COPA LIBERTADORES

Si no fuera por los jueces, el tricolor tendría puntaje perfecto

Ante Palmeiras consiguó la primera victoria, pero ya lo había merecido en Rosario primero y en el Parque Central luego. Así y todo, Nacional es líder.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Barcia, Fernández y Porras celebran el gol del primero. Foto: AFP

El pasado quedó atrás y en el fútbol no se puede cambiar. Eso está más que claro. Pero si Nacional no hubiese sido perjudicado por los árbitros en los dos primeros partidos de la Copa Bridgestone Libertadores, hoy también tendría la condición de líder del Grupo 2 de la Copa Libertadores, pero no con cinco puntos, sino con nueve, con el 100% de las unidades ganadas.

Es que el 25 de febrero, en el Gigante de Arroyito de Rosario, el tricolor le ganaba 1-0 a Central y a los 88’ el juez colombiano Wilmar Roldán cobró un penal que no existió a favor de los canallas, que lo empataron 1-1 pasada la hora.

Es cierto que el árbitro tampoco había sancionado antes una mano de Alfonso Espino en el área tricolor que bien pudo ser penal para los locales, aunque ahí el criterio quedó a cargo del juez.
Esa noche, el tricolor se fue con un punto de Rosario cuando pudo haberse ido perfectamente con tres en el bolsillo.

El pasado miércoles 2 de marzo, pero en el Gran Parque Central, la cosa fue aún peor. El peruano Víctor Hugo Carrillo y el segundo asistente no convalidaron un lícito gol de Leandro Barcia que le daba el 1-0 contra River Plate y lo que hubiera sido otro triunfo de Nacional.

Anoche, el chileno Enrique Osses hizo todos los méritos para despojar a Nacional, pero no lo consiguió. El tricolor ganó y quedó primero con cinco puntos, aunque hoy podría perfectamente tener nueve de nueve.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)