NACIONAL CAMPEÓN

Fuerte de cabeza: el convencimiento fue la clave de Ligüera

“Se dio todo muy justo en el momento justo; nunca pensé que iba a ser tan efectivo”, dice el 10.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Ariel Colmegna

Lo que hice fue tener optimismo con mi vuelta a Nacional. Yo me sentía preparado para este desafío. Obviamente que el tema de todos los goles no lo esperaba, sí algún gol, pero se dio todo muy justo, en el momento justo, hice esos goles en partidos en los que ganamos 1-0. Pero yo estaba convencido que estaba preparado, más sabiendo a dónde iba, a un lugar que conocía, que soy hincha, que conocía el entrenador y a muchos jugadores del plantel. Tenía mucho terreno ganado en mi vuelta a Nacional", sostiene Martín Ligüera, quien fue el jugador más influyente de Nacional en el semestre, a pesar de ser el decimocuarto futbolista con más minutos jugados.

Y no es una opinión subjetiva, sino datos de la realidad. Es que el floridense aportó seis goles, siendo por lejos el de mejor promedio, anotando un gol cada 88 minutos. Datos que se aproximan a los grandes goleadores del mundo. Además, siempre que marcó Nacional ganó y en tres partidos por una diferencia de un gol, el anotado por él.

"Me sentí muy querido, muy cuidado, la gente también se volcó conmigo desde el primer día. Más con la fuerza y el positivismo que yo venía, se juntaron pila de cosas que terminaron con un rendimiento mío muy bueno", agrega el número 10, mientras tiene un espacio en su jornada entre entrevista y entrevista. Aún así, dice que el día que fue confirmado como incorporación de Nacional fue el único en el que tuvo que apagar su celular porque no daba abasto con los requerimientos de los medios.

Cuando arregló su vínculo con Nacional, y arribaba como figura de Fénix y del Uruguayo, Ligüera dijo que él llegaba a Nacional a sumar desde donde el DT lo dispusiera. Así, nunca se lo vio con mala cara por ser suplente. Todo lo contrario. "A ver... Tampoco nos vamos a engañar... A veces mismo lo hablamos con Martín (Lasarte), yo quiero jugar más minutos, pero eso no debe llevar a un conflicto, ¿entendés? Yo sé el lugar que ocupo dentro del equipo y los minutos que me da Martín. Aparte el equipo anduvo bien, se soltó y terminó los dos últimos partidos en gran nivel. Entonces ta... Yo sabía la postura que tenía que tener y sumar desde donde me toque. Nunca pensé que iba a ser tan efectivo".

El domingo, los jugadores resaltaron el valor de tener un buen grupo. Y Ligüera lo reafirmó: "Vos ves cómo está el grupo en cómo se festejan los goles. Si ves en este grupo cómo se festejan los goles, ves la unión. Y no fue el gol de la final, se vio eso en todos. Disfrutamos de que nos vaya bien. Esa fue la clave del grupo, y sacamos adelante situaciones difíciles, duras".

Precisamente, en cada uno de los goles que el floridense anotó se dio la particularidad de que sus compañeros lo levantaron en andas, "je, me agarraban medio de sorpresa, más que contra Fénix no quería, la verdad, por más que a veces a uno lo incomode, son señales de aprecio, de que está todo bien. Está bueno".

Lasarte lleva tres períodos diferentes en Nacional y en todos fue campeón. Sobre qué aspectos lo llevan a ser un técnico tan ganador en el club, Ligüera manifiesta que "es un técnico muy competitivo, tiene una pasión terrible y eso nos traspasa a nosotros. Tiene sentido de pertenencia con el club y yo creo que eso pesa en todos. Así ha hecho una estupenda carrera".

Polenta ya dijo públicamente que seguramente se vaya y, así, la cinta de capitán quedaría sin dueño. Sobre el tema, Ligüera se sincera y dice que "no se me pasa por la cabeza ser capitán. Yo siempre fui un buen actor de reparto. No me quita el sueño ser capitán y creo que tenés que tener otros argumentos más; no soy un tipo que transmite mucha cosa, me gusta ser un tipo de consulta. Por mi personalidad me faltarían cosas para ser capitán".

Por último, sobre la próxima Libertadores, Ligüera concluyó que "no lo veo como una utopía; lo que sí nos tenemos que acostumbrar a hacer la Copa que hizo Nacional este año; después es un palo que te puede dejar afuera, pero estás ahí. Tenés que acostumbrarte a ser competitivo y estar convencidos que vamos para ahí. No jugar la Copa por jugarla. Tenés que estar convencido de la cabeza que ese pensamiento es lo que te lleva a tener logros. Lo han podido conseguir equipos con mucho menos historia que Nacional".

El mejor: vs River.

"Contra River fue nuestro mejor partido desde el juego. A ellos le expulsaron a uno, pero a veces con diez es más difícil que con once".

El quiebre: vs Fénix.

"Ganarle a Fénix fue clave; veníamos de dos derrotas en tres partidos y si no ganábamos era difícil reenganchar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados