LIVERPOOL

El fútbol escrito en negro y azul

El viejo Liverpool, que, con un estilo propio forjó su propia identidad, festeja hoy sus 100 años de existencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

Pocas situaciones son más emotivas para un hincha, que el club de sus amores cumpla sus 100 años de existencia. Hoy le toca a todos los fanáticos de Liverpool, que están celebrando el centenario con singular alegría.

Liverpool no sólo es motivo de orgullo para sus fieles, sino también para todo el fútbol uruguayo. Un club que ha forjado durante años su identidad, su idiosincrasia y que ha contribuido con el fútbol a la largo de la historia con jugadores de primer nivel. Un club que en las últimas décadas se ha centrado en que sus formativas sean mucho más que una escuela de fútbol. Que se transformen en una escuela para la vida teniendo en cuenta la integridad del adolescente, del joven.

"El Liverpool es un cuadro de fútbol con identidad definida. Se podrá decir que los parciales de todas las instituciones piensan lo mismo del club de sus amores. Y ello es, al menos en gran parte, cierto. Pero, en todo caso, el viejo Liverpool tiene esa marca de personalidad futbolera desde sus mismos orígenes. Las señas de identidad, cuando son perdurables en el espacio y en el tiempo, no están definidas por un hecho determinado en el calendario de la vida, por más impactante y estrepitoso que aquel hubiera sido", así explica Héctor Lescano en el libro Los Negros de la Cuchilla algunos rasgos sobresalientes del "mundo Liverpool", de lo que significa.

Fundación.

Es necesario situarse en una época de esplendor del fútbol en Uruguay. En la segunda década del 1900 casi todo giraba en torno a la pelota. Los ingleses ya habían dejado su semilla, y los equipos de fútbol de multiplicaban año a año.

En ese contexto, los alumnos del Colegio de los Padres Capuchinos de Nuevo París no quisieron ser menos que todos los chiquilines del barrio y se empezaron a entreverar en los "picaditos", hasta formar su propio equipo de fútbol, casi casi sin quererlo.

Domingo Etchegoyen, Diego Azcoitía, Hermelino Pintos, Julio Freire, Mario Pintos, José Misa, Juan Torchelo, Luis Pereftl, Juan Antonio Añón y Luis Etchegoyen eran algunos de esos alumnos que, a la postre, fundaron a Liverpool.

El 15 de febrero de 1915 se dio la fundación formal de la institución en el almacén de los Chinchurreta, en el cruce de Agraciada y Pilar Costa. Precisamente, el dueño del local —Francisco Chinchurreta— fue el primer presidente.

Quizás uno de los aspectos más curiosos es cómo surgió el nombre. "Hoy nos cuenta la leyenda escrita en negro y azul que el nombre surgió revisando un mapa de Inglaterra. Alguien, José Freire, detuvo sus ojos en aquel redondelito negro de donde arrancaba la palabra Liverpool y recordó la insistencia del cura en aclarar en la clase de geografía que se trataba del más importante puerto carbonero de Inglaterra. Casi todos los barcos ingleses que operaban en Montevideo zarpaban de Liverpool", realata el sitio oficial.

Apenas un año después de su creación, Liverpool entró en la historia porque se coronó campeón de la Divisional Extra. Por si fuera poco, en 1919 logró por primera vez el título de la Divisional Intermedia, que ganaría nuevamente en 1937, momento en el cual Liverpool subió por primera vez al círculo superior en lo que se llamó Era Profesional.

En su palmarés hay que subrayar los títulos de Segunda División conseguidos en 1966, 1987 y 2002.

Inolvidables.

Es imposible resumir en unas pocas líneas todo lo que significa la historia de una institución, y más si el club está cumpliendo los 100 años. Pese a que hay grandes nombres que pueden quedar por el camino, y no por ellos son menos importantes, hay acontecimientos que son y serán inolvidables para los hinchas. Para los más veteranos, para los adultos, para los jóvenes y también, para los niños, que escuchan como sus padres les cuentan anécdotas.

Humberto Tomasina, José Naya y Pedro Domingo Etchegoyen comenzaron a poner el nombre de Liverpool bien alto, cuando se consagraron campeones olímpicos con Uruguay en Colombes 1924 mientras que el arquero Fausto Batignani fue el representante negriazul en Amsterdam 1928.

Ya en la década de 1940, nadie podrá olvidar a Sixto González, un "centro medio" que fue campeón Sudamericano con la Celeste en 1942.

La gira de 1971 por Europa fue uno de los hitos más grandes de la historia negriazul. Fueron dos meses en los que los dirigidos por Ondino Viera disputaron 12 partidos de los que ganaron tres, empataron seis y perdieron apenas tres, y se mantuvieron ocho partidos invictos.

Aunque con un dejo de tristeza por aquel gol de Peñarol, nadie podrá olvidar el vicecampeonato en el Apertura de 1995 ni tampoco la primera clasificación a una copa internacional, la Sudamericana en 2009, ni la primera y única vez en la Libertadores, en 2011. Por eso, el histórico club de la "cuchilla" vive hoy un centenario especial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)