SIRIA

El fútbol de la paz

Después de cinco años, rodó la pelota en Siria.

Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo
Futbol en Alepo

Hace casi seis años, antes que iniciara la guerra en Siria, Alepo era la ciudad con mayor población por encima de Damasco, la capital. Con el inicio del conflicto en marzo de 2011, no hubo más fútbol, ni deportes.

Más de cinco años pasaron hasta la recuperación de la ciudad por parte del gobierno, y el fútbol volvió con el clásico de la ciudad entre Al Ittihad y Al Horriya. Fue una luz de esperanza.

El duelo entre dos de los equipos más populares del país y con todos los jugadores de Siria presentes, estuvo rodeado de elementos que, en situaciones normales, no estarían en un estadio: policías uniformados con equipamientos antidisturbios y una gran bandera con el rostro del Presidente Bashar al Asad.

Las tribunas del estadio Riayat Al Shabab reflejaban las secuelas de la guerra.

De todas formas, ni eso ni que la cancha tuviese un pasto amarillo casi blanco, evitó que el fútbol regresara para alegría de jugadores e hinchas.

"Mis hijos están en el primer partido de fútbol de sus vidas", le dijo un hincha a EFE. Es que los fanáticos tiñeron las tribunas con los colores de sus equipos, con muchas banderas pero muy pocas camisetas.

"Ni siquiera soy aficionada al fútbol, nunca veo deportes. Solo quería ver como mi gente lo pasa bien, disfrutando sin miedo de morteros y cohetes", comentó una espectadora a EFE.

"No puedo describir lo que se siente regresar al campo después de cinco años", sostuvo por otra parte Omar Hamidi, jugador de Al Ittihad. La federación de fútbol de Siria había tenido problemas con la fijación de partidos por contar con solo dos ciudades donde disputar los encuentros, pese a que los veinte clubes de la Premier League siria se distribuyen en diez ciudades: la mayoría de ellas (seis) en el noroeste, tres en el este y una (Damasco) en el sur.

El partido terminó con la victoria de Al Ittihad por 2 a 1 sobre Al Horriya, gracias a los goles de Raafat Mohtadi, al minuto de juego, y de Rabea Sror, en el último. Claro, el resultado era lo de menos. ¡Volvía el fútbol!.

Clásico con banderas.

La bandera de Siria estuvo en todo el estadio, pero se destacaba la de Palestina en el centro de la tribuna principal.

Secuelas de la guerra.

Estadios destruídos, sin césped, y solo dos ciudades "aptas" para fijar partidos de la Premier League de Siria. Pero regresó el fútbol.

El fútbol regresa a Alepo
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados