue jugando.

Familia

La confusión de Ana María

Conoció a Ana María, escribana de profesión, en un boliche. “No es botinera, yo ya me había retirado. Me confundió con Pandiani, porque somos parecidos. Fue un flechazo. A los 4 meses estábamos viviendo juntos y al año nos casamos”, contó. Hoy son los felices padres de Juan Pablo de 10 años y Santiago de seis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)