FÚTBOL

El fútbol bajo el microscopio

El sociólogo y periodista británico David Goldblatt habla de Luis Suárez, critica la Premier League y piensa que Uruguay sería “el mejor y más apropiado” anfitrión del Mundial 2030

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo

El británico David Goldblatt es tan apasionado por el fútbol como muchos hinchas en su país o el mundo, pero lo sabe analizar bajo el microscopio de la sociología y la historia hasta llegar a conclusiones sorprendentes. Por ejemplo, asegura que no puede imaginar un lugar “mejor y más apropiado” que Uruguay para la Copa del Mundo 2030, lo cual sería una oportunidad “fabulosa” para mostrar el país en el exterior, pero “fuera de la pomposidad y la grandeza usuales”.

Destacado sociólogo, historiador, académico, periodista, colaborador de medios como The Guardian, The Observer y The Financial Times, es autor de dos libros de gran suceso en Europa: The Game of Our Lives y The Ball Is Round: A Global History of Football. Buscando material para nuevos trabajos, Goldblatt pasó por Montevideo y Buenos Aires, visitó estadios, conversó con gente de fútbol y también concedió esta entrevista.

- ¿Cuál es su visión sobre el fútbol uruguayo?

-Tengo una doble visión. En la competencia internacional o a través de sus estrellas en Europa, es una cultura del fútbol simplemente notable. Son sólo tres millones de personas y sin embargo tienen una presencia mundial extraordinaria. En casa, la visión es más sombría. La influencia de Tenfield, si no se ha roto ha sido al menos mitigada, pero persisten los problemas a largo plazo, por tratarse de una nación pequeña con una estructura muy desequilibrada.

-En Uruguay, al igual que en otros países, existe un gran problema con la violencia en el fútbol. Una de las ideas del Gobierno es que la policía no ingrese a los estadios. ¿Eso sirve o empeora el problema? ¿Pueden aplicarse soluciones inglesas en Uruguay?

-Todo depende de cómo actúe la policía, cómo reaccionen a las situaciones y cuál es la cadena de mando. Las soluciones inglesas sólo son aplicables en parte para Uruguay. Las medidas en el Reino Unido formaron parte de un cambio social y económico más amplio. El aumento masivo de los precios de las entradas hizo de los estadios un lugar menos accesible para los jóvenes en particular. Todos los estadios solo con localidades con asientos y las grandes sumas que paga la televisión para abonados también han sido importantes, así como la voluntad de los clubes, la policía y tribunales para actuar sobre los incidentes violentos. Esto puede resultar difícil en Uruguay, especialmente dado el grado de connivencia entre algunos clubes y sus barras bravas.

-¿Ve posible la organización de la Copa del Mundo 2030 en Uruguay?

-Realmente no puedo imaginar un lugar mejor y más apropiado para celebrar la Copa del Mundo en 2030. Sin embargo, me temo que la FIFA querrá hacerlo en otra parte, China si no ha obtenido ya la sede para 2026. El nuevo estadio de Peñarol estaría absolutamente bien para una Copa del Mundo y, cualquiera que sea la reglamentación de la FIFA, se debe asegurar que el Centenario pueda albergar algunos partidos, sin tener que ser totalmente destruido y reconstruido, como pasó con el Maracaná.

-¿Cree que sería positivo para Uruguay y Argentina organizar la Copa Mundial 2030, considerando lo caro que resultó para Sudáfrica o Brasil?

-Todo depende ... La Copa del Mundo de Brasil fue mucho más costosa de lo que realmente se necesitaba debido a la construcción de demasiados estadios en demasiadas ciudades, y por supuesto debido a niveles asombrosos de corrupción. Si esos errores se pueden evitar, puede que no sea tan malo. Para Uruguay, en particular, la Copa del Mundo podría ser una oportunidad fabulosa para mostrar el país en el exterior, pero fuera de la pomposidad y la grandeza usuales. Uruguay debería presentar sus ventajas, como la energía renovable, la ecología y la posibilidades de una ciudad transitable a pie como Montevideo. Y la forma de ser más relajada de ser en todo el planeta.

-¿Cómo recuerdan la prensa y los aficionados británicos a Luis Suárez?

-Depende de a quien se le pregunte. En Liverpool, entre los hinchas de los Reds, muy, muy cariñosamente. La mayoría de la gente sintió que fue racista su comentario de ‘Negrito’ (hacia Patrice Evra), y aunque se podía entender que era algo del idioma y los matices de la clase trabajadora de Montevideo, se entendió que no era aceptable. El incidente de la mordida en el Mundial tuvo opiniones muy divididas. Mucha gente se sintió simplemente horrorizada, pero también muchos entendieron que era una persona fuera de control, digna de compasión en lugar de desprecio.

-Inglaterra acaba de ganar la Copa del Mundo Sub 20. ¿Qué impacto tuvo este éxito en su país?

-Normalmente los torneos juveniles son completamente ignorados en Inglaterra y nunca son televisados, pero este tuvo alguna cobertura. Para ser honestos, la cantidad de noticias en Gran Bretaña es tan monumental, abrumadora y complicada que es difícil que se note el triunfo de sus sub 20.

-Varios integrantes de la selección sub 20 uruguaya ya juegan en equipos europeos y pronto se irán otros, a pesar de su juventud. ¿Cómo observa la situación?

-Es una situación bastante sombría para Uruguay si hasta sus jugadores adolescentes están en ligas extranjeras.

-La Premier league inglesa se presenta a menudo como un ejemplo comercial y organizativo. ¿Qué piensa al respecto?

-Este tema me hace pensar muchas cosas. Este año, Sky y BT, las emisoras nacionales que televisan el torneo, están registrando una caída en las cifras de audiencia de la Premier. La edad promedio de los espectadores es de por lo menos 48 años, puede haber superado incluso los 50. Las multitudes pueden, en su día, hacer un ruido extraordinario, pero es cada vez más raro. Al mismo tiempo, menos de la tercera parte de los jugadores, propietarios y entrenadores son ingleses. Por ejemplo, un inglés nunca ha entrenado a un campeón de la Premier League…

-¿Qué piensa de la “nueva” FIFA después del escándalo de corrupción? ¿Cambió realmente la situación?

-Me resulta desalentador. La imprudente ampliación del número de participantes en la Copa Mundial que busca el presidente Infantino y el nuevo sistema de pagos a las asociaciones nacionales muestra que se mantiene el modelo de clientelismo que los presidentes de la FIFA vienen aplicando desde la época de Joao Havelange. El tratamiento que ha dispensado al comité de ética ha dejado en claro que prefiere autopreservación por sobre la transparencia. Creo que la era del saqueo desvergonzado ha terminado. Eso es bueno, pero nos espera una época de autoritarismo burocrático y sin imaginación.

-¿Cuál será el impacto del nuevo mercado del fútbol chino?

-Como dijo una vez el exlíder chino Deng Xiaoping sobre la Revolución Francesa, es demasiado pronto para decirlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados