NACIONAL

El fútbol de ataque: la marca que identifica a Munúa

Los jugadores que dirigió en Nacional destacan que al "Negro" le obsesionaba lograr un juego agresivo, intenso y muy ofensivo.

Gustavo Munúa, entrenador de Nacional. Foto: Archivo El País.
Gustavo Munúa volverá a ser el técnico de Nacional. Foto: archivo El País. 

Quiso cambiar una identidad o, mejor dicho, la forma de encarar los partidos. Trabajó de manera constante para lograrlo. Quería jugar en el lugar que sea de la misma forma y por ello pidió a sus jugadores que le dieran prioridad a tres aspectos que para él eran fundamentales: posesión, intensidad y agresividad. Gustavo Munúa dejó un sello que lo identifica claramente como entrenador: fútbol de ataque.

Su pasión para transmitir la idea, su capacidad para desglosar la información hacia el futbolista, su convicción para ejecutar las tareas preparatorias del estilo de juego son algunos de los aspectos que varios jugadores que estuvieron bajo su mandato le reconocen de manera contundente.

Munúa se transformó casi de un día para el otro de jugador a entrenador de Nacional y si eso aconteció fue porque la dirigencia le encontraba la capacidad para liderar un proceso futbolístico. Le veían chapa de DT mucho antes de plantearle la posibilidad de asumir el cargo y eso sucedió por la forma en la que demostraba su vocación de estratega y su capacidad analítica.

Dirigió a los tricolores en tres campeonatos (Apertura, Clausura y Copa Libertadores) y lo que más resaltó fue su metodología de trabajo y su buen labor internacional.

Para delantero Leandro Barcia el gran sello de Munúa como DT era “su trabajo. Su base era la de trabajar siempre con pelota, incluso era así en la pretemporada. Quería tener un buen juego y con manejo de pelota. Ponderaba la posesión, pero que fuese agresiva, porque quería atacar y atacar”.

Sebastián Eguren, que también estuvo bajo el liderazgo de Munúa, precisó que Gustavo “era un tipo que quería cambiar el paradigma nuestro de que primero hay que pensar en defender antes que en atacar. Los entrenamientos se pensaban y se ejecutaban en cómo quería jugar. Quería presionar alto y ser un equipo intenso”.

El “Colo” Santiago Romero no se olvida de lo que fue estar bajo el mandato de Munúa. “De verdad fue impresionante, todo 10 puntos. Quiso imponer una idea y trabajó de manera intensa para lograrlo. Su prioridad era hacer todos los trabajos con pelota, rara vez se hizo algo físico sin el balón. Quería un equipo intenso y con mucha tenencia de balón”.

Gonzalo Porras, en tanto, resaltó que Munúa vivía todo con mucha intensidad. “Quería que el equipo tuviera mucho ritmo. Estaba encima nuestro para que fuésemos agresivos, que hubiese mucha dinámica en el juego y que saliéramos jugando desde el fondo. Tenía muchas jugadas elaboradas para salir desde atrás con pelota dominada”.

En sus tiempos de DT 2015/2016, el “Negro” Munúa terminó logrando un 56% de los puntos que disputó. En el Apertura capturó el 66,6% de las unidades disputadas, pero en el Clausura bajó al 53% porque ganó nada más que 24 de las 45 unidades en juego.

Lo mejor estuvo en la gran campaña que hizo en la Copa Libertadores, porque ese Nacional estuvo a un penal (frente a Boca Juniors) de ingresar a las semifinales del torneo.

Barcia no se olvida que para realizar esa gran campaña hubo también una gran tarea del entrenador en la información que fue suministrando. “Nos mandaba muchos datos bien personalizados. A mí, como extremo derecho, me aportó datos de los laterales o mediocampistas izquierdos. Armaba videos de 2 o 3 minutos y te los pasaba por whatsapp”.

El “Colo” Romero, en tanto, señaló: “era muy analítico, táctico y muy trabajador, te aportaba muchísimos datos de los análisis que realizaba”.

Porras, por su parte, dijo a Ovación que “Gustavo era muy aplicado y dedicado. Aunque daba libertad para que el futbolista aplicara su impronta y creatividad, trabajaba mucho con la información. Para los trabajos específicos en un Ipad te mostraba todo lo que quería hacer para que después, cuando el jugador entraba a la cancha a realizar el entrenamiento, ya hubiese recepcionado la información y la aplicara”.

Eguren profundizó su descripción de la forma en la que trabajó Munúa al señalar: “Difícilmente hiciera algo no haya sido pensado en la forma en la que quería jugar. Le gusta arriesgar, porque quiere un fútbol ofensivo”.

Hoy, Munúa está a punto de regresar a Nacional y para el “Colo” es una gran alegría. “Ojalá, se lo merece. Para Barcia, en tanto, será su gran revancha. “Recuerdo el día que se fue, muchos le pedimos que no lo hiciera”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados